icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo XXIX del Tiempo Ordinario (21 - Octubre - 2018)

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?
Lectura del santo evangelio según san Marcos 10, 35-45

El hijo del hombre ha venido para dar su vida en rescate por todos.

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús los hijos del Zebedeo, Santiago y Juan, y le dijeron: "Maestro, queremos que hagas lo que te vamos a pedir." Les preguntó:- "¿Qué queréis que haga por vosotros?" Contestaron: "Concédenos sentarnos en tu gloria uno a tu derecha y otro a tu izquierda." Jesús replico: "No sabéis lo que pedís, ¿sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber, o de bautizaros con el bautismo con que yo me voy a bautizar?" Contestaron /: "Lo somos" "Jesús les dijo: "El cáliz que yo voy a beber lo beberéis, y os bautizaréis con el bautismo con que yo me voy a bautizar, pero el sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo; está ya reservado." Los otros diez, al oír aquello, se indignaron contra Santiago y Juan. Jesús, reuniendolos, les dijo: "Sabéis que los que son reconocidos como jefes de los pueblos los tiranizan, y que los grandes los oprimen. Vosotros, nada de eso: el que quiera ser grande, sea vuestro servidor; y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos. Porque el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por todos."

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LOS INMIGRANTES Y REFUGIADOS
(hombre, casado, cuatro hijos, trabaja, voluntario en campo de trabajo con refugiados, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

¿No nos damos cuenta?, algo nuevo está sucediendo en esta nueva tierra prometida, ¿no lo notáis?, ¿de verdad que puede pasar desapercibido?, se repite la historia al estilo de hace veinte siglos. “Ellos” han venido a salvarnos, “ellos” han venido a ofrecer su sacrificio en la tierra por todos nosotros, todo se repite una y otra vez, el Verbo de Dios se sigue manifestando entre nosotros. Estos excluidos no son más que partes de un inmenso Cristo descuartizado y esparcido de mala manera por nuestra tierra. El milagro se ha vuelto a realizar, y no en una sola localidad de la tierra, hoy en día esta realidad se está manifestando en la totalidad de nuestro mundo, para que nadie quede apartado de la nueva presencia de Dios entre nosotros. “Ellos” son lo mejor que nos podía pasar. Estos “deshechos” de nuestro mundo encierran el verdadero sentido de la salvación, su sufrimiento, su sacrificio, su humildad, su sonrisa, su humanidad nos dejan con un inmenso sabor a Palabra de Dios.  ”Ellos” desempeñan en nuestros días el verdadero papel del “Hijo del Hombre”, estemos felices de poder recibir en nuestros corazones la gracia de poder tocar y abrazar el verdadero mensaje de nuestro Padre del cielo. Volvemos a tener la oportunidad de meter los dedos en sus llagas, en las llagas de Dios en la tierra, de mirarle cara a cara, de abrazar su sufrimiento, de ponernos a su servicio.
Este verano hemos experimentado la inmensa felicidad de poder ponernos al servicio de Dios. Hemos tenido el corazón listo, hemos sentido la necesidad de sacarlo de nuestro pecho para amar a estas partes de Dios por allí distribuidas. Cuando constato estas realidades pienso que volvemos a equivocarnos, a no ser protagonistas de la película, mientras nosotros hemos crecido en la abundancia, en ellos ha crecido Dios, y ahora, frente a frente, volvemos a sentir la insignificancia de nuestras riquezas. Hemos sentido y tenido la oportunidad de hacer brotar en nuestros corazones “lo auténtico”, quizás este sea Su mensaje, construir “nuestro auténtico” con todas aquellas veces que Jesús se va haciendo presente en nuestras vidas.

DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
(mujer, casada, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar) 

Hay veces que me pregunto si no estamos convirtiendo a nuestros hijos en pequeños tiranos. No es el estilo que pretende mi familia, justo lo contrario aunque, a veces, caigamos también en el error. Pero mirando muchas familias de nuestro entorno, parece que los niños tienen derecho a todo y ninguna obligación. Se les trata de allanar todas las dificultades, por miedo a que sufran, y los padres se convierten en servidores, en esclavos de sus hijos. Y no es tanto que se trate de facilitarles muchas cosas, como hacen todos los padres, o de cuidarles y protegerles; si no se sienten cuidados en la familia, ¿en dónde se sentirán seguros? No, es algo que trasciende a ese amor, es esclavitud, es vivir para ellos, sin exigirles nada, poniéndolos “a la derecha y a la izquierda” en la familia.
De esto se ha hablado mucho, psicólogos, pedagogos, educadores, familias, y todos afirman que son importante los límites, pero a la hora de la verdad, las palabras se quedan en nada por el comportamiento de estos pequeños tiranos que hemos criado.
En los adolescentes, todo se engrandece, porque es una etapa apasionante para ellos y para la familia, llena de paciencia y de mucho amor, pero también de algunos reproches y sinsabores, pero, confiando en el amor infinito de Dios, confiando y también formándonos como padres, educaremos a nuestros hijos en la capacidad de servicio, de ser los últimos, o mejor estar pendientes de los últimos siempre, y que entiendan que no han venido  a ser servidos, sino a dar la vida, como seguidores de Jesús..

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

Te damos Gracias, Dios Padre nuestro Misericordioso,
porque sólo Tú nos traes la Salvación a todos,
y así nos enseñas a seguirte, sirviéndote a Ti,
y sirviendo a cada uno de nuestros hermanos.
Gracias porque Tú hoy nos muestras siempre
que el verdadero camino para ser grande,
es siendo humilde, sencillo y generoso con todos.
Gracias porque Tú nos enseñas hoy, y cada día,
el camino seguro del seguimiento por amor a Ti,
para ser verdaderos discípulos tuyos, siendo fieles,
a pesar de las exigencias y dificultades del camino.
Ten Misericordia de nosotros, Dios Padre nuestro,
y ayúdanos Tú a no caer en el camino erróneo
de las ambiciones personales, ni del protagonismo.
Ayúdanos siempre a servirte a Ti, y a los demás,
para Gloria y Alabanza tuya, con la finalidad y deseo
que Tú seas conocido, amado, servido y alabado
por todas las personas, sin buscar el propio interés.
Señor Jesucristo y Dios nuestro Misericordioso,
te damos Gracias porque te entregas por nosotros,
y con tu ejemplo de Vida, nos enseñas cada día
a entregarnos a los demás para generar vida,
y para llenar el mundo de consuelo y esperanza.
Amén

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

 

ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, cinco hijos, trabajan ambos, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Desde que somos pequeños nos solemos comparar y querer los mejores sitios. Desde algo tan trivial como el asiento en el coche o en el transporte público, donde no dé el sol, se escuche mejor la música, donde pueda estirar las piernas; pasando por la mesa de la cocina o el comedor donde esté mejor atendido; o en el trabajo donde mi labor se reconozca mejor; con los amigos queriendo que todos estén pendientes de uno; y en la familia donde nos gusta quedar como los que damos abasto y solución a todas las incidencias que surjan.
Solemos padecer el "síndrome de la ventana de enfrente" y pensar que lo del otro, lo que veo o percibo es mejor que lo que tengo yo, o mejor que lo que me está tocando vivir.
Esta semana intentemos hacerlo al revés. Que nuestra ventana sea el servicio agradecido y el regalo de servir, y disfrutar de los puestos que nadie quiere. Que seamos grandes al ser servidores y reflejo de Jesús en nuestro convivir.
Que el Señor nos siga bendiciendo.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 1 comentario

Comentarios

Adolfo Adolfo
hace 3 semanas, 4 días
Nos podemos dar cuenta que la naturaleza del hombre casi siempre es de ambicionar más, parece que nunca se conforma con lo que se le da, y esto no quiere decir que las personas nos tenemos que volver unos conformistas, pero, es necesario saber distinguir lo que se pide, el enfermo pide salud, el pobre pide dinero, el trabajador un aumento de sueldo, el dueño quiere mas ingresos, el funcionario un puesto de presidencia, y así sucesivamente, esto para los que conforman la sociedad en general y esta es una actitud muy normal en el ser humano, pero toma su disyuntiva cuando los mismos sacerdotes, y los que están desempeñando un apostolado o que en cualquier contexto eclesial se suscité; a esto diré aquellos que se encuentran en este entorno deben de tomar este suceso de los hijos de Zeb ... » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.