icono estrella Nº de votos: 0

La “nueva” normalidad y el mandamiento del amor

José María Vegas -

Hartos del confinamiento por el coronavirus, muchos, tal vez la inmensa mayoría, ansían volver a la normalidad (al margen de que ya no lo será del todo, por el elevado número de fallecidos en la pandemia). Algunos hablan de una "nueva normalidad". Y no son pocos los que sospechan que tras esta expresión se esconde un intento de ingeniería social con intenciones políticas poco claras. ¿Debemos volver a una "nueva" normalidad, o a la normalidad a secas? Si la novedad significa una merma de derechos y libertades o la voluntad de modificar el modelo social, sin una clara información y participación de todos, es normal que surjan resistencias a una "novedad" que huele a rancia, que nacería vieja. Pero, tal vez, al margen de interpretaciones políticas de un signo u otro (que es pedir casi un imposible), sí que sería bueno aprovechar la ocasión para replantearnos algunas cosas, un cierto orden de valores, y de redescubrir otros valores, que siéndolos, y muy importantes, no los estimábamos suficientemente, precisamente porque los dábamos por descontados (bastaría pensar en el contacto con nuestros seres queridos, la atención a los mayores, el sencillo placer de dar un paseo al aire libre). 

Pensando en todo esto, en el largo túnel de la pandemia, en el deseo de volver a esa normalidad que no sabemos si será nueva o vieja, en el mejor y el peor sentido de esas palabras (todo son incertezas), me ha venido a la mente el paralelismo con el relativamente largo litúrgico de la Cuaresma-Pascua, que suma prácticamente 12 semanas (5 de Cuaresma y 7 de Pascua), que gira en torno al gran misterio pascual de la muerte y resurrección de Jesucristo, y también en torno a la preparación para el Bautismo (Cuaresma) y a la iluminación posterior (Pascua) de los nuevos bautizados. Todo ello es una larga y fuerte preparación para volver a esa normalidad litúrgica que es el tiempo ordinario. 

Y es que, efectivamente, contemplar, meditar, participar en el gran misterio Pascual nos prepara para vivir el "tiempo ordinario", la vida cotidiana, la vida "normal", pero de una manera nueva. Esa sí que es una "nueva normalidad": la del mandamiento nuevo, el mandamiento del amor, que no es, como nos recuerda el Evangelio de este sexto domingo de pascua, el sentimiento romántico de una benevolencia evanescente, sino la voluntad de "cumplir los mandamientos", esto es, de vivir de manera conforme a la Palabra de Jesús, como él, que es la Palabra, vivió: dando la vida. Cumplir los mandamientos no es "cumplir el expediente", un mero cumplimiento formal o externo (jurídico), sino "cumplimentar", "rellenar", "plenificar" nuestra vida con la decisión de "vivir como vivió él" (1 Jn 2, 6), en actitud de servicio, con capacidad de perdón, dando la vida, cumpliendo la voluntad del Padre. Es la vida ordinaria, "normal", pero con la novedad del Espíritu de Jesús, con el que y por el que Jesús mismo nos acompaña en nuestro caminar por nuestra cotidianidad, pero "haciendo nuevas todas las cosas" (Ap 21, 5).

José M. Vegas cmf

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 2 comentarios

Comentarios

MARTHA MARTHA
el 4/6/20
Muy bueno su comentario Jose Maria, si creo que haya una Nueva Normalidad pues estamos encaminados a una Normali- dad nada normal, es decir a una semi-normalidad, por tanto nos va a resultar una nueva normalidad . En cuanto a la Reli- gion tambien esta Ud. muy bien acertado, quien puede decir que nuestro tiempo Ordinario no puede resultarnos nuevo, Je- sus Hijo, Dios Padre y su Inmenso Amor pueden hacernos nue- vos interiormente, hacer todas nuestras cosas nuevas; ergo Sr Antonio podemos tener un Nuevo Tiempo Ordinario si hemos reflexionado y cumplido con todo en el Misterio Pascual vivido.
Me gusta 0
Antonio Antonio
el 24/5/20
No existe la nueva normalidad. Eso es un tema políticamente inventado. Existe, como siempre la normalidad. Así de sencillo. Y este tèrmino aplicado a nuestras creencias como seguidores de Jesucristo, es exactamente igual. Cristo, es el mismo: Ayer, hoy y siempre. Por tanto comportémonos como lo aprendimos, y no cambiemos un ápice, siempre y cuando estemos en el camino que conduce a la salvación, y habrá que tomar otro distinto, si es que vamos por uno equivocado, o que nos aleja de su doctrina.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.