icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo 3º de Cuaresma (4 de marzo de 2018)

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?
Lectura del santo evangelio según san Juan 2,13-25

Destruid este templo, y en tres días lo levantaré

Se acercaba la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo: "Quitad esto de aquí; no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre." Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: "El celo de tu casa me devora." Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron: "¿Qué signos nos muestras para obrar así?" Jesús contestó: "Destruid este templo, y en tres días lo levantaré." Los judíos replicaron: "Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?" Pero hablaba del templo de su cuerpo. Y, cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la palabra que había dicho Jesús.
Mientras estaba en Jerusalén por las fiestas de Pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo los signos que hacía; pero Jesús no se confiaba con ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba el testimonio de nadie sobre un hombre, porque él sabía lo que hay dentro de cada hombre.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

UNA ECONOMÍA DESDE EL EVANGELIO
(hombre, casado, dos hijos, trabaja y es empresario, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

¡Qué texto tan usado para atacar a la Iglesia! Esta lectura se utiliza frecuentemente por creyentes y no creyentes para criticar a instituciones eclesiales cuando recaudan dinero para sostener sus actividades pastorales, conseguir fondos para las Misiones, o procurar recursos para mantener templos, casas de espiritualidad, etc. Sin embargo, a mí me suscita hoy algo más personal… Te invito a que compartas conmigo algo más íntimamente tuyo. Tu actitud en este Cuaresma ante el dinero.
La dura reprimenda de Jesús a los comerciantes es el final de una secuencia. Esa secuencia comienza con Jesús subiendo hacia Jerusalén, en camino, orientado a vivir la Pascua. Y esta actitud de caminar hacia la Pascua se contrapone con los vendedores y cambistas que estaban sentados en el Templo, como si fuera suyo. Y en los temas relacionados con cómo vivir la economía desde el Evangelio, antes de criticar a otros, mejor mirarse uno mismo. ¿En qué actitud estoy yo: en la de subir hacia Jerusalén, o en la de estar sentado como si Dios fuera algo mío?
En mi caso, subir a Jerusalén para vivir la Pascua es salir de mi sitio, de mis estructuras, de mi cálculo mensual y cuidar la austeridad, la generosidad, la prudencia… ¿Y en tu caso?
En mi caso, estar sentado en el Templo comerciando es no dejar hueco a Dios, no hacer posible que Dios me sorprenda en el hijo de un carpintero, no ser capaz de abandonarme a la providencia… ¿Y en el tuyo?
Que el Señor nos ayude a subir a Jerusalén. Que el Señor nos vuelque las mesas cuando nos encuentre sentados como si Él fuese propiedad nuestra.

DESDE LA JUSTICIA
(hombre, casado, tres hijos, trabaja, es abogado)

El texto del domingo puede sorprender, la reacción de Jesús nos llama la atención, sin embargo, está plena de sentido, la autenticidad, la coherencia, la rectitud, la justicia, todos los valores que desprende, en ciertas ocasiones tienen que sacarse de manera que la gente lo palpe, lo sienta, no hablo de violencia, ni mucho menos, pero sí de actitud decidida y contundente antes situaciones que no debemos admitir como seguidores de Jesús.  En mi trabajo, son muchas veces las que choco con planteamientos injustos e intolerables, y una actitud firme llama la atención y provoca reacciones positivas, es difícil mantenerla, pero funciona mucho mejor que agachar la cabeza y mirar para otro lado. Siempre que escribo estos comentarios, me digo que es muy fácil para mi escribir y expresar lo que siento, la pregunta es ¿cuánto de esto llevo a la práctica? Reflexionemos un poco sobre nuestra actitud ante la vida, ante las injusticias, y si en ocasiones somos decididos y auténticos ante situaciones complicadas. Hay que reivindicar en este tiempo la autenticidad como valor de justicia ante todo, complicada tarea…

