Artículos en El pozo de Jacob

89. Estar en las cosas del Padre

89. Estar en las cosas del Padre

por: Alfredo María Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

A los que llegan con su botijo a llenarlo con agua del pozo de Jacob, les recuerdo que estamos explicando la alegoría de la Fragua que imaginó el joven Claret para encauzar su conversión de joven cristiano disipado y atrapado por la afición a la industria textil. Lo ha decidido radicalmente. Deja todo para conseguir esa perla preciosa.

88. Custodiados

88. Custodiados

por: Alfredo M. Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

El Papa Benedicto ha encontrado cuatro consignas en la primera carta de San Pedro,  Las tres primeras han llenado unos cuantos cantarillos. Ya sólo queda la cuarta que completa la vivencia consciente de nuestro ser de hijos.

87. Nada menos que herederos

87. Nada menos que herederos

por: Alfredo Maria Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

Vuelvo a tomar el hilo y recuerdo que estoy llenando cantarillos con las cuatro consignas que Benedicto XVI  encuentra en la primera carta de Pedro. Somos hijos al ser incorporados al Cuerpo de Cristo. Al injertarnos en Él somos hijos y herederos.

86. Testigos de la presencia el Resucitado

86. Testigos de la presencia el Resucitado

por: Alfredo María Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

Los primeros testigos de la presencia de Jesús resucitado están ahí con la fuerza del encuentro. Hay que dejar aparte la primera presencia, tan íntima, tan inabarcable con María la Madre. Ella no se asoma al brocal pidiendo dar su testimonio, lo guarda todo en su Corazón. Así que voy a recordar la primera que presentan los Evangelios: María Magdalena.

85. Amor que tumba

85. Amor que tumba

por: Alfredo Mª Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

 El cantarillo anterior nos dejó un gran sabor espiritual al afirmar que la unión con Cristo es algo presente y actual. Afirmación tan extraordinaria calará el alma de gozo con una prueba exegética. El pasaje más antiguo de la fe cristiana en la Resurrección, lo encontramos en la primera carta a los Corintios: Os transmití en primer lugar, lo que a mi vez yo recibí: que Cristo murió por nuestros pecado, según las Escrituras, que fue sepultado y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y que se apareció a Pedro y luego a los doce…(15,3-7).

83. El hierro rusiente

83. El hierro rusiente

por: Alfredo María Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

En este cantarillo creo oportuno presentar como paradigma de la esencia del núcleo “Patris mei”, la experiencia de Claret. Al fin y al cabo, él inventó la alegoría y la vivió modélicamente. Este núcleo expresa la relación de Claret con Dios Padre. Creía que el rescoldo podría reanimarse

82. Más ideas previas

82. Más ideas previas

por: Alfredo María Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

Sin conversión personal no será posible la conversión pastoral. Sin embargo creo conveniente aclarar que tipo de conversión, cual es el Dios busca el discípulo. Esa búsqueda y ese encuentro influirán en el modelo de conversión que necesita hoy la Iglesia.

81. Ideas Previas.

81. Ideas Previas.

por: Alfredo María Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

Se le ha clavado la saeta al  joven Claret, tan en el hondón del alma, que sin dilación  rompe todas las ataduras que le tenían apegado a sus planes. Y siguió la voz poderosa que le llamaba: “¡Sal de tus apoyos humanos!, pero ¿hacia donde?

80. La era de la verdad

80. La era de la verdad

por: Alfredo Mª Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

Cuando era joven me hizo mella una frase que encontré por ahí volando y vino a posarse en mi alma “ “Una vida en plenitud o una vida frustrada depende de dos o tres “sí” o dos tres “ no” que se pronuncian cuando se tienen dieciocho o veinte años.

79. Configuración conseguida

79. Configuración conseguida

por: Alfredo Mª. Pérez Oliver en El pozo de Jacob el

 En el cantarillo anterior hemos dejado al joven Claret metido en la Fragua ardiente, por voluntad suya, porque quería dar una nueva forma a su vida ¿Qué forma? Él mismo nos lo va a descubrir al comentar los estímulos que le impulsaban a gastarse y desgastarse en la Evangelización. 

78. Carisma Compartido

78. Carisma Compartido

por: Alfredo Mª Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

El primer paso en un documento magisterial lo dio con firmeza de alpinista Juan Pablo II en la Exhortación Pastoral “Vita Consecrata”: “Una manifestación significativa de participación laical en la riqueza de la vida consagrada es la adhesión de fieles laicos a los varios Institutos bajo la fórmula de los llamados miembros asociados o, según las exigencias de algunos ambientes culturales, de  personas que comparten, durante un cierto tiempo, la vida comunitaria y la particular entrega a la contemplación o al apostolado del Instituto…(V.C. 56)

77. Como sin fuego la fragua

77. Como sin fuego la fragua

por: Alfredo María Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

Llenados ya los cantarillos con los requisitos exagerados para trabajar en la Empresa Constructora del Reino de Dios, me apoyo en el brocal del pozo de Jacob para ver si llega alguna vena de agua para el cantarillo 77.

