Artículos en En el exilio

Como cristianos, creemos que llevamos la imagen de Dios en nosotros y esta es nuestra más profunda realidad. Hemos sido creados a imagen de Dios. Pero concebimos esta imagen de una forma demasiado ingenua, romantica y piadosa. Imaginamos que en algún lugar dentro de nosotros hay un bello icono de Dios estampado en nuestras almas. Puede ser, pero Dios, tal y como afirma la Escritura, es más que un icono. Dios es fuego -libre, infinito, inefable, incontenible.
(Ron Rolheiser, OMI)

Una Invitación al Interior de la Navidad

Una Invitación al Interior de la Navidad

por: Ron Rolheiser (traducción Carmelo Astiz, cmf) en En el exilio el

Nos peleamos demasiado sobre el tema de Navidad, discutiendo sobre su significado.Para algunos, Navidad es algo para niños. Para otros, Navidad es todo lo contrario: Insistimos más bien en que la Navidad es una fiesta para adultos...

Despertando al Cristo-Niño

Despertando al Cristo-Niño

por: Ron Rolheiser (Trad. Carmelo Astiz) en En el exilio el

En la encarnación, en Navidad, Dios no entra en el mundo como un super-héroe que llega desplegando un gran poder y que erradica todos los males, de modo que lo único que tenemos que hacer es mirar, observar, gozar del espectáculo y quedarnos satisfechos ya que el mal llevó su merecido.

Oración – Buscando Orientación por Parte de Dios

Oración – Buscando Orientación por Parte de Dios

por: Ron Eolheiser (Traducción Carmelo Astiz, cmf) en En el exilio el

 Todos nosotros, en diferentes momentos de nuestra vida, nos encontramos solos, perdidos, perplejos, y tentados de despistarnos por un camino que no nos conducirá a la vida. En tales momentos necesitamos acercarnos a Dios con una oración decididamente honesta, franca y humilde.

Orando para no desfallecer

Orando para no desfallecer

por: Ron Rolheiser (Traducción Carmelo Astiz) en En el exilio el

Una de las razones por las que necesitamos orar es para no desalentarnos, para no desfallecer. A todos nosotros nos ocurre esto, a veces. Nos desalentamos siempre que la frustración, el cansancio, el miedo y la impotencia ante las humillaciones de la vida conspiran juntas para paralizar nuestras energías, reducen nuestra resistencia, drenan nuestro valor y nos llevan a sentirnos débiles inmersos en la depresión.

Oración: buscando profundidad

Oración: buscando profundidad

por: Ron Rolheiser (Traducción Carmelo Astiz) en En el exilio el

En nuestros momentos de mayor reflexión sentimos la importancia de la oración; sin embargo, tenemos que luchar para orar. No nos resulta nada fácil una oración sostenida y profunda. ¿Por qué?

Empatía hacia el Mundo

Empatía hacia el Mundo

por: Ron Rolheiser (traducción Carmelo Astiz, cmf) en En el exilio el

Hay una historia, más leyenda quizás que hecho real, sobre un alcalde de una gran ciudad americana, al final de los 60. No era tiempo precisamente afortunado para su ciudad: Enfrentaba bancarrota financiera, los índices de criminalidad escalaban en espiral, su sistema de transporte público ya no era seguro por la noche...

La Soledad, su Agonía Final en la Muerte

La Soledad, su Agonía Final en la Muerte

por: Ron Rolheiser (Traducción Carmelo Astiz, cmf) en En el exilio el
Cuando tenía yo 22 años, seminarista todavía, tuve el privilegio de tener una experiencia excepcional de desierto. Estuve yo en el hospital durante varias semanas, sentado con mis hermanos en una habitación de cuidado paliativo, viendo a mi padre morir.
Amor, Fe y Ritual

Amor, Fe y Ritual

por: Ron Rolheiser (Traducción Carmelo Astiz, cmf) en En el exilio el

No es fácil mantener vivo el amor, al menos con constante fervor emocional. Malentendidos, irritaciones, cansancio, celos, heridas, diferencias temperamentales, falta de aprecio de lo que se tiene, y el simple aburrimiento, minan invariablemente nuestros márgenes emocionales y afectivos y, pronto, el fervor da paso a la rutina, la ranura se convierte en surco y el amor parece que desaparece.

