Artículos en En el exilio

Como cristianos, creemos que llevamos la imagen de Dios en nosotros y esta es nuestra más profunda realidad. Hemos sido creados a imagen de Dios. Pero concebimos esta imagen de una forma demasiado ingenua, romantica y piadosa. Imaginamos que en algún lugar dentro de nosotros hay un bello icono de Dios estampado en nuestras almas. Puede ser, pero Dios, tal y como afirma la Escritura, es más que un icono. Dios es fuego -libre, infinito, inefable, incontenible.
(Ron Rolheiser, OMI)

Las Raíces del Perdón

Las Raíces del Perdón

por: Ron Rolheiser (Traduccion Carmelo Astíz, cmf) en En el exilio el

En una de sus primeras novelas, James Carroll ofrece esta conmovedora escena: Un joven está en la sala de partos observando cómo su esposa da a luz a su bebé. Es un parto difícil y ella está en peligro de muerte.

Amar a Nuestros Enemigos

Amar a Nuestros Enemigos

por: Ron Rolheiser (Traduccion Carmelo Astíz, cmf) en En el exilio el

Es difícil lograrlo; pero, al fin, es el reto definitivo, a saber, el reto de no odiar a los que se oponen a nosotros, no odiar a nuestros enemigos, seguir mostrando corazón amable y dispuesto al perdón...

Apologética contemporánea

Apologética contemporánea

por: Ron Rolheiser (Trad. Carmelo Astiz) en En el exilio el

Un buen apologeta tiene que convertir el pensamiento profundo en accesible, aunque sin empobrecerlo. Tiene que hacer simples las cosas sin ser simplista.

Atormentando al gato (esclavos de la adicción)

Atormentando al gato (esclavos de la adicción)

por: Ron Rolheiser en En el exilio el

Vivimos bajo constante presión, de fuera y de dentro, para ver y codiciar más, consumir más, comprar más y empaparnos más de la vida mundana. La presión para aumentar la dosis es constante e implacable. Pero aquí es precisamente donde se nos exige un ascetismo deliberado y reflexivo, tenaz e irrevocable.

El Ascetismo de la presión y del deber

El Ascetismo de la presión y del deber

por: Ron Rolheiser en En el exilio el

Jesús fue una vez al desierto, durante cuarenta días y cuarenta noches, sin llevar comida y alimentación, ayunó. Se sometió voluntariamente a un ascetismo concebido como una ayuda que le impulsara a lograr un nivel más profundo de comprensión, amor y madurez.

Niños bajo nuestro cuidado

Niños bajo nuestro cuidado

por: Ron Rolheiser en En el exilio el

Los hijos nunca son realmente tuyos, independientemente de que seas su madre natural, o su madre adoptiva o su maestra. Ellos tienen sus propias vidas, vidas que tú no posees en propiedad.

Mandamientos para Granjearse Amigos

Mandamientos para Granjearse Amigos

por: Roon Rolheiser en En el exilio el

Hace más de dos mil quinientos años, Moisés nos dio los Diez Mandamientos. Desde entonces los siglos no han podido ofrecernos, a pesar del movimiento cultural de la Ilustración, ni una sola razón para dudar de la validez e importancia de cualquiera de esos preceptos.

No Hay Sitio en la Posada

No Hay Sitio en la Posada

por: Ron Rolheiser en En el exilio el

En la historia de Navidad, hemos vilipendiado y satanizado al dueño de la posada, que rechazó a María y a José, sin dejarles otra opción que cobijarse en un establo y la lección que sacábamos de esto era la necesidad de una mayor hospitalidad en nuestra vida.

El Anhelo, el Deseo y el Rostro de Dios

El Anhelo, el Deseo y el Rostro de Dios

por: Ron Rolheiser en En el exilio el

Somos seres humanos, no ángeles, y la naturaleza y el instinto conspiran para que fijemos nuestra mirada y nuestro deseo en esta tierra. Lo que nuestros corazones anhelan intensamente son de hecho las personas y cosas de este mundo.

Alumbramiento Virgen

Alumbramiento Virgen

por: Ron Rolheiser (Traductor Carmelo Astiz) en En el exilio el

  ¿Por qué preservar el seno de una virgen para el nacimiento del Mesías? ¿Por qué esa obsesión con la pureza en la tradición cristiana?