icono estrella Nº de votos: 0

La nueva creación

Mª del Mar Alhajar i Viñas (Revista Vida Religiosa) -
    En el mes de julio de 1942, en la ciudad de Amsterdam sitiada por el ejército nazi, una joven judía, Etty Hillesum, escribía en su diario: "sólo una cosa para mí es cada vez más evidente: que tú no puedes ayudarnos, que debemos ayudarte a ti". Hillesum estaba hablando con Dios. Llevaba meses sufriendo y rezando y en su oración se había ido dando cuenta de que hay algo que Dios nunca hará. Dios nunca ocupará el lugar de la libertad humana.

    Cuando Etty Hillesum escribe este fragmento tiene 28 años y al año siguiente morirá en Auschwitz compartiendo el destino de millones de judíos. Sabe que el ejército alemán busca la aniquilación de su pueblo. Han matado a centenares de miles de personas judías. El diario de Hillesum narra el proceso personal de una joven que al principio se describe como cobarde, insegura, posesiva, inestable, infeliz y solitaria. A medida que los días pasan, el diario muestra como Etty deja de ser el centro de su monólogo interior y sus páginas se abren a un diálogo incesante con Dios. A pesar de que las circunstancias son cada vez más difíciles, el diario de Hillesum es cada vez más luminoso y lleno de esperanza. Ha encontrado el sentido de la vida, de la humanidad y de sí misma en su relación con Dios. Una relación que promueve su libertad personal. Hillesum se relaciona con Dios y su oración no se estanca in-tentando convencer a Dios para que actúe como ella desea y considera que es justo. Ella habla con Dios, le suplica, pero también le escucha. No es Dios quien debe cambiar, no es Dios quien es responsable del desastre humano. Es la humanidad quien debe cambiar. Entiende que Dios es omnipotente, es Amor. Dios es omnipotente siendo fiel a sí mismo, amor libre, que libera. Amor expuesto y vulnerable. Amor que necesita amor. Que Dios es omnipotente significa que el amor es el origen y el fin de todo, que vence y vencerá. Lo máximo que nos pueden quitar es la vida física, afirma Hillesum. Ella ha visto que la vida se puede perder antes de morir cuando se claudica ante el miedo. Sabe que hay algo que tiene más valor que la mera vida física: es vivir y respetar en toda persona ese espacio interior donde Dios habita, el espacio de la libertad humana de donde surge la nueva creación del amor.
  • Mª del Mar Alhajar i Viñas es Monja benedictina del Monasterio de Sant Benet de Montserrat.
Revista Vida Religiosa
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.