Artículos en Buenafuente del Sistal

IV Jueves de Cuaresma: La intercesión

IV Jueves de Cuaresma: La intercesión

por: Ángel Moreno en Buenafuente del Sistal el

“Recorramos todas las generaciones y aprenderemos cómo el Señor, de generación en generación, concedió un tiempo de penitencia a los que deseaban convertirse a él. Jonás anunció a los ninivitas la destrucción de su ciudad, y ellos, arrepentidos de sus pecados, pidieron perdón a Dios y, a fuerza de súplicas, alcanzaron la indulgencia, a pesar de no ser del pueblo elegido” (San Clemente Romano).

IV Miércoles de Cuaresma: La oración

IV Miércoles de Cuaresma: La oración

por: Angel Moreno en Buenafuente del Sistal el

 La oración es la luz del alma, el verdadero conocimiento de Dios, la mediadora entre Dios y los hombres. Hace que el alma se eleve hasta el cielo, que abrace a Dios con inefables abrazos apeteciendo, igual que el niño que llora y llama a su madre, la divina leche: expone sus propios deseos y recibe dones mejores que toda la naturaleza visible” (San Juan Crisóstomo).

IV Martes de Cuaresma: Levántate

IV Martes de Cuaresma: Levántate

por: Ángel Moreno en Buenafuente del Sistal el

“A ti te mando: despierta tú que duermes, pues no te creé para que permanezcas cautivo en el abismo; levántate de entre los muertos, pues yo soy la vida de los muertos. Levántate, obra de mis manos; levántate, imagen mía, creado a mi semejanza. Levántate, salgamos de aquí, porque tú en mí, y yo en ti, formamos una sola e indivisible persona” (Homilía del Gran Sábado, Anónimo).

IV Lunes de Cuaresma

IV Lunes de Cuaresma

por: Angel Moreno en Buenafuente del Sistal el

 “Por ello añadió aún que había venido a buscar a la oveja que se había perdido, y que, precisamente, había sido enviado a las ovejas que habían perecido de la casa de Israel. Y, aunque no con tanta claridad, dio a entender lo mismo con la parábola de la dracma perdida: que había venido para recuperar la imagen empañada con la fealdad de los vicios. Y acaba: Os digo que habrá alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta” (San Máximo el Confesor).

IV Domingo de Cuaresma

IV Domingo de Cuaresma

por: Angel Moreno en Buenafuente del Sistal el

Quienes anunciaron la verdad y fueron ministros de la gracia divina; cuantos desde el comienzo hasta nosotros trataron de explicar en sus respectivos tiempos la voluntad salvífica de Dios hacia nosotros, dicen que nada hay tan querido ni tan estimado de Dios como el que los hombres, con una verdadera penitencia, se conviertan a él. (…)

III Sábado de Cuaresma

III Sábado de Cuaresma

por: Angel Moreno en Buenafuente del Sistal el

“Y como, desde antiguo, la condición humana esperaba ser sanada de sus heridas y purificada de sus pecados, el que era Unigénito Hijo de Dios quiso hacerse también hijo de hombre, para que no le faltara ni la realidad de la naturaleza humana, ni la plenitud de la naturaleza divina. Nuestro es lo que por tres días yació exánime en el sepulcro, y al tercer día resucitó…” (San León Magno)

III Viernes de Cuaresma

III Viernes de Cuaresma

por: Ángel Moreno en Buenafuente del Sistal el

“Cree la Iglesia que Cristo, muerto y resucitado por todos, da al hombre su luz y su fuerza por el Espíritu Santo, a fin de que pueda responder a su máxima vocación, y que no ha sido dado bajo el cielo a la humanidad otro nombre en el que haya de encontrar la salvación” (Vaticano II, GS 10).

III Jueves de Cuaresma

III Jueves de Cuaresma

por: Ángel Moreno en Buenafuente del Sistal el

Venid a mí, todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os aliviaré. ¿Y cómo acogió a los que escucharon su voz? Les concedió un pronto perdón de sus pecados, y los liberó en un instante de sus ansiedades: la Palabra los hizo santos, el Espíritu los confirmó, el hombre viejo quedó sepultado en el agua, el nuevo hombre surgió y floreció la gracia. ¿Y qué ocurrió a continuación? El que había sido enemigo, se convirtió en amigo; el extraño resultó ser hijo; el profano, sagrado y piadoso” (San Asterio Amaseno).

III Miércoles de Cuaresma: La ley del Señor

III Miércoles de Cuaresma: La ley del Señor

por: Ángel Moreno en Buenafuente del Sistal el

“Pues, para nosotros, el temor de Dios reside todo él en el amor, y su contenido es el ejercicio de la perfecta caridad: obedecer a sus consejos, atenerse a sus mandatos y confiar en sus promesas. Oigamos, pues, a la Escritura que dice: Ahora, Israel, ¿qué es lo que te exige el Señor, tu Dios? Que temas al Señor, tu Dios, que sigas sus caminos y lo ames, que guardes sus preceptos con todo el corazón y con toda el alma, para tu bien.” (San Hilario)

III Lunes de Cuaresma: Aviso

III Lunes de Cuaresma: Aviso

por: Ángel Moreno en Buenafuente del Sistal el

 “Así caen por tierra toda altivez y orgullo. El único motivo que te queda para gloriarte, oh hombre, y el único motivo de esperanza consiste en hacer morir todo lo tuyo y buscar la vida futura en Cristo; de esta vida poseemos ya las primicias, es algo ya incoado en nosotros, puesto que vivimos en la gracia y en el don de Dios” (San Basilio Magno).

