Liturgia Viva del SANTO DOMINGO, Sacerdote

Introducción
Un canónigo español, Domingo de Guzmán, descubrió su vocación de misionero para la gente corriente y humilde. El Papa Inocencio III le envió a contrarrestar la herejía de los Albigenses en el Sur de Francia, causada por la ignorancia de la gente, por la complicidad del clero en política y por el dinero, y la inquisición. Fundó una orden de frailes no transigentes, como lo era el clero secular con los poderes de su tiempo, para compartir la vida pobre de las masas y para ganarlos de nuevo para Cristo con oración y catequesis.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro:
Te damos gracias hoy
por el ejemplo de Santo Domingo de Guzmán,
que estudió y oró para leer los signos de los tiempos
y entender tus planes
en orden a servir mejor a los pobres.
Ayúdanos a comprender tu plan de salvación
y conseguir la fuerza para desarrollarlo,
como el mismo Santo Domingo,
encontrándote a ti profunda y frecuentemente en oración.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro
Te presentamos pan y vino,
fruto del trabajo del hombre
y tú los cambias con el poder del Espíritu
en el cuerpo y la sangre de Cristo.
Haz siempre fructíferos nuestros esfuerzos
por la fuerza de tu gracia,
para que realices grandes obras en nosotros,
como las hiciste en Santo Domingo,
para la salvación del mundo
y para gloria de tu nombre.
Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
La Buena Nueva de tu Hijo
puede cambiar el mundo entero.
Te pedimos hoy
aquella fe profunda en el evangelio
que experimentó en su vida Santo Domingo.
Con esta fe y con tu gracia
podemos hacer creíble el evangelio
a la gente de nuestro tiempo.
Haznos humildes mensajeros
de Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor.