icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para Domingo VII del Tiempo Ordinario (24 de febrero de 2019)

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Lucas 6, 27-38

Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "A los que me escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, orad por los que os injurian. Al que te pegue en una mejilla, preséntale la otra; al que te quite la capa, dejale también la túnica. A quien te pide, dale; al que se lleve lo tuyo, no se lo reclames. Tratad a los demás como queréis que ellos os traten. Pues, si amáis sólo a los que os aman, ¿qué merito tenéis? También los pecadores aman a los que los aman. Y si hacéis bien sólo a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores lo hacen. Y si prestáis sólo cuando esperáis cobrar, ¿qué merito tenéis? También los pecadores prestan a otros pecadores, con intención de cobrárselo. ¡No! Amad a vuestros enemigos, haced el bien y prestad sin esperar nada; tendréis un gran premio y seréis hijos del Altísimo, que es bueno con los malvados y desagradecidos. Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo; no juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados; dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante. La medida que uséis, la usarán con vosotros."

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA JMJ 2019
(hombre, joven, trabaja, pertenece a grupo cristiano de jóvenes, participa en JMJ Panamá 2019) 

Ha pasado un mes ya de la experiencia JMJ, y aún se mantienen latentes en mi memoria todas aquellas experiencias de fe compartidas con hermanos de otros países y culturas. Poder allí profesar la fe era bastante sencillo, estábamos rodeados de personas que creen en lo mismo que nosotros, y que sienten el mismo amor que nosotros sentimos hacia Cristo, creer y aplicar la palabra era más fácil. Al volver, las cosas se tornan un poco diferente, ya no todas las personas viven el amor de Dios con la misma intensidad, y comienzan a aparecer personas que no lo comparten con nosotros, que piensan diferente, el señor nos dice que es ahí en esas situaciones en las que debemos ser verdaderos hijos de Dios. Es fácil amar al que te ama, pero amar a aquel quien se pone en tu camino como piedra de tropiezo es mucho más difícil.

El señor nos da la fuerza para poder actuar de acorde a su voluntad, pero debemos poner de nuestra parte para lograrlo, ayudados de Él, pero extendiendo la mano, si no le extendemos la mano a Dios, Él no podrá ayudarnos. No importa de quién se trate, siempre debemos hacer el bien, no porque el señor nos diga que lo hagamos, o por alguna recompensa que nos tenga guardada, sino por amor. Porque sin el amor, todo queda vacío, sin el amor nos terminamos cansando, pues es el amor el combustible que nos mantiene en movimiento. Amen sin importar a quien, traten a los demás como quieren que los traten, pero sin esperar nada a cambio, de eso se trata el amor. Cuando damos todo de nosotros a aquel que sabemos que no nos puede devolver nada es cuando somos capaces de amar a plenitud. Luego dirá San Pablo en una de sus cartas “…El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.”, así es como debemos ser con todos los demás.

DESDE EL TRABAJO
(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial) 

La regla de oro en todas la religiones es tratar al otro como queremos que nos traten a nosotros. ¿Qué tiene de original esta enseñanza?
Lo original es su motivación. El cristiano es bueno no por una ley universal de retorno de nuestras acciones, no esperando la recompensa, ni siquiera como forma correcta de convivir en sociedad, sino que busca la imitación de un modelo: Jesús.
No es ser buenos, sino ser buenos como Dios lo es. Porque nuestra capacidad de amar está limitada por nuestros propios límites.
Y esto introduce una particularidad esencial a la regla de oro: no se puede ser bueno desde nuestras fuerzas. Sólo mirando continuamente el modelo, y confiando contra viento y marea en que este es el correcto y no el nuestro, se puede llegar a amar plenamente.
El trabajo es particularmente un sitio donde todo depende de nosotros. Hay que levantar la vista con humildad para elevar los modos, si no, estamos perdidos.

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?

(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

Te damos Gracias, Jesucristo Dios nuestro,
porque Tú nos amas y eres compasivo,
y también nos enseña a amar como Tú,
amando a todos incondicionalmente,
y a ser misericordiosos como Tú lo eres,
actuando en todo momento sin venganza.
Ayúdanos amar al prójimo siempre,
tanto a los amigos como a los enemigos,
para lograr ser fieles discípulos tuyos.
Ayúdanos a no caer en la tentación del odio,
ni del rencor, ni de la violencia o venganza,
para saber perdonar siempre, sin que el daño
o sufrimiento que sintamos, nos impidan hacerlo.
No nos dejes caer en la tentación del mal,
y ayúdanos Tú a saber devolver bien por mal,
para que tu Misericordia se haga presente
y llegue a cada persona a través de nosotros.
Tú que eres Dios Bueno Misericordioso,
y que nos enseñas el camino para amar,
haz de nosotros un instrumento de tu Paz,
de tu Amor, de tu Perdón y de tu Misericordia.
Señor, sánanos Tú las heridas de nuestro corazón
producida por las ofensas de nuestros enemigos,
para que no respondamos con mal a los demás.
¡Ayúdanos a abrir nuestro corazón a tu Amor,
para amar a los demás como Tú lo haces!  Amén.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?

(matrimonio, cinco hijos, trabajan ambos, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Vaya Evangelio en contracorriente  ¿no? ¿Seremos capaces?
Amar a los enemigos y no esperar nada ¿A qué por lo menos anhelamos la manita en la espalda de qué bien lo estas haciendo?
Dar y usar una medida generosa ¿Con un poquito no es suficiente?
Ser compasivos ¿Aún haciendo lo qué ha hecho?
No es nada fácil si no lo practicamos desde Jesús.
Que esta semana nos ayude a lograrlo la cruz, signo de contradicción que se convierte en resurrección para todos, buenos y malos.
Busca estos días al más solitario, gruñón, impertinente o insoportable de tu trabajo, familia o parroquia y dedícale tiempo y bendícelo.
Ama sin esperar nada.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.