Enviar artículo

"TÚ LO SABES TODO" (Jn 21, 17).
Saberse conocido por Jesús y saberse amado por él, en igual medida y de forma absolutamente personal e inconfun­dible, es fuente inagotable de gozo y, a la vez, de exigencia.