Enviar artículo

EVIDENCIA y agradecimiento
Ustedes son, querido pueblo mío, los instrumentos que Dios ha utilizado para que tanta paz, tanto vértigo, tanta confianza... tanta alegría, tanta limpieza... tal pan y agua tan preciosa... pudiéramos compartirlos. Gracias. ¡Nunca, nunca jamás les olvidar