Enviar artículo

Meditacion desde Buenafuente para el Domingo XIII del Tiempo Ordinario

El Evangelio supera las relaciones biológicas de la carne y de la sangre, y revela una nueva filiación y una nueva fraternidad. Jesús, incluso respecto a la relación con su Madre, asegura: «Mi madre y mis hermanos son aquellos que oyen la Palabra de Dios y la cumplen» (Lc 8, 21).