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Te damos Gracias, Dios nuestro Misericordioso,
porque Tú eres quien mejor conoce nuestro corazón
y sólo Tú sabes todo lo que hay en nuestro interior.
Gracias porque Tú nos enseñas que conocerte a Ti,
es también conocernos mejor a nosotros mismos.
Gracias porque Tú nos liberas de nuestras dudas,
miedos y temores cuando miras nuestro corazón,
e iluminas nuestras miserias y oscuridades,
perdonando todas nuestras debilidades y pecados,
porque Tú nos amas y tu Misericordia es infinita.
Gracias porque nos enseñas hoy que "el templo"
es el lugar donde Tú habitas y quieres encontrarte
con nosotros, para amarnos sin condiciones,
ahuyentando todo aquello que nos separa de Ti.
Ayúdanos Tú, Dios Bueno y Misericordioso,
a lograr construir "un templo" con nuestra vida,
que nos permita encontrarnos contigo
y así lograr ayudar a cada hermano nuestro
a conocerte a Ti, para que todos te amemos.
Gracias por recordarnos hoy que nuestro cuerpo
es también "un templo" en el que Tú quiere habitar,
para que tu Espíritu Santo se haga presente en nosotros
con la ayuda de la Oración, la Eucaristía, tu Palabra,
y nuestro servicio a cada hermano que más lo necesite.
Te Misericordia de nosotros y ayúdanos Tú, Dios nuestro,
a mantenerlo limpio, en orden y habitable siempre para Ti.
Gracias porque Tú nos enseñas hoy que la relación contigo,
Dios nuestro, Bueno y Misericordioso, es siempre gratuita
y deseas que nuestro corazón te acoja a Ti porque nos amas.
Ten Misericordia y no nos dejes caer jamás en tentación
de convertir nuestra fe y nuestra religión en un comercio
que se aproveche de los más débiles. Amén.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

La Palabra de este domingo nos trae un pasaje en el que vemos a un Jesús audaz, valiente… Ataca al templo, toda una institución para el pueblo judío, en torno a la que gira prácticamente todo a nivel social, económico….  No es un Jesús violento, sino decidido, fuerte, que quiere devolver a las personas la libertad; incluso de lo que se dice en nombre de Dios. 

“Quitad esto de aquí; no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre”

Para actuar desde el Evangelio de esta semana de Cuaresma, os aportamos algunas sugerencias…
-Buscar aquello que profana la “casa del Padre”, el templo vivo que somos nosotros . Hay mucho en nosotros que ofende a Dios y que entorpece que el Reino crezca. Dediquemos tiempo al silencio para que veamos dónde y con qué hemos convertido a nuestro interior en un “mercado”. Oremos para poder reaccionar ante nosotros mismos.  “Echemos, volquemos…” lo que nos aleja de Dios. Busquemos todos los medios a nuestro alcance para lograrlo. Nuestra vida ha de ser coherente, guiada por el Espíritu para que nuestras palabras y acciones sean luz para el mundo.
 -Mirar a los demás como templos vivos del Padre también profanados, por las guerras, por la opresión, por las estructuras de poder, por las leyes… Hay profanación del templo de Dios que son las personas en los países pobres, en los marginados en nuestra sociedad… Pero también en aquellos a los que apartamos guiados por nuestro ansias de ser, aquellos con los que consideramos “malos”, con los que no empatizamos (a los que no sabemos entender), aquellos los que cosificamos convirtiéndolos en “objetos de uso”… Devolvamos a todo el que nos sea posible la dignidad de persona, templo Dios.
-Denunciar en el templo de Dios que es nuestra Iglesia, lo que se aleja de lo que el Maestro nos marca, acercándose más a las estructuras de poder, al “dios dinero”, a las razones del “mundo”, al servicio de nuestros intereses...  Como lo hizo Jesús, también nuestra misión es decir, no callar…  Que nuestra respuesta sea clara, firme, decidida…
“Y, cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho,” Jesús es el verdadero templo de Dios, lugar para encontrarnos con el Padre, ejemplo  y presencia su Amor.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 2 comentarios

Comentarios

Beatriz gaviria Beatriz gaviria
el 9/3/18
excelente documento; sugiero que si uds. advierten a las personas en los comentarios que no deben escribirse comentarios en mayúscula, tampoco deberá uds. utilizar la palabra no en mayúscula, ya que esta "NO" logra el efecto que uds. quieren evitar, al realizar comentarios en letras mayúsculas. gracias.
Me gusta 0
Dayana Dayana
el 13/3/18
muy bueno me sirvió para la tarea de eucaristía gracias Evangelio
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.