icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo 20º del Tiempo Ordinario (18 de Agosto de 2013)

Laiconet -

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN San Lucas 12, 49-53

No he venido a traer paz, sino división

 
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "He venido a prender fuego en el mundo, ¡y ojalá estuviera ya ardiendo! Tengo que pasar por un bautismo, ¡y qué angustia hasta que se cumpla! ¿Pensáis que he venido a traer al mundo paz? No, sino división. En adelante, una familia de cinco estará dividida: tres contra dos y dos contra tres; estarán divididos el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra."



Desde las vacaciones
(por hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar; en vacaciones)

En verano compartimos más tiempo con la familia, a veces política a veces propia. La convivencia no siempre resulta fácil...suegra-nuera; suegro-yerno...etc. El roce excesivo destaca rasgos que no nos gustan de los demás...ni de nosotros mismos.
Jesús nos recuerda que por su causa y por ponernos de Su lado, a veces, también hay divisiones ¡Cuántas discusiones con familiares totalmente alejados de Jesús y de su Iglesia hemos tenido en las largas sobremesas del verano!
Jesús nos vuelve a pedir que estemos, incondicionalmente, de su lado, en su misión...también en verano. ¿Lo estamos?

Desde la Playa
(por hombre, casado, con tres hijos, trabajan ambos, en vacaciones)


El mes de agosto en vacaciones para mi familia es sinónimo de convivencia. Desde pequeños nuestros padres nos enseñaron que la familia es la primera comunidad, y que además esta familia no se acaba en hijos, padres y abuelos, los primos y tios forman parte de ella. Este ejemplo lo hemos acogido con orgullo, y el otro día acudimos a misa cuarenta y ocho miembros de mi familia, mi amplia familia, lo que es motivo de agradecimiento a Dios por todo lo que nuestros padres nos han enseñado. Por eso la dura y compleja lectura del Domingo, aparte de recordarme lo bueno y lo malo de la convivencia en familia, me tiene que llevar a una profunda reflexión: lo podría resumir con la confrontación de dos palabras, autenticidad y tibieza. Jesús nos pide que seamos auténticos, no quiere tibiezas ni medias tintas, y esa autenticidad a buen seguro nos traerá dificultades, e incluso confrontación, incluso en nuestro lugar más querido, nuestra familia, pero no debemos temer, ese debe ser el camino, nadie dijo que fuera fácil. Autenticidad, palabra en desuso, que Jesus nos pide de modo rotundo, que se convierta en nuestra carta de presentación, hagamos lo posible por intentarlo. Un abrazo

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios