Enviar artículo

Hacia un compromiso cristiano local, continental e internacional.
El prójimo ya no es solamente quién se halla en nuestra cercanía, sino que ha pasado a ser aquél que habita en cualquier lugar del mundo.