Enviar artículo

Pues no lo pareces.
Finales de junio. En la llanura oeste de la isla el calor, ya pegajoso desde mediados de mayo, se hace cada vez más insoportable. El curso ya esté terminado, los exámenes corregidos y las notas escritas… “alea iacta est”que diría Julio César.