Liturgia Viva del Jueves de la 11ª semana del Tiempo Ordinario

SAN LUIS GONZAGA
Religioso

Quizás pocos santos han sido tan falsificados y tergiversados como San Luis Gonzaga (1568-1591). De alto y noble nacimiento, se hizo Jesuíta a los 17 años. No era de ningún modo un devoto místico y soñador, sino que tuvo un temperamento dinámico e impaciente. Renunció radicalmente al poder, riquezas, prestigio y matrimonio. Su ideal era hacer visible la bondad de Dios, dedicándose totalmente a Dios y al servicio de los hermanos. Antes de cumplir 24 años murió de la peste, como resultado de atender a los enfermos y moribundos durante una terrible epidemia.

Colecta
Oh Dios y Padre nuestro,
aprendemos a conocerte mejor
y a estimarte más profundamente
a través de las vidas de los santos,
como la de Luis Gonzaga.
Que su vida y su muerte nos inspiren.
Ayúdanos a ser austeros y frugales como él,
pero también fuertes y recios de carácter.
Ayúdanos a poner totalmente nuestra vida
al servicio de los otros.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro,
por los signos de pan y vino
tu Hijo Jesús celebra con nosotros
cómo ofreció él su vida y su muerte
al servicio de los hombres.
Ayúdanos a decirnos unos a otros,
en nuestras comunidades:
“Heme aquí, aquí estoy para servirte!”
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro,
San Luis Gonzaga imitó a tu Hijo en su total entrega,
incluso a costa de su vida.
Ayúdanos a superar el miedo
de ponernos en manos de los hermanos
para servirles sin reservas.
Que sepamos amarlos y servirlos
mientras, con la mayor confianza,
nos ponemos también en tus manos.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Bendición
Esta celebración de hoy nos ha mostrado el ejemplo de alguien que entendió radicalmente lo que significa el mandato de Jesús: “Amen a su prójimo como a ustedes mismos.”
Que el Señor nos haga capaces de amar profundamente a nuestros hermanos, aun a costa de nosotros mismos.
Y la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo, y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y permanezca para siempre.