La muerte y la comunión de los santos

La muerte y la comunión de los santos

por: Ron Rolheiser (Traducción Carmelo Astiz, cmf) en En el exilio el

Cuando éramos niños, como parte de nuestra oración en familia, teníamos la costumbre de orar parar tener una muerte feliz. Yo me lo imaginaba de la siguiente manera: Morías acunado en los brazos tiernos de la familia, de los amigos y de la iglesia, en plena paz con Dios y con todos los que te rodean.

Dios y Sexo

Dios y Sexo

por: Ron Rolheiser (Traducción Carmelo Astiz, cmf) en En el exilio el

La gente de nuestro mundo de hoy piensa que comprende el sexo. Pero no es así. Además, comienza ya a no hacer caso, e incluso a desdeñar, el modo cómo el cristianismo entiende la sexualidad.

 Un Retrato de Dorian Gray y de Nuestra Cultura

Un Retrato de Dorian Gray y de Nuestra Cultura

por: Ron Rolheiser (Tradujo Carmelo Astiz, cmf) en En el exilio el

¡Un nuevo Hedonismo, eso es lo que nuestro siglo quiere! Oscar Wilde profetizó esto hace más de un siglo y, según parece, es ahí precisamente hacia donde hemos evolucionado en nuestro mundo occidental.

La Hermosura y la Alegría de un Número Perfecto

La Hermosura y la Alegría de un Número Perfecto

por: Ron Rolheiser (Traducción Carmelo Astiz, cmf) en En el exilio el

Hoy en día no atribuimos mucho simbolismo a los números. Se mantienen todavía algunos pocos vestigios (la mayoría supersticiosos) de otros tiempos, tales como considerar el número siete como fuente de fortuna y el trece como fuente de desdicha. Para la mayoría de la gente, para nosotros, los números son arbitrarios.

Con Eso Basta. Ese Es un Credo Suficiente

Con Eso Basta. Ese Es un Credo Suficiente

por: Ron Rolheiser (Tradujo Carmelo Astiz) en En el exilio el

Hace unos años, un amigo mío hizo a su novia una propuesta de matrimonio, muy diferente del estilo de Hollywood: Este amigo tenía entonces unos cuarenta y tantos años y había sufrido un buen número de desengaños decepcionantes, algunos de los cuales, según él mismo reconocía, eran culpa suya...

Algunos Mini-credos Personales

Algunos Mini-credos Personales

por: Ron Rolheiser (Tradujo Carmelo Astiz, cmf) en En el exilio el

Los católicos estamos bastante familiarizados con los Credos, tanto el del Concilio de Nicea como el de los Apóstoles, los dos grandes compendios que sostienen y fijan nuestra fe. Sin ellos, con el tiempo vamos a la deriva, nos desviamos del camino y nos perdemos. Los credos nos asientan y nos mantienen firmemente anclados.

Cristo como Realidad Cósmica

Cristo como Realidad Cósmica

por: Ron Rolheiser (Traducido por Carmelo Astiz, cmf) en En el exilio el
Le preguntaron una vez a Teilhard de Chardin, en uno de los diálogos que mantuvo con la Congregación para la Doctrina de la Fe en Roma: “¿Qué intentas hacer?” Él respondió algo así: Estoy tratando de escribir una Cristología suficientemente amplia que incluya al Cristo total, porque Cristo no es solamente un salvador divino enviado a salvar a la gente; Cristo es también una estructura dentro del universo físico, un camino de salvación para la tierra misma.
Nos alimentamos del Fuego Sagrado de la Vida

Nos alimentamos del Fuego Sagrado de la Vida

por: Ron Rolheiser (Tradujo Carmelo Astiz) en En el exilio el

“Observa a los sabios y a los perversos, que se alimentan del fuego sagrado de la vida”. Ésa es la letra de una canción de Gordon Lightfoot, que trata de interpretar la lucha que se desarrolla en el corazón del héroe mítico de Cervantes, Don Quijote. La bondad le aparta del mundo, mientras comprende que la maldad procede de la misma fuente.