Liturgia Viva del Lunes de la 17ª semana del Tiempo Ordinario

Oración Colecta
Controla nuestra impaciencia, Señor,
cuando tratamos de imponer
tu verdad, justicia y paz
en una Iglesia y en un mundo
no dispuestos todavía a acogerlas.
En nuestra impotencia y desaliento
que aprendamos a aceptar
que todo verdadero crecimiento viene de ti.
Nosotros solamente podemos
plantar la pequeña semilla,
pero eres tú quien la hace crecer
hasta llegar a ser un árbol
que puede dar cobijo
a todos los que acepten tu palabra
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Intenciones
  • Que la diminuta chispa de fe, todavía viva en los corazones de muchos que abandonan la Iglesia, no se apague totalmente, sino que crezca de nuevo y sea luz brillante que les guíe a Dios y a sus hermanos, oremos:
    R/ Señor, que venga a nosotros tu Reino.
  • Que los misioneros sigan sembrando la semilla de la alegre Buena Noticia del Señor en nuestro mundo, que con frecuencia se muestra indiferente y hostil al evangelio, oremos:
    R/ Señor, que venga a nosotros tu Reino.
  • Que las semillas del compartir y de la unidad sigan creciendo en nuestras comunidades cristianas, hasta que lleguen a ser un solo corazón y una sola alma en el Señor, que las reúne en esta mesa de la eucaristía, oremos:
    R/ Señor, que venga a nosotros tu Reino.
Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios, Padre paciente y todopoderoso:
traemos ante ti estos frutos: el pan y el vino,
que han crecido de pequeñas semillas de trigo
y de pequeños brotes de la vid.
Por el poder de tu Espíritu
ellos se convertirán en el cuerpo y sangre de Jesús,
tu Hijo entre nosotros.
Que la semilla de su vida y de su mensaje
dé mucho fruto en nosotros, tu pueblo,
y nos haga ser el cuerpo místico de Cristo para el mundo,
Te lo pedimos por el mismo Cristo nuestro Señor.

Oración después de la Comunión
Oh Dios, Padre nuestro:
Con mano generosa has sembrado en nosotros
la semilla de todo lo bueno y verdadero,
tu Hijo Jesucristo.
Aunque nuestra fe y amor
parezcan ahora insignificantes y desalentadores,
danos la esperanza y la fuerza
para que él pueda unirnos en una comunidad
donde la justicia la verdad y la libertad prevalezcan
hasta que la cosecha esté madura para la siega.
Danos esto por mediación de Cristo tu Hijo, nuestro Señor.

Bendición
Todo crecimiento es lento, tan lento que es casi invisible. Todo lo que crece necesita tiempo. Ese es el modo cómo la palabra de Dios, en la que creemos, tiene que crecer en medio de nosotros y construir un reino donde la gente responda al Dios fiel fidelidad y realice los planes del mismo Dios.
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes.