Enviar artículo

¡Sed misericordiosos!
La perfección cristiana consiste en la misericordia, es decir en amar como ama Dios, con amor gratuito, personal y entrañable.