Liturgia Viva del Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael

Introducción

Sabemos que Dios nos quiere, nos protege y nos guía por nuestro destino. En la Biblia, los ángeles son presentados a la gente como los mensajeros de Dios, para ayudarnos a que llevemos a cabo los planes de Dios. El arcángel Miguel es mencionado en el último libro de la Biblia como el ángel que se encarga de la lucha contra el poder del mal y quien llevar el trabajo de Dios y Cristo para superar todo mal. Gabriel es el mensajero de la Anunciación; Rafael es el ángel compañero y el sanador en el libro de Tobías.
Los Ángeles, son de hecho, la prueba de el amor de Dios que nos guía y se ocupa de nosotros. Hoy tampoco podemos olvidar a las muchas personas que nos ayudan y guían de muchas maneras con su amor y cuidado. Ellos también, son, por así decirlo, los ángeles de Dios para nosotros.

Oración Colecta

Oh Dios:
En tu sabiduría infinita
tú ordenas el curso del tiempo
y diriges al mundo y al pueblo
a su destino que acaba en ti.
Tú todo lo haces bien.
Haznos ver con los ojos de la fe
las oportunidades que tú nos das en cada momento.
Ayúdanos a usar nuestro tiempo y nuestra vida
y todos tus buenos dones
para, piedra a piedra, construir tu reino,
hasta que tú lo completes en tu buena Hora,
por medio de Jesucristo nuestro Señor. R/ Amén Intercesiones Generales

- Señor, hay un tiempo para orar y un tiempo para actuar. Danos la gracia de encontrar tiempo para ambos, roguemos al Señor.
- Señor, hay un tiempo para pensar en nuestro prójimo. Danos la gracia de poder servir humilde y generosamente a nuestros hermanos, roguemos al Señor.
- Señor, hay un tiempo para trabajar por tu reino. Danos la gracia de que con cualquier cosa que hagamos sirvamos al mismo reino, roguemos al Señor.

Oración sobre las Ofrendas

Éste es el tiempo, Señor Dios nuestro,
de darte gracias y alabanza
por tus dones de vida y amor
por medio de Jesucristo, nuestro Señor.
Con este pan y este vino
te ofrecemos el día de hoy por medio de él:
las alegrías y los fallos del pasado
y las visiones y sueños de esperanza del futuro.
Estamos seguros de ti y confiamos en ti,
a causa de Jesucristo nuestro Señor.
R/ Amén.

Oración después de la Comunión

Nacimiento y muerte,
risas y lágrimas,
enfermedad y curación...
Oh Dios, estos son preciosos regalos
que vienen de tus manos.
Colma todos estos dones
con la vida, el amor,
y la eterna presencia
de aquél que es nuestro pan de vida,
Jesucristo nuestro hermano,
para que cada día llegue a ser
un bendito "Día del Señor."
Te lo pedimos en el nombre de Jesús, el Señor. R/ Amén.

Bendición

Hermanos: Hay un tiempo para cada cosa. Hay un tiempo para nuestro trabajo y para nuestra familia, para encontrarnos con amigos, para descanso y para recreación. Y sin embargo, cualquier cosa que hagamos lo haremos en el nombre del Señor.
Y que Dios les bendiga, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.