76. El último requisito: exagerados en la Misericordia.

76. El último requisito: exagerados en la Misericordia.

por: Alfredo Mª Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

Entusiasmados con la amistad con su Jefe, los trabajadores del Reino, no piensan en otra cosa sino en que su amistad los transfigure, los configure, los haga exclamar llenos de asombro. ¿Pero que me pasa? “Vivo yo, ya no yo. Es Cristo quien vive en mi”. Fijos os ojos en Jesús, descubren que “quien lo ve a Él ve al Padre (Cfr Jn 14,9). Jesús de Nazaret con su palabra, con sus gestos y con toda su persona revela la misericordia del Padre. (Bula de convocación del Jubileo de la Misericordia.)

75. Exagerados en la amistad con el jefe.

75. Exagerados en la amistad con el jefe.

por: Alfredo Mª Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

Resulta que la Empresa Constructora del Reino de Dios, puesta en marcha por Jesús de Nazaret, no es una S.A. (que algunos leen “Sin Alma”). Se explica porque no pocas de estas sociedades anónimas entran en la denuncia que el Papa Francisco hace en su Exhortación Apostólica.

74. Exagerados en la esperanza

74. Exagerados en la esperanza

por: Alfredo Mª Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

La Empresa constructora del Reino, veo que está siendo muy exigente al hacer el “casting” de selección de los candidatos. Tienen que estar amasados con una pasta especial. No admite a cualquiera. Pero advierto que no pide que los candidatos tengan ya en propiedad los requisitos.

73. Exagerados en el amor

73. Exagerados en el amor

por: Alfredo María Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

Me asomo al brocal del pozo de Jacob por si queda aún algún requisito necesario para apuntarse a la empresa Constructora del Reino de Dios.
Y emerge un fuerte borbollar. ¡Claro que quedan! Y aquí estamos para llenar un nuevo cantarillo.

72. No le des la vuelta al monte

72. No le des la vuelta al monte

por: Alfredo Mª Pérez Oliver en El pozo de Jacob el

Comienzo a llenar este 72 cantarillo, el día 9 de Diciembre, festividad del Santo indio Juan Diego, que corría a la misión franciscana para avisar que su tío Juan Bernardino está muy enfermo y deseba confesarse. Antes ha gozado de la ternura de la Virgen que le llama: “Juanito, Juan Dieguito”, y leencarga un mensaje para el Obispo.

71. ¡Sé egoísta!

71. ¡Sé egoísta!

por: Alfredo María Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

Seguro que por lo menos cuatro o cinco amigos se habrán asombrado al leer el título que lleva pegado este cantarillo. Pero me atrevo a decir que es un consejo del mismo Jesucristo. ¿No recomendó cumplir el mandato: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”?

70. Exagerar la fe en comunidad.

70. Exagerar la fe en comunidad.

por: Alfredo María Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

Normalmente la fe se recibe de la Comunidad y se vive en Comunidad. La tentación de ser cristianos “por libre” y a su aire es ya antigua. Es más o menos conocido el caso  del docto Victorino que San Agustín narra en el capítulo VIII de sus “Confesiones”. Iluminado por las Escrituras le decía confidencialmente a su amigo Simpliciano: ¿Sabes que soy cristiano? Y éste respondía. No lo creeré hasta que no te vea en la Iglesia. Victorino temía las chanzas de intelectuales paganos y argumentaba que las paredes no hacen cristianos. Pero al final dice San Agustín “hizo la profesión de fe con gran entereza.”

69. Exagerados por el Reino de Dios

69. Exagerados por el Reino de Dios

por: Alfredo María Pérez Oliver, cmf en El pozo de Jacob el

Voy a llenar este cantarillo, fijos los ojos en Jesús. Nos empuja a ello la alegría de saberlo vivo. El mensaje de la resurrección revela algo tan nuevo que desconcierta. A pesar de las apariencias, este Jesús condenado, azotado y crucificado tenía razón:”Vosotros le matasteis clavándole en la Cruz…Dios le resucitó.” (Hech. 2. 23-24 A partir de ese acontecimiento su mensaje, su amor y su lucha por el Reino se hacen contagiosos.