Liturgia Viva del Domingo 21º del Tiempo Ordinario - Ciclo A

21º  DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (Ciclo A)
  1. En Manos de Gente Débil
  2. La Autoridad en la Iglesia
Saludo
Por medio de Jesús,
Dios ha confiado su Iglesia
a manos humanas y débiles.
Que el Espíritu del Señor
guíe a los líderes y miembros de la Iglesia
y que el Señor Jesús esté siempre con ustedes.

Introducción por el Celebrante  (Dos Opciones)
  1. En Manos de Gente Débil
        Quizás nos asombramos a veces  de por qué Jesús puso su Iglesia en manos de gente frágil y débil, tanto en nuestros líderes como en nosotros mismos, los miembros de a pie.  Aun así, Dios confía en nosotros y en nuestros líderes,  y promete estar con nosotros hasta el fin de los tiempos. Parece como que Dios se fía más de nosotros que nosotros de él. Pidamos a Jesús aquí presente que nosotros y nuestros líderes vivamos de acuerdo a esa confianza.
  2. La Autoridad en la Iglesia
    ¿Quiénes forman la Iglesia, según nosotros?  No sólo el papa y los obispos. Ellos son el fundamento, encargados por Cristo de dirigir, presidir, servir, guardar orden y unificar: Pero también nosotros, con ellos, somos la Iglesia. Es responsabilidad nuestra cooperar con ellos y, con toda confianza y madurez, compartir su carga y edificar la Iglesia con ellos. Juntos somos la Iglesia de Cristo. Celebremos ahora juntos, con alegría y gratitud, nuestra fe en él.
Acto Penitencial
Pidamos perdón al Señor porque nuestra fe  y confianza con frecuencia se nos vuelven vacilantes y débiles.
    (Pausa)
  • Señor Jesús:
    Creemos en ti pues eres el Mesías, el Hijo del Dios Vivo:
    R/ Señor, ten piedad de nosotros.
  • Cristo Jesús, confiamos que tú nos perdonas, ya que has encomendado a la Iglesia llevar tu perdón al mundo:
    R/. Ten piedad de nosotros.
  • Señor Jesús, confiamos en tu promesa de que los poderes del mal nunca pueden vencer al pueblo que ganaste para ti:
    R/ Señor, ten piedad de nosotros.
Señor, confiamos en ti; sabemos que por tu gran compasión nos perdonas.
Ayúdanos a llevar tu perdón a  otros y llévanos a la vida eterna.

Oración Colecta
Demos gracias al Padre por nuestra fe en Jesús y por la confianza en el liderazgo de la Iglesia
    (Pausa)
Oh Dios y Padre nuestro:
Te damos gracias porque nos has regalado
el don de la fe en tu Hijo Jesucristo,
Señor y Salvador nuestro.
Haz que esta fe crezca en nosotros
para que capee y aguante todas las dudas,
cuestiones y dificultades.
Danos también una profunda comprensión
y confianza en el liderazgo de la Iglesia,
para que junto con el Papa y nuestros obispos
fortalezcamos la comunidad de los fieles de tu Iglesia
y con ellos demos testimonio al mundo
de tu misericordia y amor salvadores.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Primera Lectura (Is 22, 19-23): El Líder Es Responsable ante Dios
    Dios encomienda su tarea al pueblo. Les da “la llave” de la autoridad. Ellos son responsables ante él y ante el pueblo.

Segunda Lectura (Rom 11,33-36): A Dios sea la Gloria por Siempre.
    Pablo ha explicado cómo Dios ofrece salvación tanto a los judíos como a los paganos. Y alaba a Dios por su gran sabiduría.

Evangelio (Mt 16,13-20): Pedro Es Nuestro Roca. ¿Quién es Jesús para nosotros?
A la pregunta de Jesús, “¿Quién dicen ustedes que soy yo?”,  Pedro profesa llanamente su fe: “Tú eres el Salvador,  el Hijo del Dios vivo”. Jesús le hace participar  en su propia autoridad para el servicio de sus compañeros apóstoles y de toda la Iglesia.

