Artículos en Buenafuente del Sistal

Carta de Semana Santa 2006

por: Monasterio Buenafuente del Sistal (Guadalajara) en Buenafuente del Sistal el
Hermanos, no sólo basta con revivir estos momentos una vez al año, seamos conscientes de este Misterio Pascual haciéndolo realidad en nosotros y en los que nos rodean cada día.

Epifanía en Buenafuente

por: Ángel Moreno en Buenafuente del Sistal el
Con la Palabra de Dios que nos ha propuesto hoy la Liturgia, he meditado en lo que significa esta fiesta de la Manifestación de Jesucristo a todos los pueblos.

Carta a los amigos de Buenafuente - Enero 06´

por: hermanas de Buenafuente en Buenafuente del Sistal el
Un tiempo de meditación, un tiempo para interiorizar el misterio de Cristo. Tiempo en el que el pueblo de Dios, nosotros, como María, aceptemos recorrer un camino desconocido e imprevisible, pero siempre conservando en el corazón las palabras y los gestos

FELIZ AÑO 2006

por: en Buenafuente del Sistal el
Las crónicas de Nochevieja y de Año Nuevo pueden ser muy diferentes según el ambiente, la familia, el lugar donde se viven esas horas últimas y primeras de un tiempo, que los humanos señalamos como viejo y nuevo, cuando quizá todo continúa de manera semej

Carta amigos de Buenafuente 4 de octubre de 2005.

por: Hermanas de Buenafuente. en Buenafuente del Sistal el
Un verano más la comunidad de Buenafuente ha ido acogiendo como ya sabéis varias tandas de Ejercicios Espirituales. Han sido días de intenso trabajo y dedicación, pero siempre merece la pena acoger en nuestra casa, en la vuestra, a todos los que de una y

CARTA DE BUENFUENTE

por: Angel Moreno en Buenafuente del Sistal el
En estos momentos en los que, por causa del terrible incendio que ha asolado los términos de algunos de los pueblos vecinos, hemos percibido vuestro amor, recuerdo y oración, pues desde todos los rincones nos ha llegado vuestro testimonio -desde lejos: Po

CUARESMA 2005

por: en Buenafuente del Sistal el
En este año el tiempo cuaresmal cae muy pronto. Sin haber olvidado el eco del tiempo de Navidad, la liturgia nos invita a disponernos a la gran fiesta de Pascua durante cuarenta días.