Enviar artículo

La palabra interpeladora de Jesús

Nuestro anuncio del evangelio tiene que surgir de una fuerte experiencia de Dios y de la Buena Noticia de su Reino