icono estrella Nº de votos: 0

Tentaciones en la oración

Angel Moreno -

Homilía para el Domingo XXVII del Tiempo ordinario, C, (2-10-2016)
(Hba 1 2-3; 2, 2-4; Sal 94; 2 Tim 1, 6-8. 13-14; Lc 17, 5-10)
Tentaciones en la oración

En momentos difíciles, una actitud religiosa es recurrir a la súplica, al grito de auxilio, a la oración para pedir que se resuelva la prueba, sane el enfermo, se reconcilien las personas… Y si no sucede según nuestra necesidad y solicitud, es posible que surja la duda sobre la eficacia de la oración, y hasta la duda de la fe en la bondad de Dios. Así habla el profeta en su desesperanza: “¿Hasta cuándo clamaré, Señor, sin que me escuches? ¿Te gritaré: «Violencia», sin que me salves? ¿Por qué me haces ver desgracias, me muestras trabajos, violencias y catástrofes, surgen luchas, se alzan contiendas?”

Pero quizá, lo más cierto es que seamos nosotros los que no sepamos comprender el mensaje que contiene el acontecimiento que nos parece negativo. El salmista nos invita a estar atentos: “Ojalá escuchéis hoy su voz: «No endurezcáis el corazón como en Meribá, como el día de Masá en el desierto; cuando vuestros padres me pusieron a prueba y me tentaron, aunque habían visto mis obras.”

La duda y hasta la tentación de pensar que Dios no nos oye cuando le exponemos nuestras necesidades, cabe que se convierta en denuncia, según el Evangelio. “Los apóstoles le pidieron al Señor: -«Auméntanos la fe.» El Señor contestó: -«Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera: “Arráncate de raíz y plántate en el mar.” Y os obedecería”.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 10 comentarios

Comentarios

Maximiliano Gua Maximiliano Gua
el 6/1/17
" Todo cuanto pidáis con fe en la oración os recibiréis " . Permanezcamos firmes en la fe, y en la constante oración e intercesión hermanos, El Señor sea nuestra fuerza en momentos de pruebas y dudas, y Maria nuestro fiel amparo. El Señor les deja Lucas 9,23 Josue 1,9 Jeremías 1 Animo, bendiciones extremas! Dios y Maria con cada uno de ustedes, el rezo del Santo Rosario es su arma secreta, la oración, ayuno, penitencia, el sacramento de la reconciliación y la Eucarístia, la comunicación con el ángel custodio personal de cada uno de nosotros y siempre con Dios y Maria por delante en todo bajo intercesion de los santos , un abrazo enorme, El Señor da las guerras mas pesadas a sus mas fuertes guerreros!! No decaigas animo Dios te ama y Maria te protege!! No le digas a Dios que t ... » ver comentario
Me gusta 0
Alberto Campos Alberto Campos
el 8/12/16
cuántas veces hemos pedido al Señor cosas que no nos edificarán espirutualmente, cosas como realizar un viaje, tener una casa grande, trabajo importante, etc. y nos olvidamos de pedir cosaas muy valiosas como humildad, sabiduría, agradecer por la salud y la vida..... nos sumimos en el mundo materialista de nuestros tiempos... es obvio que Dios no esuchará nuestros pedidos porque no contribuirán a nuestra santificación.... los tiempos de Dios por otro lado no son los tiempos del hombre... Buen día.-
Me gusta 0
Miguel romañach Miguel romañach
el 6/12/16
La cantidad de miedo que sentimos es lo que nos falta de fé !
Me gusta 0
CARMEN GLORIA E CARMEN GLORIA E
el 31/10/16
DIOS SIEMPRE SABE LO QUE NECESITAMOS, ,,MUCHAS VECES PEDIMOS A DIOS Y QUEREMOS QUE SE HAGA NUESTRA VOLUNTAD Y NO NOS DAMOS CUENTA QUE NO SABEMOS PEDIR, Y ESTAMOS OBLIGANDO A NUESTRO DIOS A ALGO QUE NO ES DE SU VOLUNTAD. EN EL SILENCIO E INTERIOR DE NUESTRO CORAZON PODREMOS ESCUCHAR SU VOZ...AMEN
Me gusta 0
carmen alicia s carmen alicia s
el 9/10/16
le pido a DIOS que me de la fuerza de lo alto que para poder aceptar su voluntad el tiempo que sea necesario recibir la gracia de la fe amen
Me gusta 0
Imelda Imelda
el 8/10/16
Cuántas veces el salmistame me dijo":-Ojalá escuchéis hoy su voz: «No endurezcáis el corazón como en Meribá, como el día de Masá en el desierto; cuando vuestros padres me pusieron a prueba y me tentaron, aunque habían visto mis obras.”, y , sin embargo caí en la duda de pensar que Dios no me escuchó cuando le supliqué.Esa misma duda me llevó a no orar pidiendo pensando que, de todos modos, el Señor haría su voluntad.Ya confesé mi pecado, me reconcilié con Dios y esta homilía sobre la tentación en la oración despejó todas mis dudas.Bendito sea Dios que por medio de su instrumento, su elegido lleno del Espíritu Santo, me trae la paz y la luz.Gracias. Bendiciones.
Me gusta 0
Neja Carregar Neja Carregar
el 5/10/16
05-10-2016.

En el origen está el pecado de la violencia desmesurada despiadada.
No es humana la violencia que destruye, y mucho menos cristiana.
No es evangélico utilizar la violencia ni siquiera para conquis-tar la Tierra Santa.
Podría utilizarse para la legítima defensa, siempre que no haya otra solución y siempre que sea proporcionada. Para
defender a los indefensos, seguro que habrá otros caminos
más eficaces. ( En la historia de "Don Quijote," podríamos
justificar la defensa pensada a favor de las Almas del Pur-
gatorio).

Un saludo.
Me gusta 0
Luis Ayala Luis Ayala
el 4/10/16
Hermanos/as estamos en este mundo actual en que la velocidad de la comunicación nos permite en segundos conocer lo que esta sucediendo en otros lugares, y ya nos hemos acostumbrado. Hasta en la oración,queremos ser rápidos y por ello también queremos resultados inmediatos a nuestras plegarias. Soy de aquellos que me he preguntado porque de tanta violencia,de injusticia,de maldad del hombre para el hombre y muchas veces sin respuesta, pero leyendo los libros de Job 38.1-41allí esta la respuesta. Los invito a leer.
Me gusta 0
Manuel. Manuel.
el 2/10/16
La duda es de todos, somos seres dotados de la debilidad. Pero también somos seres hechos para la comprensión : lo infinito no es el aquí y el ahora, lo infinito es el después. Nuestra felicidad está en el saber comprender nuestro sufrir, y nuestra confianza nos la da precisamente nuestra desconfianza. Esa desconfianza es la que nos allana el camino, pués el saber sufrir es condicionante para amar y ser fiel.
Somos seres tangibles, expuestos a las consecuencias de serlos, y la comprensión en ello nos llevará al sufrimiento, al amor y a la fidelidad. Comprendamos nuestro aquí y ahora, como él lo hizo, llevemos a cabo su ejemplo, seamos capaces de sufrir, y como él, nos enseño: encontraremos nuestra suerte en la postrera resurrección.
Me gusta 0
monica monica
el 2/10/16
si,así es..muchas veces pensamos que no somos escuchados por Dios,pero con el tiempo entendemos el porque no sucedieron ...
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.