icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo X del tiempo ordinario (10 de junio de 2018)

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Marcos 3,20-35

Satanás está perdido

En aquel tiempo, Jesús fue a casa con sus discípulos y se juntó de nuevo tanta gente que no los dejaban ni comer. Al enterarse su familia, vinieron a llevárselo, porque decían que no estaba en sus cabales. También los escribas que habían bajado de Jerusalén decían: "Tiene dentro a Belzebú y expulsa a los demonios con el poder del jefe de los demonios."

Él los invitó a acercarse y les puso estas parábolas: "¿Cómo va a echar Satanás a Satanás? Un reino en guerra civil no puede subsistir; una familia dividida no puede subsistir. Si Satanás se rebela contra sí mismo, para hacerse la guerra, no puede subsistir, está perdido. Nadie puede meterse en casa de un hombre forzudo para arramblar con su ajuar, si primero no lo ata; entonces podrá arramblar con la casa. Creedme, todo se les podrá perdonar a los hombres: los pecados y cualquier blasfemia que digan; pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo no tendrá perdón jamás, cargará con su pecado para siempre." Se refería a los que decían que tenía dentro un espíritu inmundo.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, cuatro hijas, viven su fe en la comunidad parroquial) 


El Espíritu de las niñas es puro y sin maldad. Ellas, sobre todo las dos pequeñas, juegan, pelean, ríen y lloran desinhibidamente, con libertad. Actúan conforme su espíritu les indica sin buscar objetivos escondidos. Es envidiable esa libertad con la que se comportan y expresan sus sentimientos y emociones. Si quieren algo lo cogen sin permiso, lo que sienten lo expresan sin temor. Cantan, bailan, ríen y lloran como si nadie las estuviera observando. Si rechazan algo lo expresan de manera clara, sin lugar a confusión.
Conforme nos hacemos mayores vamos deformando ese espíritu inmaculado con el que somos creados. Las realidades que vivimos en el día a día enturbian nuestro espíritu alejándolo de aquel con el que fuimos creados. Poder convivir y disfrutar con las niñas en casa es nuestra mejor terapia para tratar de recuperar ese Espíritu original e inocente contra el que cualquier blasfemia no puede ser perdonada jamás.

DESDE LA LLAMADA A LA SANTIDAD
(mujer, casada, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar) 

Jesús, en este evangelio, vuelve a estar rodeado de mucha gente que al parecer no le dejan ni comer. Es obvio  que es la revolución del momento, causa verdadero impacto todo lo que hace y dice, tanto que,  hasta sus familiares quieren sacarlo de la escena con argumentos no muy benevolentes "no está en sus cabales".
Estos detalles que expresa el evangelio me hace caer en la cuenta que Jesús debe estar haciendo cosas no muy aceptadas socialmente,  mas bien, va por ahí  "dando la nota".
En concreto la escena de hoy, nos cuenta que Jesús ha estado expulsando demonios, y por eso además es criticado. Los escribas y entendidos no soportan esta superioridad y fama de Jesús y por sus envidias quieren teñir toda su imagen de oscuridad, afirmando que el propio Jesús es un aliado del Mal.
Para nuestras aspiraciones y anhelo de santidad puede dejar un par de cuestiones claras, una que el Mal existe y he de combatirlo.Y la segunda que cuando lo haga en algunas ocasiones daré la nota y puede que me critiquen por ello, hasta mis mas cercanos.
Me viene a la cabeza la cita de San Pablo, que nos habla de  librar cada dia "el buen combate de la fe", esas pequeñas y grandes batallas diarias en la que entro en pugna con  mis demonios que me tientan tan a menudo: la pereza, el mal humor, la envidia, mi afan de protagonismo, mis exigencias a los demás, mi orgullo e imagen por encima de todo. Y ahí ando, unas veces ganando y otras tantas  perdiendo .
Pero que importante es recordar, porque me llena de esperanza,  que a pesar de de ello, somos "hijos de la Luz" y que podemos revestirnos de la armas que nos ofrece DIos para resistir estos momento adversos y superar estas dificultades propias de cada cual. Con la oracion y contacto diario con la Palabra,  el rosario, la eucaristía, podemos librar la batalla y salir vencedores,  expulsando, como hizo Jesús , nuestro demonios y después los ajenos.  Ciñendome con las armas de la luz caminare por la senda de la santidad, que no es otra cosa que combatir las estructuras, las lógicas y consecuencias del Mal que van albergándose casi sin darme cuenta en mi cabeza,  en mi corazón y  en las  realidades temporales que nos rodean.
Y como siempre, cuento con un par de ases en la manga, el Espíritu Santo y la Gracia de Dios siempre vienen en apoyo de mi debilidad pues ahí se manifiesta su poder.

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Te damos Gracias, Dios Padre Bueno,
porque Tú eres rico en Misericordia,
y nos enseñas cada día y en cada momento,
lo importante que es cumplir tu Voluntad
para ser felices, porque Tú nos conoces
mejor que nosotros mismos, y nos amas.
Gracias porque Tú eres Misericordioso
y nos esperas siempre con tu Perdón,
a pesar de nuestras debilidades y pecados.
Te damos Gracias porque tu Espíritu Santo
nos acompaña en todo momento, nos guía,
y nos sana de todo mal con la fuerza del Amor.
Ten Misericordia de cada uno de nosotros,
y darnos la capacidad para detectar el mal,
aunque a veces se oculte en apariencia del bien,
y haz que tu Espíritu Santo nos ayude siempre
a discernir para saber elegir el bien y la bondad,
para actuar siempre haciendo el bien a los demás,
y cumplir tu Voluntad con fidelidad cada día.  Amén

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?

(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

La familia de Jesús viene a llevárselo porque piensan que no está en sus cabales…
Seguramente tú también has tenido la experiencia de que aquellos que te quieren, cuando estás trabajando por el Reino te dicen que para qué te metes en líos, que no te compliques, que estás loca o loco….
Para actuar desde el Evangelio de esta semana os sugerimos un par de ejercicios de reflexión sencillos.
- Analicemos en qué medida nos dejamos llevar por los comentarios de los demás. ¿Flaqueamos? ¿Dudamos?. Es una buena ocasión para hacernos conscientes de las herramientas que utilizamos para no dejar la senda. Así las podremos afianzar y hacerlas más eficaces. También es momento para darnos cuenta de las capacidades que nos faltan para hacer frente a los “zarandeos” de los demás y de plantearnos cómo adquirir los medios que nos ayuden a no sucumbir, a mantenernos firmes.
- Pensemos por otro lado en la gente de la que hablamos mal. Seguramente en muchas ocasiones son personas que piensan igual que nosotros, tienen nuestros mismos objetivos en la vida, tienen nuestros mismos valores evangélicos… Sin embargo los declaramos nuestros “enemigos”. Debemos plantearnos por qué lo hacemos, qué nos motiva a ello. Quizás descubramos que es por la envidia de sus éxitos, porque son de un diferente partido político a nosotros, porque no son personas con las que empatizo o me caigan bien…. También es muy probable que estos comportamientos míos tengan su raíz y su causa en mis complejos, mis inseguridades, mis miedos… Procuremos replantearnos esa actitud nuestra y “curar” aquello que la causa. Aprendamos a opinar desde el respeto sin calificar a los demás y a convivir con todos.
Que el Espíritu Santo sea nuestra luz y nuestro guía.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.