icono estrella Nº de votos: 0

103. Profecía de la resistencia

Alfredo María Pérez Oliver, cmf -

Hay una resistencia muy profética.

Pero hay otras resistencias que no lo son. El Sínodo sobre la Vida consagrada que declaró su importancia: Es urgente un audaz testimonio profético por parte de las personas consagradas…Una especial fuerza persuasiva de la profecía deriva de la coherencia entre el anuncio y la vida.” (V.C. 85)

Para conocer con profundidad las Exhortaciones postsinodales, hay que estudiar  el Instrumento de trabajo que se ofrece a los sinodales. En éste, sobre los religiosos, el n´º 25  ilumina el tema: “Es necesario un gran discernimiento evangélico para buscar la voluntad del Señor en estos tiempos. Se han dejado obras apostólicas sin una deliberación madura, se han impuesto cambios con una atención  preponderante  a las estructuras más que al espíritu que debía informarlas. No es, pues, extraño que un cierto tradicionalismo no se haya abierto al diálogo y haya opuesto resistencia a los cambios, considerando sagrados e inmutables usos, formas y obras consolidadas en el tiempo.”

Me parece evidente que esas resistencias de “un cierto tradicionalismo” no son  proféticas.

Procuraré explicarme  con detalle. Hay resistencias pasivas y resistencia activas.

Desde el punto solamente humano.

Sería una resistencia pasiva la del boxeador acorralado y protegiéndose con sus guantes mientras espera con angustia que su entrenador tire la toalla.

Resistencia activa es la que con una magnífica actuación de Marlon Brando nos muestra  la película ¡”Viva Zapata”!(1952), dirigida por Elia Kazan. Prescindiendo de detalles y matices y acusaciones de ser símbolos para partidos, creo que “Zapata continúa siendo la emotiva experiencia poética de un peón analfabeto que sale de su pueblo humilde para liderar y dar esperanza a los campesinos humildes y sin tierra. El recuerdo de su caballo blanco, que nunca es capturado, nos ayuda a todos a conservar la esperanza de que el espíritu de la justicia aún continúa vivo en México y en resto del mundo.” (Dr. J.Luis López Zubero)

Y ya más actualísima, la resistencia activa a la que anima el P. F.Mª Rigoni, que lleva 30años acogiendo inmigrantes en la frontera de México. A la pregunta de un periodista:

- ¿Trump logrará evitar con su muro la entrada de inmigrantes a Estados Unidos?

- No. Tú ponle a un migrante un muro y se pondrá alas, excavará un túnel o se servirá de la propia corrupción de Estados Unidos para hacerse con papel falso. (Cf. XL Semanal, 12-18 –II 2017).

El Señor es mi fuerza.

La experiencia convence a muchos de  la limitada capacidad humana para resistir. El autor del salmo 117, lo sabía muy bien: “…Mejor es refugiarse en el Señor/ que fiarse de los hombres…Todos los pueblos me rodeaban…/ me rodeaban como avispas/ ardiendo como fuego en las zarzas,/ en el nombre del Señor los rechacé…Empujaban, empujaban para derribarme, / pero el Señor me ayudó;/ el Señor es mi fuerza y mi energía, Él es mi salvación…”

Un testimonio actualísimo puedo ofrecer. Es del nuevo P. General de los jesuitas, el venezolano A. Sosa y dirigido a los participantes en el encuentro que cuarenta especialistas han tenido del 6 al 10 de Febrero de este mismo año sobre presente u futuro de la teología iberoamericana inculturada:. La fe de la gente-escribe- de esta América Latina es puesta a prueba por la pobreza de millones de personas. Pero a pesar de todo es un pueblo que “sigue apoyado en su fe para seguir viviendo y caminando, y en la que encuentra vida y sustento  para superar los obstáculos”. (Cf. “Vida Nueva” 11-17 del 2017)

Sin duda que todas las formas de vida cristiana se sienten zarandeadas por esta sociedad líquida, rabiosamente militante, como avispas, para destruir toda presencia cristiana. No se libran los matrimonios cristianos, ni los curas, ni los consagrados, ni los Obispos, ni el Papa. ¿Cómo resistir activamente?

Judit o la Profecía de la resistencia

Toda la Sagrada escritura es útil para enseñar y fuente límpida y perenne de vida espiritual.(Cf. V.C. 94). Y el magisterio  con frecuencia nos advierte que la exégesis no será completa hasta que se aplique a las realidades que vivimos ahora. El libro de Judit puede entenderse como una prefiguración  de lo que las viejas cristiandades del primer mundo superdesarrollado deberían adoptar. Me limitaré (invito a leerlo todo entero) a señalar algunos rasgos más directamente referidos a nuestro profecía.

El asedio de Betulia. Holofernes conquista la fuente que abastece a la ciudad. Así comienza el asedio porque “les acosará la sed y entregarán la ciudad”. (Jd.7.12). Pronto no pueden calmar la sed. Las cisternas ya han sido vaciadas y todos: niños, adolescentes, mujeres, desfallecen. En consecuencia emerge un gran clamor que exige a Ozías  que entregue la ciudad: “porque es preferible ser esclavos que perder la vida y no ver con nuestros propios ojos como mueren nuestros pequeños, ni como expiran nuestras mujeres.” Ozías pide cinco días en los cuales espera que se muestre la misericordia del Señor. Si pasan esos cinco días, haré lo que habéis dicho.(Jd. 7.27)

La respuesta inesperada.  Judit se entera y decide intervenir. Las palabras que dirige a los ancianos son una síntesis de la teología que atraviesa en diagonal todo el Antiguo Testamento. Las guerras en la Biblia manifiestan la desproporción de fuerzas y subyace la teología de la Gracia que repite que las victorias se deben más que a los efectivos humanos, a la acción de Dios., recuérdese la victoria de Gedeón frente a los madianitas( Jue.79), la de David frente a Goliat (1Sam.17). San Pablo lo vivirá en su carne:”Cuando me siento débil, es cuando soy fuerte” (2 Cor.9-10).

Judit rostro en tierra y cubierta de ceniza eleva su oración: “No está en el número tu fuerza, ni tu poder en los valientes, sino que eres el Dios de los humildes, el defensor de los pequeños, apoyo de los débiles, refugio de los desvalidos, salvador de los desesperados.”(Jd.9.11)

Actúa con total confianza en Dios, pero también jugándose el tipo, y muestra una resistencia activa y con extraordinaria astucia  consigue “abatir la soberbia por mano de una mujer” (Jd.9.10)

El pueblo entero la recibe con pletórico entusiasta y proclama su alabanza con palabras que con gran acierto la Iglesia aplica a la Virgen Madre, la verdadera vencedora en las batallas: “Tú eres la gloria de Jerusalén. Tú el orgullo de Israel. Tú el honor de nuestra  raza.”

Aviso a navegantes

El Papa Francisco advierte  con más detalle, el peligro de una resistencia pasiva, que él llama “actitud de supervivencia”: “nos vuelve reaccionarios, miedosos, nos va encerrando lentamente en nuestras casas y  en nuestros esquemas. Nos proyecta hacia atrás que, lejos de despertar la creatividad profética de los fundadores, busca atajos para evadir los desafíos que hoy golpean nuestras puertas”(2-II-2017)

Respuesta creativa.

En el año 1956  se celebró en Madrid el “Congreso de Perfección y apostolado.” Soy testigo directo y puedo asegurar que ocurrió así.

Pululaban ya algunas teorías de curas “progres” que anunciaban la desaparición de la Vida Consagrada, que – decían- había hecho un gran servicio, pero que había llegado la hora de pasar a la historia. Así lo puso de manifiesto uno de los congresistas. Interpeló a la Presidencia, pidiendo explicaciones por la aprobación de nuevas congregaciones religiosas, en un momento en que la realidad eclesial caminaba por otros derroteros. El Cardenal V. Valeri, Prefecto del Dicasterio, indicó con un gesto al P. Larraona cmf, entonces Secretario de la Congregación interpelada, que respondiese.

Y lo hizo escuetamente, con aplomo, sencillez y su tonillo romano.”Seguimos aprobando nuevas Congregaciones porque no podemos con el Espíritu Santo.

Aquí está la clave. La iglesia gracias al Espíritu Santo desafía al desgaste del tiempo y a los ataques furibundos de las tinieblas.

Debo acabar.  La Resistencia activa se funda en  esa confianza total en el Espíritu de Jesús. Y no se encierra, sino que abre las puertas  y sale a enfrentarse  en el campo del enemigo. Jugándose el tipo y con astucia, como Judit. No cortando cabezas de las personas, pero si cortando las de sus falaces argumentos.

Así  lo deben hacer las familias cristianas, los sacerdotes, los consagrados. “Te basta mi gracia…Cuando me siento débil es cuando soy fuerte.”(2Cor. 12, 9-10).

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 2 comentarios

Comentarios

Nancy Alvarez q Nancy Alvarez q
el 6/3/17
Es muy intenso y provechoso el mensaje, nos urge actuar y no olvidarnos nunca de que nuestra fuerza radica en el Espíritu Santo.
Me gusta 0
Martha Martha
el 3/3/17
Cuantas verdades sacamos en conclusion cada vez
que leemos un cantaro mas del Pozo de Jacob; hoy
estoy mas que convencida al reflexionar sobre las
resistencias en los humanos. No conocia ese aspecto
en que las definimos como activas y pasivas, en rea-
lidad deje la lectura del cantaro 103 para buscar en
la Biblia la historia de Judit y estar mas documenta-
da con su Resistencia activa, en el encontre una en-
senanza simbolica e imaginaria de un pueblo asedia-
do por potencias extranjeras y a punto de rendirse
sale a la luz la idea de Judit que pone de manifiesto
la ayuda de Dios por medio de la astucia valiente y
decidida y por la confianza siempre fiel al Senor sal-
vo a su pueblo. Como este relato existen muchas
personas reales que mantienen una Resistencia ac-
tiva contr ... » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.