Liturgia Diaria Jueves de la 2ª semana del Tiempo Ordinario

SAN FRANCISCO DE SALES, Obispo

Introducción
    Brillante, agudo, de buen humor, y muy amable, San Francisco de Sales fue obispo de Génova en el tiempo de la Reforma. Tanto por su elocuencia como por su contacto personal con la gente, convenció a muchos a no hacerse Protestantes y ganó a muchos para hacerlos volver al Catolicismo.
Quiso vivir una vida sencilla, como cualquier humano de a pie. Vistiendo ropa ordinaria, se mezclaba con la gente en las calles, en el café de la esquina,  en restaurantes… En sus escritos, especialmente en su  famoso libro “Introducción a la Vida Devota”,  nos mostró cómo cualquiera puede llegar a ser santo en el propio ambiente social y en el trabajo de cada día. Con Santa Francisca de Chantal fundó la Orden de la Visitación.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Hoy te damos gracias
por San Francisco de Sales,
cuya fiesta celebramos,
quien con su amabilidad mostró a la gente
cuán bueno eres tú, Padre,
y qué íntimo y cercano quieres estar a nosotros.
Danos la gracia de ser abiertos
y bondadosos con todos como fue Francisco;
sencillos, comprensivos,
y entregados plenamente a ti, nuestro Dios vivo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor, Dios bondadoso:
En estos signos de pan y vino
nos sentamos a la mesa con tu Hijo Jesús.
Danos la gracia de experimentar cuánto nos amas,
ya que él nos llama sus amigos.    
Guárdanos en tu amor
y que sepamos difundir a otros ese mismo amor.
Por medio de nuestra cálida amistad con todos
que él atraiga a ti, y también a nosotros,
hasta a gente de difícil carácter y trato.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
Hemos escuchado las palabras de tu Hijo Jesús
en las que nos llama amigos suyos, y también tuyos,
si vivimos la vida del evangelio.
Que el pan de la eucaristía
nos haga amables, comprensivos y humildes;
que crezcamos juntos en la alegría
de la Buena Noticia de Jesucristo nuestro Señor.