Enviar artículo

Amar a Dios con todas las riquezas (II)
No voy a hablar de la pobreza o de la riqueza en sí, sino de la pobreza o de la riqueza de los religiosos.