Liturgia Viva del Domingo 4º de Cuaresma - Ciclo C

CUARTO DOMINGO DE CUARESMA (Ciclo C)
  1. Un Padre Pródigo Que Derrocha Amor
  2. Una Misericordia escandalosa
Saludo  (Ver Segunda Lectura)
Bendito sea Dios, nuestro Padre,
que nos ha reconciliado consigo mismo
por medio de Cristo
y nos ha encomendado
el trabajo de reconciliación en este mundo.
Que su perdón y su paz estén siempre con ustedes.

Introducción por el Celebrante  (Dos Opciones)

1. Un Padre Pródigo y Que Derrocha Amor
    ¿Pueden ustedes imaginarse que, cuando medianamente apenados por las estupideces de sus pecados, le dicen ustedes a Dios que vuelven a él, y él les abraza e inmediatamente prepara una fiesta rumbosa para ustedes? ¡Es casi como la bienvenida al  héroe! --- Un Dios pródigo y derrochador de su amor nos está esperando; el pasado pertenece al pasado. --- Unámonos en esta eucaristía como hermanos en la fiesta del perdón y del amor.

2. Una Misericordia Escandalosa
    Algunas veces comentamos de gente excesivamente buena y tolerante: Se pasa de bueno (o buena) tolerando eso, y perdonando tal pérdida de cara y de imagen. ¿Acaso no tienen (él o ella) agallas? --- No, no deberíamos dejarnos engañar por nadie,  pero cuando se trata de perdón y paciencia tenemos todavía mucho que aprender de nuestro Padre Dios. ¿Acaso no ha seguido él perdonándonos siempre? ¿Acaso ha dejado él alguna vez de ser paciente con nosotros? Esto es lo que tenemos que aprender de él, por más difícil que sea. Pidamos a Jesús, presente con nosotros aquí en esta eucaristía, que nos dé esa fuerza que necesitamos para perdonar.

Acto Penitencial
¿Por qué dudamos todavía
de volver al Padre,
que está siempre dispuesto a perdonar?
    (Pausa)
  1. Señor Jesús, tú te sentaste a la mesa con marginados y pecadores. 
    R/ Señor, ten piedad de nosotros.
  2. Cristo Jesús:
    Tú perdonaste a los que te estaban clavando en la cruz.
    R/ Cristo, ten piedad de nosotros.
  3. Señor Jesús, tú nos invitas a nosotros, pecadores,a la fiesta y al banquete  de bodas del cielo.
    R/ Señor, ten piedad de nosotros.
Señor, gracias por tu paciencia por la que no se cansas de perdonarnos. Que tu amor nos transforme plenamente;y llévanos a la vida eterna.

Oración Colecta
Oremos a Dios, nuestro Padre,
para que experimentemos la alegría
de su perdón eterno.
    (Pausa)
Oh Dios, Padre de corazón grande:
Cuando nos descarriamos,
cuando buscamos la falsa felicidad
en la tierra oscura del pecado,
tú envías a tu Hijo a buscarnos
y a llevarnos de vuelta a tu casa.
Que sintamos profundamente  
tu vehemente anhelo
de acogernos con alegría
y restaurarnos en tu vida y en tu amor.
Danos el valor humilde de volver a ti,  
nuestro Dios y Padre         
por Jesucristo nuestro Señor.

Primer Lectura (Jos 5,9-12): La Alegría de la Patria    
Dios había conducido a su pueblo de la tierra de esclavitud a su nueva tierra prometida. Ellos celebraron ese “regreso a casa”  renovando la Alianza con Dios. Por eso, estaban obligados a vivir como su pueblo fiel.

Segunda Lectura (2 Cor 5,17-21): Reconciliados y Reconciliadores
    Dios nos ofrece un nuevo mundo de perdón y reconciliación. Tenemos que llevar esta reconciliación a todos.

Evangelio (Lc 5,1-3.11-32): ¡Bienvenido, de vuelta a casa!
    En la parábola del Padre y de sus dos hijos, el Padre da la bienvenida con alegría al hijo arrepentido que vuelve a casa, pero el  petulante hijo mayor, como los escribas y fariseos, no quiere otorgar el perdón.

