Artículos en Buenafuente del Sistal

Meditación desde Buenafuente para el Decimoctavo Domingo del Tiempo Ordinario (04/08/2013)

Meditación desde Buenafuente para el Decimoctavo Domingo del Tiempo Ordinario (04/08/2013)

por: Angel Moreno en Buenafuente del Sistal el

En una coincidencia manifiesta, los textos bíblicos de este domingo nos colocan frente a una de las realidades más existenciales, la temporalidad, frente a nuestra identidad de peregrinos, de caminantes que van de paso. Lo hemos vivido con dolor hace unos días, como efecto del accidente ferroviario en Santiago de Compostela.

Meditación desde Buenafuente para el Domingo IV de Pascua (21-Abril-2013)

Meditación desde Buenafuente para el Domingo IV de Pascua (21-Abril-2013)

por: Angel Moreno en Buenafuente del Sistal el

Señor, es difícil en nuestra cultura urbana comprender la ternura que significa tu declaración, en la que te presentas como el pastor amigo, no a la manera del asalariado, que se conforma con cumplir su contrato, sino como el que conoce y ama a sus ovejas, y a cada una la llama por su nombre, sin compararla con las demás, porque para ti cada una es única.

Encarnación del Señor

Encarnación del Señor

por: Angel Moreno en Buenafuente del Sistal el

¿Qué señal le pides a Dios? ¿Qué señales te da Dios? “Tú no quieres sacrificios ni ofrendas, y, en cambio, me abriste el oído; no pides sacrificio expiatorio, entonces yo digo: «Aquí estoy.» (Sal 39)

Mensaje de Pascua

Mensaje de Pascua

por: Angel Moreno en Buenafuente del Sistal el

Jesús resucitado no se impone de forma autoritaria y humillante a sus discípulos. Por el contrario, se deja reconocer al presentarse en figura de otro y acomoda su lenguaje a cada circunstancia personal, y sus preguntas, a lo que cada uno de nosotros puede responder.

La sabiduría de  la Cruz

La sabiduría de la Cruz

por: Angel Moreno en Buenafuente del Sistal el

La Cruz que os presentamos, no solo es un emblema o un signo, sino la tarjeta de identidad del amor divino, de Aquel que tanto amó al mundo que le entregó a su Hijo por amor, para salvar a toda la humanidad.