icono estrella Nº de votos: 0

AYUNO Y ORACIÓN EN FAVOR DE LA JUSTICIA Y LA PAZ

Dpto. Justicia y Paz Marianistas -

AYUNAD POR LOS QUE OS PERSIGUEN

EN EL DÍA MUNDIAL DEL REFUGIADO: 20 DE JUNIO 2006

Como siempre, se sugiere que las lecturas sean proclamadas por un lector distinto del animador.
Hay información complementaria en www.acnur.org

Tal vez los estados deberían preguntarse si muchas de las personas que llegan regularmente a sus fronteras lo hacen para ganar dinero o para sobrevivir simplemente. En este último caso, para la Iglesia, son también refugiados.

(Lluís Magriñá, responsable del JRS, en Vida Nueva 20/5/06)

1. Introducción: 20 de junio, Día Mundial del refugiado

Dia Refugiado (JPG) Hoy, como hace un año en el mes de junio, celebramos nuestro ayuno mensual en solidaridad con los refugiados. Recordamos que, según la Convención de Ginebra de 1951, los refugiados son personas que han tenido que huir de su país porque su vida corría peligro. Pero esta defi-nición encuentra hoy dos necesarias ampliaciones:

- Por una parte, hoy no hay guerras entre países sino conflictos internos, que provocan des-plazamiento de población al interior del propio país, en condiciones similares a las de los refugiados. De hecho, la acción del ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) se dirige también a estos 25 millones de desplazados internos.

- Por otra parte, cada vez hay más proximidad entre los refugiados y los emigrantes que abandonan su país simplemente para sobrevivir. En este último caso, para la Iglesia, son también refugiados. ¡Y cuántos millones son!

El lema del ACNUR para el Día Mundial del Refugiado 2006 es “esperanza”. Este año el ACNUR ha querido resaltar el sentimiento de la esperanza que rodea la vida de los refugiados y desplazados internos, y que les imprime la fortaleza para luchar por un mejor futuro.

Hoy rezamos y ayunamos en solidaridad con los refugiados. Y para “poner rostro” a nuestra oración, pensemos en personas y en situaciones concretas. ¿Por quién estamos ayunando?1

(El animador invita a una breve puesta en común)

2. Ayunad por los que os persiguen

(JPG) Pero no sólo ayunamos y rezamos por los refugiados, los perseguidos, aquellos cuyas vidas corren peligro. También lo hacemos por los perseguidores, los que ponen en peligro las vidas de otros, los “enemigos”. Así nos enseñó Jesús que lo hiciéramos (Lc 6, 27-38):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

- «A los que me escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, orad por los que os injurian.

Al que te pegue en una mejilla, preséntale la otra; al que te quite la capa, déjale también la tú-nica. A quien te pide, dale; al que se lleve lo tuyo, no se lo reclames.

Tratad a los demás como queréis que ellos os traten. Pues, si amáis sólo a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores aman a los que los aman. Y si hacéis bien sólo a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores lo hacen.

Y si prestáis sólo cuando esperáis cobrar, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores prestan a otros pecadores, con intención de cobrárselo.

¡No! Amad a vuestros enemigos, haced el bien y prestad sin esperar nada; tendréis un gran premio y seréis hijos del Altísimo, que es bueno con los malvados y desagradecidos.»

Al orar por los que persiguen, también podemos pensar en nuestros propios “enemigos”. Aunque probablemente nuestras vidas no lleguen al extremo de correr peligro, la Palabra de Dios también nos invita a orar por los que nos odian y nos injurian. Pongámosles nombres.

(Breve pausa)

(JPG) Un paso más. Vamos a escuchar otra lectura, esta vez de la Didajé, un texto breve -apenas cuatro páginas- considerado como el documento cristiano más antiguo: fue escrito entre los años 65 y 80 y ofrece puntos de vista muy interesantes de las prácticas de la Iglesia en los comienzos. La Didajé comienza precisamente así:

Hay dos caminos, el de la vida y el de la muerte, y grande es la diferencia que hay entre estos dos caminos.

El camino de la vida es éste: Amarás en primer lugar a Dios que te ha creado, y en segundo lugar a tu prójimo como a ti mismo. Todo lo que no quieres que se haga contigo, no lo hagas tú a otro.

Y de estos preceptos la enseñanza es ésta: Bendecid a los que os maldicen y rogad por vuestros enemigos, y ayunad por los que os persiguen. Porque ¿qué gracia hay en que améis a los que os aman? ¿No hacen esto también los gentiles? Vosotros amad a los que os odian, y no tengáis enemigo.

Apártate de los deseos carnales. Si alguno te da una bofetada en la mejilla derecha, vuélvele la izquierda, y serás perfecto. Si alguien te fuerza a ir con él durante una milla, acompáñale dos. Si alguien te quita el manto, dale también la túnica. Si alguien te quita lo tuyo, no se lo recla-mes, pues tampoco puedes.

La Didajé y el Sermón del Monte beben de las mismas fuentes y es lógico, por tanto, su evi-dente paralelismo. Sin embargo, resulta chocante un ligero añadido de la Didajé: Bendecid a los que os maldicen y rogad por vuestros enemigos, y ayunad por los que os persiguen. Sor-prendente. Una cosa es rezar por los enemigos, pero ¿ayunar por los que están persiguiendo y matando? ¿Ayunar por los que nos injurian y persiguen? ¿No es una exageración? ¿Cómo podemos entender esto hoy?

(Se abre una puesta en común, tras la cual el animador puede resumir las intervenciones)

3. Ayuno y oración por los perseguidos y los perseguidores.

Hoy nos privamos voluntariamente del alimento. Y lo hacemos rezando a la vez por los per-seguidos y por los perseguidores. Aunque nos cueste. Expresamos ahora nuestra oración.

(Intervenciones libres. Si procede, pueden intercalarse con algún canto sencillo en torno al tema de la paz, como: La paz esté con nosotros, shalom, Dona nobis pacem Domine. O bien puede responderse a cada intervención diciendo: Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen)

4. Canto final

Para terminar puede cantarse: Paz al mundo, Bienaventurados, Llegará la libertad, Un pueblo que camina, Nueva creación.

1 He aquí dos noticias ofrecidas por el periódico El País el 26 de mayo de 2006:

- La milicia árabe radical de los yanyauid que opera en la región de Darfur (oeste de Sudán) atacó el mes pasado cua-tro aldeas de campesinos del este de Chad, donde mató a 118 personas con la ayuda de grupos armados locales, se-gún informó ayer la organización humanitaria Human Rights Watch.

- Un total de 161 inmigrantes han sido detenidos hoy tras ser interceptadas en aguas de Tenerife las dos cayucos en las que viajaban, según ha informado Salvamento Marítimo.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.