icono estrella Nº de votos: 0

92. La Pascua Cristiana.

Alfredo María Pérez Oliver, cmf -

Al comenzar a llenar este 92 cantarillo me resuena en el alma, el grito de un claretiano de Haití inmediatamente después del terrible terremoto que destrozó aún más este país, uno de los más crucificados del mundo: “Todo es dolor, todo es ruina, todo es desolación, todo es crucifixión.¡¡¡PASCUA ¿DÓNDE ESTÁS?!!!

Pascua desconocida

Desearía equivocarme al afirmar que gran mayoría de los fieles cristianos conocen muy superficialmenteel significado de la Pascua del pueblo judío y el que actualiza la liturgia de nuestra Iglesia Católica.

Históricamente el judaísmo celebra y revive la liberación del yugo egipcio mediante una serie de intervenciones conocidas como las diez plagas. La más asombrosa es  la décima que causó el exterminio de los primogénitos de los egipcios. Este suceso se recordará siempre con la inmolación de los primogénitos del ganado y el rescate de los primogénitos humanos. Como coincide la celebración de la Pascua de los ázimos con la liberación de la esclavitud sufrida en Egipto la Pascua judía se convierte en el ‘memorial’ del Éxodo que es el acontecimiento cumbre de su historia. Alrededor de la mesa con el cordero macho y sin tacha, enseñan a sus hijos que la sangre del cordero mojó las jambas de las puertas de entrada y era la señal para que el ángel exterminador pasara de largo. El cordero, al que no se le ha roto ningún hueso se comerá rápido, de pie y en traje de viaje.

En las Pascuas anuales se “actualiza” la liberación del Éxodo y se extiende a los eventos importantes de la historia de Israel: las del Sinaí (Num.9; entrada en Canaán (Jos.5); las reformas de Ezequías; las de Isaías (2 Rey. 23) y las del restablecimiento postexílico (Esd. 6, 19).
El segundo Isaías presenta el retorno del exilio de Babilonia como un nuevo Éxodo (Is.63), y la reunión de los dispersos lo considera como obra del Siervo (Is.53), que debe ser además la luz de las naciones y que, con el cordero pascual, servirá de figura del Mesías verdadero.

La Pascua cristiana.

Es evidente la continuidad entre una fiesta y otra. Pero ya en un nuevo horizonte. Pasa la Antigua Alianza a la Nueva Alianza por intermedio de la Pascua de Jesús.

La tumba nueva en la que Cristo fue sepultado se convierte en el punto cero de la nueva historia, de la Nueva Era en la que todo es nuevo.
La Resurrección de Jesucristo es el salto cualitativo más importante en la historia de la humanidad. El cuerpo roto de nuestro Jesús de Nazaret se anuncia que ya no está en el sepulcro. Ya está vivo, resplandeciente y glorioso. Para nunca más morir. Cristo Resucitado es el punto de referencia universal y el puto de convergencia de todo lo disperso. Es el ideal realizado, la respuesta a todas las insatisfacciones y a todos los anhelos humanos. El orgullo humano que quería ser como Dios, lo ha conseguido en Cristo. Pero ¡ojo! El camino no fue ascendente, sino descendente. Dios no será nunca objeto de conquista, sino sujeto de donación. Descenso de Dios al hombre que se ha vaciado para dar lugar a Cristo. Pablo lo siente con fuerza invencible: “Ya no vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mi”(Gal.2.20)

El horizonte angustioso del alma humana ante la muerte se cambia en deseo, porque la resurrección de Jesucristo no vale sólo para Él sino que contagia a todos cuanto se acercan con fe a Él. Más claro: también nuestras muertes están ya tocadas, y todos podemos participar de la vida nueva de Jesucristo.

Cada uno debe vivir su Pascua

Tu bautismo es tu Pascua. El signo bautismal te recuerda que ha desaparecido el pecado y has nacido a una VIDA (con mayúsculas) nueva.

Con exactitud afirma San Pablo:”Porque cuando murió  (Cristo), murió al pecado de una vez para siempre; su vivir, en cambio, es un vivir para Dios. Así también vosotros  consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios, en unión con Cristo Jesús.”(Rom.6. 10-11).  Sin embargo, reconoce que vivir para Dios no es fácil porque “No acabo de comprender mi conducta, pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco.” (Rom,7.14)

San Agustín lo dirá, quizá más técnicamente: No es liberado todo lo que hay en el hombre, el cuerpo queda sometido a la caducidad de las concupiscencias. Simbolizadas en esas tres: Ambición-poder; hedonismo: riqueza adquirida por todos medios corruptos.
Esto lo explicaba-ya hace muchos años- a unas jóvenes menores de edad, apresadas en clubs nocturnos e internadas en un centro de rehabilitación. Requerido para darles algunas reflexiones, acepté con temor y temblor. Superadas las primeras tensiones, logré crear un clima de cercanía. Comencé por preguntarles:
-¿Qué es libertad?
- Libertad es que no nos tengan encerradas y no podamos ir a ninguna parte.
- Efectivamente. Os han quitado la libertad exterior. Pero ¿Conocéis algún drogadicto? Cuando pide furiosamente la droga. ¿Es libre?