Introducción al Credo
Con Pedro y con toda la Iglesia
expresamos nuestra fe en Dios
y en Jesús, nuestro Salvador.
R/ Creo en Dios Padre…

Oración de los Fieles
    Oremos a Dios nuestro Padre, de quien procede toda autoridad en el cielo y en la tierra, y digamos: R/ Señor, haznos servidores de tu amor.
  • Por el Santo Padre, el papa Benedicto XVI, para que el Espíritu Santo le fortalezca  para dirigir la Iglesia con sabiduría y valor,  en corresponsabilidad  con todos los obispos, roguemos al Señor.
  • Por todos los obispos y sacerdotes, para que hablen al Pueblo de Dios palabras de aliento y esperanza; para que sean la mano que alza a los que caen y no pueden avanzar, roguemos al Señor.
  • Por todos los cristianos, para que Jesucristo, el Señor, siga siendo la piedra angular sobre la que se edifiquen, y para que ellos construyan la Iglesia con su bondadoso y entregado servicio, roguemos al Señor.
  •  Por los poderosos de este mundo, los líderes de las naciones, para que no abusen del poder o recurran a la opresión o a la violencia,  y para que defiendan a los pobres y a los sin voz, roguemos al Señor.
  • Por todos  los que ostentan puestos de autoridad y de influencia, por padres y educadores, comunicadores y programadores en medios de comunicación, para que respeten siempre la dignidad humana y promuevan la verdad, la justicia y la paz,  roguemos al Señor.
Señor Dios nuestro, ayúdanos a respetar a cada persona como a alguien por quien Jesús dio su vida.  Que Jesús esté vivo en medio de nosotros, para que sepamos construirnos unos a otros con fe y valor, con confianza y esperanza, porque él es nuestro Señor por los siglos de los siglos.

Oración de Ofertorio
Señor Dios nuestro:
Danos en esta eucaristía el cuerpo de tu Hijo,
para que lleguemos a ser cada vez más
el cuerpo de la Iglesia, la comunidad viva de tu Hijo.
Por medio de él te ofrecemos
honor y gloria por los siglos de los siglos.

 Introducción a la Plegaria Eucarística
    Entre nosotros está Jesús, el Salvador, el Hijo del Dios Vivo. Con él ofrecemos a Dios nuestro Padre este sacrificio de alabanza  y acción de gracias.

Introducción al Padrenuestro
Estamos ante el Padre del cielo
para orar ahora un idos a Jesús nuestro Señor
con la oración que él mismo nos enseñó.
R/ Padre nuestro…

Líbranos, Señor
Líbranos, Señor, de toda falta de fe
y del mal de todo pecado.
Danos la paz y confianza que proviene
de conocer que Jesús está vivo en medio de nosotros
como  nuestro Señor y nuestro guía seguro.
Danos la certeza de que con él no hay nada que temer
y de que con él podemos construir
el reino de servicio y amor entre nosotros,
el reino de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
R/ Tuyo es el reino…   

Invitación a la Comunión
Éste es Jesucristo, nuestro Señor y Salvador
y el Hijo del Dios Vivo.
Dichosos nosotros que creemos en él
y le recibimos como nuestro alimento de vida.
R/ Señor, no soy digno…

Oración después de la Comunión
Oh Dios todopoderoso:
Tu Hijo Jesucristo se ha hecho presente
aquí en medio de nosotros
sin ningún despliegue de poder,
sino más bien como el humilde siervo
sus hermanos y hermanas.
Que los que llevan en la Iglesia la carga de la autoridad
lleguen a ser más semejante a tu Hijo Jesús.
Que ellos, siendo Indiferentes al poder y a la fama,
reflejen la actitud de tu Hijo,
que vino no a que le sirvieran sino a servir.
Que esta sea su  forma de llegar a ser grandes
en Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Hemos experimentado en esta eucaristía un poco de la unidad de la Iglesia.
Nos hemos sentido uno en Cristo.
Después de Jesús,  y bajo su poder, el principio de unidad en el amor y el servicio es el papa, y con él los obispos.  
Con  ellos somos llamados a continuar la misión de Cristo en la Iglesia y en el mundo.
Para llevar a cabo esta tarea, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.