icono estrella Nº de votos: 0

93. Mensaje Rotundo

Alfredo María Pérez Oliver, cmf -

Debo estar en la voluntad de mi Padre: “Es necesario que el mundo comprenda que amo al Padre y que cumplo fielmente la misión que me encomendó.” (Jn.14,31)

Comienzo ofreciendo al cantarillo rellenar el fondo con unas aguas prestadas, pero  iluminadoras:

1ª)”El Padre de Jesús es el mismo Dios, de modo que cabe, en efecto preguntar: ’¿Acaso puede expresarse más claramente la filiación divina de Jesús?’ . Jesús no hace sino la voluntad del Padre y de ella se alimenta, y así lo manifiesta al responder a sus discípulos que le preguntan por la comida.’Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y llevar a término su obra’ (Jn4.34)” ( CEE. Instrucción pastoral sobre la persona de Cristo y su misión.(21-IV-2016; nº 20)

2ª)”No  cabe duda de que los hombres deben hablar a Dios; pero la verdadera oración deja a Dios libertad para venir a nosotros según su voluntad. Tenemos que aprender a esperarle en el silencio. Hay que perseverar en el silencio, en el abandono y la confianza”. ( Cardenal R. Sarah, “ Dios o nada” pg.250)

3ª) “Los protagonistas de la historia son siempre dos: por un lado Dios y por otro los hombres. Nuestra tarea es la de escuchar la llamada de Dios y luego aceptar su voluntad. Pero para cumplirlo sin vacilación debemos hacernos esta pregunta: ¿Cuál es la voluntad de Dios?”. (Papa Francisco. Homilía de la canonización de la Madre Teresa de Calcuta. 4-IX-2016).

No hay otro camino.

Como en las guerras, las bombas de aviación y los cañonazos arrasan la tierra que hay que conquistar. La infantería ya puede saltar de la trinchera y avanzar hasta  vencer.

He lanzado esas “ bombas testimonio” que me  parecen suficientes, y dejo  el almacén a tope. Pero aún queda el más admirable y modelo para todos los siglos.

Jesús tuvo prisa en declarar no sólo a María y José, sino a todos los discípulos de todos los tiempos, que la plenitud de la única vida que nos regala el Señor es aceptar la Voluntad  del Padre..El modelo lo tenemos, en la más Perfecta Discípula, que respondió al arcángel: Con toda mi alma, con todo mi corazón  anhelo que se cumpla en mi lo que Dios quiere.

El camino único para dar plenitud, repito, y esta vez con la acertada intervención de uno de los personajes, Vicente, del drama de Buero Vallejo, “El tragaluz”, que comenta: hay que saber buscar “el punto de vista de Dios”. Responde Mario, el otro protagonista,  ese punto de vista “que nunca tendremos, pero que anhelamos”.

Afortunadamente Dios, nuestro Padre, nos ha revelado en su Hijo Jesucristo su punto de vista. Y la Virgen Madre que lo sabe por experiencia nos interpela: “Haced lo que Él os diga.”

Este cantarillo que finaliza el comentario al núcleo de “La Fragua”: Patris mei”,  va a insistir en la importancia de encontrar el camino que Dios mi Padre quiere para mi.. Seguro que es lo mejor que me puede suceder, porque Él sabe mejor lo que me conviene. Ya el Profeta nos advierte que:”Mis planes no son vuestros planes, vuestros caminos no son mis caminos. Como el cielo es más alto que la tierra, mis caminos son más altos que los vuestros. Mis planes, que vuestros planes.”(Is.55,8-9)

Sin embargo  zarandeados por las concupiscencias que pueden arrastrar y con las nieblas del pecado que oscurecen la mente, somos empujados a seguir en nuestros caminos desviados. Hay que ser consciente de esta situación y mirar a la “Estrella”, invocar a María para que ayude a encontrar el rumbo. Sin asustarse  por un mar alborotado. Precisamente este luchar en ese mar en tempestad entra en los planes de la Providencia  para forjarnos fuertes en la fe, porque subrayo:”Los mares tranquilos no hacen buenos marineros

El proyecto personal

Un medio eficacísimo  para encontrar “el punto de vista de Dios”, es el “Proyecto Personal”. El P. Claret  ofrecía  “Planes de vida”, como se decía entonces, a las diversas situaciones personales. E insistía que se tomase en serio. Voy a ofrecer  unas pautas para elaborar un buen plan personal.

1.-Lo que pretende el Proyecto Personal.

Obligar a tomar la vida en serio y a entrar en un proceso de autentificación personal y de crecimiento humano y espiritual. Es un correctivo de la dispersión, incoherencia, mediocridad e individualismo. Posibilita la respuesta a los desafíos que experimenta la determinación de conocer lo que Dios quiere y ponerlo por obra “ahora y aquí!”. Y no mañana “, para lo mismo responder mañana”.

2.- Contenido del Proyecto Personal.

- La real situación de la persona en todos sus aspectos (humano, espiritual, apostólico). Grado de satisfacción o de ánimo o desánimo.

- Los objetivos que se deben marcar para progresas integralmente: En la vida espiritual concretar acciones:

- ¿Misa diaria, Meditación Santo rosario? …

- En la Vida familiar: hacer felices, servir, colaborar…

- En la vida social: Responsable en la profesión, compañerismo., servicio amable.

En la Vida apostólica: Participación en la Parroquia, en algún Movimiento., en el tú a tú.:¿Qué amor es ese que no siente la necesidad de hablar del ser amado, de mostrarlo, de hacerlo conocer?(E.G.264)

- Medios que se van emplear para conseguir esos objetivos.

Hay que ser realistas sobre las necesidades y posibilidades. Desde la situación actual en edad, salud, estado psíquico marcar unos compromisos posibles. En el cultivo de la vida del espíritu: Recepción de sacramentos. Oración personal (tiempo y cuando). Analizar la capacitación para actividades. Medios para formarse en conocimientos teológicos, ascéticos, profesionales. Enterarse de cursillos, grupos de estudio, tiempote estudio. Saber situarse en la sociedad actual. Es obligado adquirir una fuerte identidad católica para poder enfrentarse al “pensamiento débil” del postmodernismo que cambia de pensar y actuar según siente en ese momento, sin apoyarse en la roca de la Verdad.   Ese relativismo doctrinal y moral y cambiante, le hizo exclamar al Cardenal Martini: “La incapacidad para el compromiso perpetuo es  una maldición de nuestro tiempo.”

Saber que podemos estar impregnados de  la mentalidad de la “sociedad gaseosa”, que quiere imponer la idea de que la  vida no es un don, ni una tarea. Es una propiedad, de la cual puedo disponer a mi antojo y el cuerpo es también una propiedad que puedo transformar, alterar y cambiar, manipular o destruir.

Según la edad y cultura hay que estar preparados para resistir esa mentalidad que quiere imponerse en los planes de enseñanza. Y colaborar en acciones de padres de familia y otros colectivos que defienden la libertad.

El proyecto personal, no es sólo para mejorar la vida personal y complacerse ante el espejo como un Narciso. Es para encender en el alma el fuego evangelizador. El P. Claret matiza el fundamento  ignaciano y añade la perspectiva apostólica. No encuentro nada mejor para concluir el núcleo “Patris mei” que la oración que brotó del corazón de Claret:

SEÑOR Y PADRE MÍO: QUE TE CONZCA Y TE HAGA CONOCER;
QUE TE AME Y TE HAGA AMAR;
QUE TE SIRVA Y TE HAGA SERVIR;
QUE TE ALABE Y TE HAGA ALABAR
POR TODAS LAS CRIATURAS.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.