Comentario al Evangelio del

Eguione Nogueira, cmf

¡Hermanas y hermanos! ¡Paz y bien!

La liturgia de la Palabra de hoy señala la importancia de la confianza y la fidelidad a Dios, principalmente en los momentos de incomprensión y persecución. Es lo que la primera lectura deja patente en la experiencia del profeta Jeremías, que puede decir a Dios: “a ti he confiado mi causa” (Jr 11,20). Aún más, el propio Dios le había instruido acerca de las intrigas de los enemigos. Con esto, podemos decir que nuestra vida está en las manos de Dios, aun cuando todo parezca decir lo contrario.

Es esta fuerza la que encontramos en Jesús, que no le deja sucumbir ante las acusaciones de sus adversarios. Como ayer, el Evangelio de hoy nos presenta los cuestionamientos acerca de la identidad de Jesús. Lo que escandaliza no es tanto el origen inmediato de Jesús (“¿Es que de Galilea va a venir el Mesías?” Jn 7,41), sino que Dios pueda ser un hombre concreto, encarnado en nuestra historia, que camina como uno más con su pueblo. El problema nos que Jesús sea Dios, sino que Dios pueda ser Jesús, un hombre que siente hambre, sed, se cansa, duerme. Pero la lógica de la salvación pasa por asumir la carne, nuestra carne, pues como decía San Irineo “para eso se hizo el Verbo hombre, y el Hijo de Dios Hijo del Hombre, para que el hombre mezclándose con el Verbo y recibiendo la filiación adoptiva, se hiciese hijo de Dios” (Contra los herejes III,19,1).

Los textos de hoy nos llenan de coraje y esperanza, pues si miramos nuestra vida, veremos muchos momentos de dificultades, pero también podemos ver la confianza que hemos depositado en el Señor y cómo Él nos ha librado. ¿Cuántas veces en el desánimo e incluso cuando la esperanza parecía perder su puesto en nuestra vida, hemos visto las señales de Dios y dimos la vuelta en nuestra vida? ¿Cuántas veces no hemos pensado en abandonar todo porque las cosas no salieron como esperábamos, pero sentimos desde dentro que Dios nos sacaba de la desilusión y seguimos adelante?

La fe nos lleva a transponer barreras, a mirar más lejos y descubrir que Dios, que se hizo uno como nosotros, nos acompaña y nos alienta a seguir adelante, aún cuando todo parece decir lo contrario. La cruz será la máxima expresión de eso. Por eso, repitamos a lo largo del día: “Señor, Dios mío, a ti me acojo” (Sal 7).

Vuestro hermano en la fe,
Eguione Nogueira, cmf
eguionecmf@gmail.com

Comentarios
Gregorio
Gregorio

el 15/3/18
En estos días de cuaresma, para nosotros los cristianos, los que sentimos al Señor en nuestro interior y que lo albergamos en nuestro corazón, la figura que más nos puede impresionar es la de Jesús, que poco a poco pero con un paso firme y decisivo camina, aunque con un gran sufrimientos, hacia el sacrificio sangriento y doloroso de la cruz, para perdonar a toda la humanidad de todos los errores cometidos y que con su resurrección, nos mostró que hay vida después de esta vida y que si seguimos fieles a sus palabras y a sus mandamientos, seremos recibidos en su Reino, para compartir conjuntamente con EL mesa y mantel.
El evangelio de hoy nos habla de un Jesús que por el motivo de sus acciones y predicaciones, motivan un desconcierto entre todos aquellos que lo escuchan y el motiv » ver comentario
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

el 16/3/18
Comentario de la Lectura de Profeta Jeremías. Del día de hoy
17 de Marzo del 2018
Al comienzo del pasaje se nos dice “el Señor me instruyó y comprendí, me explico lo que hacían” y más adelante “…a ti he encomendado mi causa”. Aquí está la clave de la confianza del profeta y de todo cristiano. Dios irá iluminando el camino de nuestra vida y sino tanto para hacernos comprender, sí, para hacernos amar. Amar al supuesto enemigo, pero amar también esta u otra situación que por cualquier motivo nos hace sufrir. El amor no te va a quitar ninguna piedra del camino pero sí te va hacer poderla saltar confiado en la compañía de Dios, fortaleciendo nuestro interior y haciendo firmes nuestras opciones de vida.


El Santa Rosario de cada día nos confianza.
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

el 16/3/18
Jesucristo Vida del Alma.

