Liturgia Diaria La Cátedra del apóstol san Pedro

Introducción
La liturgia celebra hoy no tanto el hecho de que Pedro fuera obispo de Roma, como en qué consiste su función. En respuesta a la profesión de fe de Pedro, Jesús le llama Pedro, “Roca”, sobre la que la Iglesia habrá de edificarse. Como Pedro mismo sabía muy bien, el pastor es el modelo de su grey, dedicado al servicio del pueblo de Dios.

Oración Colecta
Oh Dios todopoderoso:
Tú nos has dado el testimonio de los apóstoles
como la roca firme en la que podemos confiar.
Donde está Pedro, allí está la Iglesia.
Pero vemos hoy
que la barca de Pedro está convulsionada;
somos con frecuencia como niños caprichosos
no acostumbrados a nuestra libertad reencontrada.
Haz, Señor, que empleemos esta libertad
con responsabilidad
y no permitas que perdamos nuestra compostura.
Danos la seguridad
de que tú estás siempre con nosotros
y guárdanos optimistas con respecto al porvenir,
ya que es tu futuro
y tú eres nuestra roca, ahora
y por los siglos de los siglos.

Intenciones
  1. Por la Iglesia de este nuestro tiempo, para que el Espíritu Santo la guíe a través de los actuales dolores de renovación, la conserve fiel al evangelio y la inspire para que sepa proclamar su mensaje en lenguaje de nuestro tiempo, roguemos al Señor.

  2. Por el Papa, sucesor de Pedro, para que él sea nuestra roca, en la que se fortalezca nuestra fe, y que sea también el signo de la unidad de la Iglesia, roguemos al Señor.

  3. Por nuestros obispos, para que ejerzan su autoridad como un servicio a la edificación de la comunidad; por los sacerdotes y por las personas consagradas para que den constante testimonio de lo que predican, por la forma cómo viven el evangelio, roguemos al Señor.

  4. Por los misioneros, para que proclamen el evangelio como Buena Noticia para todos y ayuden a cada pueblo y a cada cultura a encontrar a Cristo, cada cual según su propia idiosincrasia e identidad, roguemos al Señor.
Señor, permanece con la Iglesia hasta el fin de los tiempos como lo prometió Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Acepta nuestra oración y los dones que te ofrecemos,
Señor Dios nuestro,
y guía a tu Iglesia a tu puerto seguro.
Ayúdanos a desprendernos del peso muerto
de pesadas y engorrosas tradiciones humanas
y enséñanos, en una forma adaptada a nuestros tiempos,
a buscar la renovación siempre joven
que nos ofrece el evangelio
de Jesucristo, nuestro Señor y Salvador,
por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
En esta fiesta de tu apóstol San Pedro
tú nos has alimentado
con el cuerpo y la sangre de Cristo.
Te rogamos hoy:
Que la fuerza unificadora de la eucaristía
disipe toda división enfermiza en la Iglesia.
Que no haya abismos insalvables entre nosotros,
sino que las legítimas diferencias de pensamiento
nos lleven a hacer más profunda nuestra fe.
Que todos los cristianos co-existamos en paz y unidad
mientras buscamos sinceramente
comprender y vivir mejor tu mensaje.
Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: ¿Quién decimos nosotros que es Cristo? Con Pedro profesamos que él es el Cristo, el Ungido, el Hijo de Dios vivo. Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y permanezca para siempre.