Oración de los Fieles
    Oremos a nuestro Padre misericordioso para que su paciencia y su amor sea una invitación constante a todos y a cada uno a volver a él, a pesar de los fallos y fracasos, y digamosle : R/  Señor, renuévanos en tu amor.
  1. Por la Santa Iglesia, para que sea para este nuestro mundo de cristianos mediocres e inseguros un signo constante de reconciliación y de paz, roguemos al Señor:  R/  Señor, renuévanos en tu amor.
  2. Por los sacerdotes, para que en el sacramento de la penitencia o reconciliación acojan siempre a los pecadores arrepentidos con la paciencia y la alegría del Padre del cielo, roguemos al Señor.   R/  Señor, renuévanos en tu amor.
  3. Por nuestras familias cristianas, para que sean siempre lugares de perdón, donde las personas se acepten unas a otras tal como son, y donde los hijos descarriados sean recibidos de vuelta a casa con el calor del amor y de la alegría, roguemos al Señor. R/  Señor, renuévanos en tu amor.
  4. Por todos nosotros, cristianos, para que, después de haber  experimentado el perdón del Señor, aprendamos a perdonarnos unos a otros sin resentimiento y de todo corazón, y para que no despreciemos a hermanos que hayan errado y se hayan extraviado, roguemos al Señor.  R/  Señor, renuévanos en tu amor.
  5. Por nuestras comunidades cristianas, para que acojamos, de vuelta entre nosotros, a los marginados sociales, a los liberados de la cárcel que han cumplido ya condena, y les demos nueva oportunidad, ayudándoles eficazmente a rehabilitarse a sí mismos, roguemos al Señor.   R/  Señor, renuévanos en tu amor.
Señor Dios, Padre bueno, te damos gracias por la alegría del perdón. Ayúdanos a expresar esta gratitud convirtiéndonos en nuevas personas, en Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor Dios nuestro:
Tu hijo acogió a pecadores
y comió con ellos a la misma mesa.
Que nuestro ágape aquí
en torno a la mesa de tu Hijo
nos traiga también a nosotros, pecadores de hoy,
reconciliación y paz
entre nosotros y contigo mismo,
Padre nuestro, siempre pacienzudo y comprensivo,
a causa de Jesucristo nuestro Señor.

Introducción a la Plegaria Eucarística
        Con alegría, demos gracias al Padre
por perdonarnos siempre sin condiciones y sin pesar.

Invitación al Padre Nuestro
Arrepentidos como el hijo pródigo,
volvemos a nuestro Padre del cielo;
y le pedimos que nos perdone
como nosotros también perdonamos a otros,
y que nos guarde siempre del mal.
R/ Padre nuestro…

Líbranos, Señor
Líbranos, Señor, de todos los males,
y concédenos la paz interior del perdón.
Guía nuestros pasos vacilantes
y no nos dejes tropezar en el camino.
Cuando en momentos de debilidad
nos hayamos alejado de ti,
que el grato recuerdo de tu bondad
sea más fuerte que nuestro sentimiento de culpa;
y ayúdanos a volver a la alegría de tu hogar,
mientras esperamos la venida gloriosa
de nuestro Salvador Jesucristo.
R/ Tuyo es el reino…

Invitación a la Comunión
No somos dignos de llamarnos
hijos e hijas del Padre del cielo,
pero éste es Jesucristo, el Cordero de Dios
sin mancha ni pecado
que cargó nuestros pecados
para darnos la vida y el amor del Padre.
Dichosos nosotros, pecadores,
invitados a comer su pan de vida y fortaleza.
R/ Señor, no soy digno…

Oración después de la Comunión
Padre bondadoso:
Con tu paciente misericordia
tú has derramado con derroche tu amor sobre nosotros.
Nos has convocado a esta eucaristía, con tu Hijo;
que él pronuncie para nosotros sus palabras de perdón
y nos sustente con este suntuoso banquete eucarístico,
aun contando con que te hemos ofendido.
Haz que tu amor siga vivo en nosotros
y que sepamos llevar tu reconciliación
a todos nuestros hermanos, cercanos o lejanos.
Porque queremos proclamar que tú eres
un Padre que ama sin medida
y que está siempre dispuesto
a abrazar a todos, incluido el pecador.
Todo esto te lo pedimos
por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición
Hermanos: Sabemos por experiencia que es difícil perdonar cuando nos sentimos profundamente ofendidos. Todos hemos llegado a tener heridas profundas: una amistad y confianza traicionadas, un amor rechazado o no correspondido, unas esperanzas en los otros nunca cumplidas… ---  Esta ha sido también la experiencia de Dios con nosotros. Sin embargo, él nos acoge de nuevo con alegría, no nos guarda rencor, no reduce su amor hacia nosotros.  ---  Que ojalá nuestro amor haya madurado gracias a este nuestro encuentro con el Dios que nos perdona; para que nosotros también sepamos perdonar, sin condición y con alegría, a los que nos hayan ofendido. Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

Podemos ir en la paz de Dios, Padre, que nos ama y nos perdona.