II Viernes de Cuaresma: revestidos

II Viernes de Cuaresma: revestidos

por: Angel Moreno en Buenafuente del Sistal el

“Así es como nosotros deberíamos prosternarnos a los pies de Cristo, no poniendo bajo sus pies nuestras túnicas o unas ramas inertes, que muy pronto perderían su verdor, su fruto y su aspecto agradable, sino revistiéndonos de su gracia, es decir, de él mismo, pues los que os habéis incorporado a Cristo por el bautismo os habéis revestido de Cristo. Así debemos ponernos a sus pies, como si fuéramos unas túnicas” (san Andrés de Creta).

II Jueves de Cuaresma: La Alianza

II Jueves de Cuaresma: La Alianza

por: Ángel Moreno en Buenafuente del Sistal el

La ley y la alianza fueron transformadas totalmente. Dios cambió el primer pacto, hecho con Adán, e impuso otro a Noé; luego concertó otro también con Abrahán, que cambió para darle uno nuevo a Moisés” (Afraates).

II Miércoles de Cuaresma: Entrega

II Miércoles de Cuaresma: Entrega

por: Ángel Moreno en Buenafuente del Sistal el

 “Por ti, yo, tu Dios, me he hecho tu hijo; por ti yo, tu Señor, me he revestido de tu condición servil; por ti, yo, que estoy sobre los cielos, he venido a la tierra y he bajado al abismo; por ti me he hecho hombre, semejante a un inválido que tiene su cama entre los muertos; por ti, que fuiste expulsado del huerto, he sido entregado a los judíos en el huerto, y en el huerto he sido crucificado” (Texto anónimo, sobre el grande y santo sábado).

II Martes de Cuaresma: El camino recto

II Martes de Cuaresma: El camino recto

por: Ángel Moreno en Buenafuente del Sistal el

“No se te dice: «Trabaja por dar con el camino, para que llegues a la verdad y a la vida»; no se te ordena esto. Perezoso ¡levántate! El mismo camino viene hacia ti y te despierta del sueño en que estabas dormido; si es que en verdad estás despierto: levántate, pues, y anda. A lo mejor estás intentando andar y no puedes porque te duelen los pies.

II Lunes de Cuaresma: La compasión

II Lunes de Cuaresma: La compasión

por: Ángel Moreno en Buenafuente del Sistal el

“Puesto que el Señor de todas las cosas lo que quiere es misericordia y no sacrificio, y la compasión supera en valor a todos los rebaños imaginables, presentémosle ésta mediante la solicitud para con los pobres y humillados, de modo que, cuando nos vayamos de aquí, nos reciban en los eternos tabernáculos” (San Gregorio Nacianceno)

I Sábado de Cuaresma: Reconciliación

I Sábado de Cuaresma: Reconciliación

por: Ángel Moreno en Buenafuente del Sistal el

 “Él es quien en sí mismo poseía todo lo que era necesario para que se efectuara nuestra redención, es decir, él mismo fue el sacerdote y el sacrificio; él mismo, Dios y el templo: el sacerdote por cuyo medio nos reconciliamos, el sacrificio que nos reconcilia, el templo en el que nos reconciliamos, el Dios con quien nos hemos reconciliado” (San Fulgencio de Ruspe).

I Viernes de Cuaresma: El Perdón

I Viernes de Cuaresma: El Perdón

por: Ángel Moreno en Buenafuente del Sistal el

“Pero cuando se avecinan estos días, consagrados más especialmente a los misterios de la redención de la humanidad, estos días que preceden a la fiesta pascual, se nos exige con más urgencia una preparación y una purificación del espíritu. Porque es propio de la festividad pascual que toda la Iglesia goce del perdón de los pecados, no sólo aquellos que nacen en el sagrado bautismo, sino también aquellos que desde hace tiempo se cuentan ya en el número de los hijos adoptivos” (San León Magno)

I Jueves de Cuaresma: La oración

I Jueves de Cuaresma: La oración

por: Ángel Moreno en Buenafuente del Sistal el

La oración perdona los delitos, aparta las tentaciones, extingue las persecuciones, consuela a los pusilánimes, recrea a los magnánimos, conduce a los peregrinos, mitiga las tormentas, aturde a los ladrones, alimenta a los pobres, rige a los ricos, levanta a los caídos, sostiene a los que van a caer, apoya a los que están en pie” (Tertuliano).

I Miércoles de Cuaresma: Revestidos de misericordia

I Miércoles de Cuaresma: Revestidos de misericordia

por: Ángel Moreno en Buenafuente del Sistal el

“Recorramos todas las generaciones y aprenderemos cómo el Señor, de generación en generación, concedió un tiempo de penitencia a los que deseaban convertirse a él. Jonás anunció a los ninivitas la destrucción de su ciudad, y ellos, arrepentidos de sus pecados, pidieron perdón a Dios y, a fuerza de súplicas, alcanzaron la indulgencia, a pesar de no ser del pueblo elegido” (San Clemente Romano).