Enviar artículo

No olvides que Dios te necesita (Dar)
Una tras otra, se escuchaban las oraciones de los monjes: "Señor, te pido", "Señor, te pido", "Señor, te pido".