Silencio en la sala. Resulta que hay una falta de libertad exterior, que es la que vosotras padecéis. Pero hay otra falta de libertad interior que es la que padece el drogadicto que no puede ni sabe elegir lo mejor para construir su vida, porque está atado por unas cadenas interiores que le arrastran a la destrucción. Romper esas cadenas es mucho más importante que romper la cerradura de la puerta de la calle.

No es el momento de dar más detalles de esa aventura que me llenó el alma de gratitud al Jesús de lo imposible, que busca a quien enviar tras la oveja perdida.

Insisto con el gran Agustín. En el Bautismo la Gracia invade al alma y sin embargo  el cuerpo queda atraído por las concupiscencias.
Aunque la palabra es neutra, normalmente se entiende en sentido peyorativo. Así la define la RAE: “En la moral católica, deseo de bienes terrenos y, en especial, apetito desordenado de placeres deshonestos.”

Jesús con su proyecto de vida en virginidad, pobreza y obediencia es la antítesis de estas tres esclavitudes. (Cf.V.C.1) Pero quiero dejar claro que esos tres llamados consejos evangélicos deben ser vividos por las tres formas de vida cristiana: Sacerdocio secular, que incluye Obispos y Papa. Vida consagrada en todas sus variedades. Laicos con todo el abanico de posibilidades en soltería y matrimonio.

Cada grupo según sus coordenadas vitales:

  1. La virginidad significa un corazón limpio y fiel a su forma de vida. Mirar a Jesús el modelo de una sensibilidad equilibrada al servicio del amor.
  2. La pobreza se tiene que vivir con libertad y de acuerdo con sus obligaciones. No son las mismas la de un capuchino que las de un padre de familia. No dejarse atrapar por el ídolo del dinero.”El amor al dinero es la raíz de todos los males.”(1Tim.6, 10)
  3. La obediencia exige tener un corazón capaz de escuchar-sobre todo a través de los Evangelios- para captar lo que Dios quiere de cada uno en cada etapa de su caminar.

Corazón que suplica

Madre mía, que guardabas en tu Corazón cada palabra, cada gesto de tu Hijo. Y que viviste la prueba de buscar a tu jovencito Jesús perdido en su primera Pascua, ayúdame, enséñame a ser perseverante en la búsqueda del rostro de Dios: ¡mi Padre, mi Abbá !!

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 4 comentarios

Comentarios

eleazar eleazar
el 4/10/16
¿Qué es lo que piden los bautizandos? El Bautismo, el nacimiento a una nueva vida. ¿Qué deseamos los cristianos? La verdadera vida. ¿Qué queremos? Alcanzar lo mejor abandonando nuestras muchas limitaciones que nos atan aún sin desearlo. Y cómo hacemos ese paso, para nosotros inalcanzable, lo hacemos siempre de la mano, llevados, de Dios. Nuestra Pascua es ir con Dios, nos libera Dios, como los liberó a su pueblo de Egipto, como los hace volver del exilio, como nos libera del pecado y nos hace hijos suyos. Y será Pascua estar con él.
Me gusta 0
manuel manuel
el 2/10/16
Encuentro mi Pascua, en la alegría por la celebración del cumplimiento en mi corazón en lo más sagrado : el amor esparcido por el Señor.
Me gusta 0
MIRIYANI RANGEL MIRIYANI RANGEL
el 1/10/16
UN AMEN POR ESTE MENSAJE QUE NOS LLENA DE LUZ PARA NUESTRO DIARIO CAMINAR. QUE JESUS Y MARIA DE NAZARET LO BENDIGAN HOY Y SPRE. ESE ESPIRITU DE FE
Me gusta 0
Martha Martha
el 1/10/16
Vivamos nuestra Pascua Cristiana por medio del
Bautismo y desde el Bautismo con una Vida Nueva
libre de pecados y sin permitir que las huellas que
queden de los mismos se apoderen de nuevo
de nuestros pensamientos,. Vivamos, aunque nos
cueste trabajo los tres consejos evangelicos, o sea,
la forma de vida que nos propuso Jesus, cada cual
dentro de su medio de vida ; dejo aparte las dos
que no me corresponde opinar pues ellos saben muy bien como Deben vivir o actuar : " En el Laicado "
VIRGINIDAD - No quiere decir celibato sino pure-
za de Corazon, amor, fidelidad, verdad, compren-
sion, Amistad.......
POBREZA : No significa dejar morir de hambre
la familia , llevarlos a la miseria , mendigar por las
calles, sino vivir decentemente, sin ostentacion ni
codicia, sin d ... » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.