MI reflexión de Jesucristo Vida y alma, me hace querer parecerme a el cada dia mas, porque Jesucristo es un hombre
que oraba, trabajaba, se alimentaba, padecía y se daba al descanso, demostrando con estas acciones humanas que era verdaderamente hombre; y aun me atrevería a decir que nadie ha sido tan hombre como El, porque su naturaleza humana fue de una incomparable perfección. Solamente que en El la naturaleza humana subsistía en la divinidad. Cosa análoga ocurre en nosotros. La gracia no suprime, no destruye la naturaleza, ni en su esencia ni en sus buenas cualidades; constituye, sin duda un nuevo estado, añadido, superior infinitamente a nuestro estado natural, y si bien es verdad que por razón de este nuestro destino, con todo, nuestra naturalez » ver comentario
Me gusta 0
El campanero
El campanero

el 17/3/18
Una oración por nuestros hermanos perseguidos.Cuanto tenemos que aprender de ellos
Me gusta 0
J. Gpe. Garcia
J. Gpe. Garcia

el 17/3/18
Me llama la atencion de la respuesta de los guardias "Nadie ha hablado nunca como este hombre" y es la fuerza la que quieren emplear los fariseos. con esto los gurdias nos dicen que la fuerza es mas debil que la palabra no se puede detener a la palabra, Nicodemo hay que oir. pienso que debo estar a la escucha de la palabra de Dios y a su seguimiento.
Me gusta 0
Nelly Vallejo
Nelly Vallejo

el 17/3/18
El evangelio de hoy 17 de marzo, nos invita a seguir a Jesús, quien es el Hijo de Dios, que vino al mundo para salvarnos, para reconciliarnos con el Padre Celestial, a Cristo lo debemos descubrir en cada persona que sufre, que se siente sola, abandonada y olvidada, perseguida, desplazada y desarraigada, sigamos el ejemplo de Cristo que jamás se rinde frene a los malos comentarios que le hacen los maestros d la ley, aunque los otros respetan y asimilan la palabra de Dios, admiran su forma de enseñar, los sacerdotes y gobernantes temen que Jesús tenga el poder, no soportan que la gente humilde y sencilla reconozca en el Señor su todo, cada día debemos seguir los pasos de Cristo, quien nos enseña que si amamos sin condición es preciso estamos siguiendo el camino de DIOS, lo cual lo c » ver comentario
Me gusta 0
Raymundol R H
Raymundol R H

el 17/3/18
Dios mio gracias por todo lo que me has dado para la operación de nuestro nieto santiago, a ti nos acogemos, bendito seas por siempre Señor, amen.
Me gusta 0
Alicia
Alicia

el 17/3/18
El profeta Jeremías, expresa lo que humanamente creemos que pudo sentir Jesús, cuando se aproximaba la hora de su sacrificio. perseguido, incomprendido, acusado injustamente por enseñar la Verdad , por trasmitir el mensaje de Dios.

Lo importante es lo que esta lectura me enseña y nos enseña .
Ante una difícil situación hay que poner la confianza en Dios. Las apariencias pueden decir que todo está perdido, pero la fe me dice que si el mal, no es verdad para Dios, tampoco es verdad para mí.
Entonces digo mi fuerza está en el Señor, y me atrevo a decir con confianza. Señor, Dios mío, a ti me acojo. Porque el Señor mi libra del mal y no juzga según la justicia humana sino según su justica divina y salva al justo.

Muchas cosas diferentes opinaban » ver comentario
Me gusta 0
Esther Echevarr
Esther Echevarr

el 17/3/18
Oh Dios mío en ti me acojo: en estos días he tenido problemas de salud; y los he puesto delante de Su presencia y en su voluntad. Un mammograma salesegun el médico, que necesitaba otro para aclarar dudas que no fuera Cancer.
En ningun momento quise llorar y al contrario, me sentí tranquila y dormí como nunca. Me puse en sus manos y la enfermera que me hizo el segundo mammograma me dice que me fuera a la casa y en un año regresará quevtodo salió bien y que el médico me verá en un año. Claro que hay que observar pero Mi Alegría de saber que Dios acogió mi oración y me libero de ser cancer.
Me gusta 0
María Elena
María Elena

el 17/3/18
Lo que me quedó resonando fuertemente es la razón por la cual no aceptaban a Jesús "no podían admitir que Dios se hiciera hombre"
Me gusta 0
Aurea Bueno
Aurea Bueno

el 17/3/18
En cada lectura encontramos a Dios presente y su misericordia al hombre cuando Jeremías pone su confianza en el Señor tiene la seguridad de que el lo librará de todos los obstáculos,que quien ama al Señor no lo tiene todo fácil, hay persecusión pero si se persevera Dios siempre estará con nosotros en los momentos difíciles , en el evangelio vemos las contradicciones que se presentan entre la gente por las cosas que hacía y decía Jesús muchos creían en que era el Mesías, pero otros como los sacerdotes no aceptaban que de una familia humilde saliera un hombre con tanta sabiduría y que se llamase hijo de Dios, querían desaparecerlo porque les quitaba el poder, porque les decía sus verdades con autoridad y no pararon hasta destruirlo, pero para el poder de Dios no hay nada i » ver comentario
Me gusta 0
Isabel
Isabel

el 18/3/18
gracias padre bueno por este día más q regaló
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.