Enviar artículo

APRENDER ORANDO
buscamos tesoros lejos de nuestro campo, lejos de nuestra vida. No acabamos de creer que el tesoro está ahí, en el fondo de nuestro ser, que estamos "habitados por la oración" y que bastaría templar nuestros sentidos, como las cuerdas de una guitarra, par