Enviar artículo

Un embarazo sorpresivo
Vuestro amor me sabe a gratuidad en la donación, a ausencia de egoísmo, a acogida hogareña y, en último término, a ternura.