icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo 33 del Tiempo Ordinario (17 de noviembre de 2019)

Laiconet -

LECTIO DEL DOMINGO XXXIII TIEMPO ORDINARIO - CICLO C

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Lucas 21, 5-19

Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas.

En aquel tiempo, algunos ponderaban la belleza del templo, por la calidad de la piedra y los exvotos. Jesús les dijo: "Esto que contempláis, llegará un día en que no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido." Ellos le preguntaron: "Maestro, ¿cuándo va a ser eso?, ¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder?" Él contesto: "Cuidado con que nadie os engañe. Porque muchos vendrán usurpando mi nombre, diciendo: "Yo soy", o bien: "El momento está cerca; no vayáis tras ellos. Cuando oigáis noticias de guerras y de revoluciones, no tengáis pánico. Porque eso tiene que ocurrir primero, pero el final no vendrá en seguida." Luego les dijo: "Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, habrá grandes terremotos, y en diversos países epidemias y hambre. Habrá también espantos y grandes signos en el cielo. Pero antes de todo eso os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a la cárcel, y os harán comparecer ante reyes y gobernadores, por causa mía. Así tendréis ocasión de dar testimonio. Haced propósito de no preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro. Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os traicionarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán por causa mía. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas."

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA MISIÓN
(mujer, soltera, jubilada, colaboradora voluntaria en misiones populares)

"Así tendréis ocasión de dar testimonio "

Al meditar en este texto de la Palabra, compruebo el parecido que tienen la época en las que Jesús las pronunció y las características del mundo en las que vivo hoy en la actualidad...

Frase por frase, la coincidencia de ese mundo y éste otro, es de un paralelismo tan real, que al leerlas y meditarlas, para saber que me está diciendo con ellas el Señor, aquí y ahora, hace que busque en mi interior una respuesta a esos avisos, a esas enseñanzas, para no equivocarme y tener cuidado.

Veo con claridad, que el tiempo siempre es el tiempo de Dios, y que no tengo que confundir, como hicieron los judíos, el amor a Jesús, templo vivo del Padre, con una obra maravillosa, pero perecedera, que era el orgullo de Israel...Su templo.. Que hasta el mismo Señor lloró por él, sabiendo que sería destruido algunos años después.

Tu Palabra, en el ambiente que me rodea, centra toda mi existencia y sobretodo la misión y compromiso de vida, como persona que quiere seguirte y estar muy atenta a tus señales, porque tengo muy claro que me pides que de testimonio de  Ti Señor, en todo momento, en cualquier circunstancia ...sean buenas o sean malas.

Seguirte no es fácil, ser testigo del Amor que nos has revelado y vivirlo en plenitud en ambientes tan descreídos...y a veces muy hostiles a lo que Tú eres, Hijo de Dios, me hace depender de Ti, de tu ayuda, que aunque sé que no me va a faltar, pido esa Sabiduría, la Tuya no la mía, para perseverar y dar "testimonio" de mi misión como creyente comprometida, y sé que en todas las dificultades que se presenten o los problemas que surjan, debo estar tranquila y confiada, pues Tú has dicho "que ni un cabello de nuestra cabeza se perderá " y con fe y con "paciencia" salvaremos la vida y el alma. "Estar viva  en Él", nos dice el Evangelio; y ello hace que mi confianza en su amor llene cada momento de mi existencia y me hace creer firmemente en mi propia resurrección en cuerpo y en espíritu, y en un encuentro personal y definitivo en plenitud con Dios para siempre, por toda la eternidad ...Creo en su Palabra.

DESDE LA MISIÓN
(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)

No tengáis pánico.

Al meditar este texto, enseguida se me ha venido a la mente todos los conflictos bélicos, sociales... e incluso los desastres naturales que día a día vemos u oímos en las noticias. Y Jesús nos dice, no tengáis pánico. Pero siento que esto no quiere decir que nos quedemos indiferentes, paralizados...

Casi todo lo que ocurre es consecuencia de nuestro modo de actuar, relacionarnos. A pesar de que hoy en día viajamos más, tenemos acceso a mucha y variada información... lo cual nos debería hacer más abiertos al otro, al diferente, ser más críticos..., cada vez nos volvemos más radicales, más cerrados en nuestras ideas, creencias.

Y con ello, no estamos valorando la Creación que Dios nos ha regalado. Lo bello es la diversidad, ella da color y nos complementa.

Jesús nos habla, nos llama a ser diferentes, a ser testigos suyos, a ser testimonio de los valores del Reino: misericordia, comprensión, diálogo, solidaridad, acogida, responsabilidad., gratitud...

Siento que tengo que empezar por lo más cercano, con mi familia, amistades, conocidos... escucharles, comprenderles, acogerles, agradecerles. No cerrarme en lo mío, sino abrirme a los demás, con sus diferencias, para ir colaborando en el proyecto de Dios.

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, con un hijo)

Padre, que no me confundan las palabras de otros, ni las llamadas del mundo…
Que no me acobarde el miedo ni la duda, que no me venza la pereza, ni me acomode en ningún refugio inventado…
En la fe está la respuesta, y la perseverancia es el camino…
Así, Señor…
Cuando las prisas me empujen lejos de ti, que no pierda de vista tu rostro…
Cuando mi profesión me empuje a hacer lo que no soy, que me aferre a tu Nombre y a tu Palabra…
Cuando “tener” me tiente más que “ser”, que te busque en el silencio…
Cuando me sienta pequeño, insignificante, incapaz, que me abandone a tu fuerza, a tu voluntad…
Cuando en el camino me descubra egoísta, desconfiado e insolidario con mi prójimo, que me agarre a tu mano, te hable en oración y te escuche en silencio para desandar el camino y hacerlo de nuevo a tu vera…
Porque el miedo y la dificultad no está en hacer el camino, sino en hacerlo sin Ti, porque sólo en ti podemos “ser” y “hacer” como cristianos.
Al calor de tu Palabra no nos llegará el frío quebranto de caminar sin rumbo, ni sentiremos el temor de lo que nos pueda suceder…
Vivir contigo y en ti alivia el peso de pensar en lo que puede venir y da sentido a lo cotidiano. recibida.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?

(matrimonio, 2 hijos, él trabaja el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Para actuar desde la Palabra os invitamos a tener muy presente la PERSEVERANCIA. “Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas”.
Perseverar. Constancia, firmeza, persistencia…solo de este modo tenemos Vida verdadera y el amor vencerá al mal, a la injusticia...
Para ello hemos de volver constantemente al Evangelio, centrarnos en Él. Tengamos esperanza en el Señor, del que brote nuestra alegría. Derribemos “el templo” que hemos constituido por nuestra forma de entender la religión, la iglesia, la fe... centrado en la apariencia y alejado de lo que nos indica el Maestro. Destruyamos “el templo” de lo falso, que nos da seguridad aparente; Destruyamos lo superficial, lo externo…
Cimentemos nuestra vida sobre el Cristo. Él es la piedra viva que soporta el peso del mundo y de nuestra existencia.
“Os perseguirán”. Lo sabemos y lo experimentamos. Y eso hace que cueste seguir el Evangelio, seguir a Jesús. No fue fácil desde el principio. Pero hemos de mantener la confianza. “Ni un cabello de vuestra cabeza perecerá”.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.