Comentario al Evangelio del

José Luis Latorre, misionero claretiano

Queridos hermanos:

Nos cuenta Marcos que Jesús al ver tanta gente junto a sí que no tenía que comer dice: “Me compadezco de esta gente, ya llevan tres días junto a mí y no tienen que comer”. La mirada de Jesús ve al hombre en su necesidad real, material o espiritual. Y esta mirada nacida de la compasión se convierte en gesto, y éste en don para la vida del otro. Ante las situaciones de la gente sencilla Jesús tiene una mirada de compasión que le lleva a hacer suya esa realidad y a actuar para solucionarla. No es una compasión emocional y superficial (¡pobrecito, qué pena!), sino práctica que busca eficazmente una pronta y rápida actuación. La compasión de Jesús es fruto de ese amor a Dios que está en él y que le hace acercarse con sencillez y ternura al más necesitado. Es una compasión que no dilata la solución porque el bienestar de la persona es lo primero. Para Jesús la persona es lo primero de todo y lo más importante, ya que es muy consciente de que la gloria de Dios es que el hombre viva plenamente.

Jesús reparte los panes y los pececillos a través de los discípulos para darles a entender que las necesidades materiales son parte de su misión: la salvación que Dios quiere abarca al hombre entero –cuerpo y alma- y la evangelización a la que están llamados los discípulos debe satisfacer las necesidades espirituales y materiales. Un anuncio de la Palabra sin la práctica de la caridad no trasmita fielmente la enseñanza de Jesús, y una caridad que no nazca de la vivencia de la fe es pura filantropía y humanismo. La caridad cristiana es la concreción en obras de la fe. Santiago dice que una fe sin obras está muerta.

San Agustín tiene este pensamiento: “Dos amores han construido dos ciudades: el amor de Dios impulsado hasta el desprecio de uno mismo, ha construido la ciudad celeste; el amor a uno mismo, impulsado hasta despreciar a Dios, ha construido la ciudad terrena” (La ciudad de Dios XIV, 28). Y en otro libro: “De estos dos amores uno es puro e impuro el otro…Uno se muestra solícito en servir al bien común en vistas a la ciudad celeste, el otro está dispuesto a subordinar incluso el bien común a su propio poder en vistas a una dominación arrogante…Uno quiere para el prójimo lo que quiere para él, el otro quiere someter al otro  a sí mismo. Uno gobierna al prójimo para utilidad del prójimo, el otro por su propio interés” (De Genesi ad litteram, XI, 15,20).

Comentarios

Deja tu mensaje:

Gregorio
Gregorio

hace 2 semanas, 3 días
En este evangelio Jesús como siempre nos muestra el camino a seguir, Jesús compartió con el gentío que durante tres días había estado a su lado, no tan solo de su Palabra y su persona sino que también compartió con ellos su pan. El milagro de esta segunda multiplicación de los panes y los peces, Jesús nos insiste en hacernos comprender y entender la gran e infinita misericordia y providencia de Dios Padre, compadeciéndose y cuidando amorosamente de todo su pueblo, con este milagro que realiza Jesús, nos ofrece un ejemplo para explicarnos y darnos a entender la fecundidad tan maravillosa del amor de Dios Padre que tiene con todos su hijos.
Jesús en esta multiplicación de los panes y los peces, sintió compasión de toda la multitud que lo seguía y que estaba hambrienta ali » ver comentario
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

hace 2 semanas, 3 días
No podemos decirle a la gente que pasa frío o hambre: Dios te bendiga para que ya no tengas frío o hambre. Es necesario darle con qué cubrirse y con qué comer. Y para ello, es necesario desprenderse de las cosas personales. En el episodio de hoy, vemos que Jesús les pregunta a sus discípulos: "¿Cuánto panes tienen?" es decir, busquen entre lo poco o mucho que tengamos para nosotros, y vamos a compartirlo con los que no tienen. Al margen del milagro de la multiplicación, quizás el milagro más grande que podríamos encontrar es vencer el egoísmo y dar incluso lo único que se tiene para comer. Cuando uno actúa de esta manera, es increíble cómo el segundo milagro se da. Vence tu egoísmo, comparte lo que tienes con los necesitados, confía en Dios y verás que nunca volverá fa » ver comentario
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

hace 2 semanas, 1 día
La bondad inmerecida que Dios nos regala.Si hiciéramos a la perfección todo lo que Dios nos pide, mereceríamos su bondad. Desde luego, este no es el caso. Por eso, el rey Salomón afirmó: No hay en la tierra hombre justo que siga haciendo el bien y no peque. De la misma manera, el apóstol Pablo dijo: Todos han pecado y no alcanzan a la gloria de Dios. Y más tarde añadió: El salario que el pecado paga es muerte. Eso es lo que merecemos. Sin embargo, Dios, le demostró su amor a la humanidad pecadora mediante un acto sin igual de bondad inmerecida: envió a la Tierra a su Hijo unigénito, el mayor regalo de todos, para que muriera por nosotros. Por eso, Pablo escribió que Jesús había sido coronado de gloria y honra por haber sufrido la muerte, para que por la bondad inmerecida de » ver comentario
Me gusta 0
Alci Garcés
Alci Garcés

hace 2 semanas
La misericordia de nuestro padre de los cielos, el rey de reyes, para con nosotros que somos pecadores es gran y muy poderosa, cuando con amor y mucha fé le pedimos su gracia el nunca nos deja esperando al contrario nos da mucho más de lo que le pedimos, gracias padre celestial por amarnos tanto.
Me gusta 0
Joed Calpach
Joed Calpach

hace 2 semanas
En la ciudad donde vivo hay muchos mendigos. Yo me pregunto, hacemos bien en darles unas moneditas?
Me gusta 0
Nelly Vallejo
Nelly Vallejo

hace 2 semanas
El evangelio de hoy 10 de febrero, nos invita a ser compasivos y misericordiosos con aquellos que sufren y padecen de las mínimas necesidades, sigamos el ejemplo de Jesús, que se preocupa por sus hermanos que lo siguen para escucharlo, sin importarles la incomodidad en la que se encuentran, todos tenemos momentos de tristeza, de dolor, de angustia, de nostalgia y d tantas cosas que nos duele en el alma, necesitamos a alguien para contarle nuestras peripecias, es allí donde debemos acudir a Cristo y colocar en sus manos todas nuestras inquietudes y proyectos, para que sea él quien nos de la fuerza para seguir adelante, hoy debemos pensar en ese gran amor que Dios nos regala, que se preocupa porque tengamos dignidad en este mundo, todos sin excepción estamos llamados a la salvación qu » ver comentario
Me gusta 0
Esther Farfan I
Esther Farfan I

hace 2 semanas
Gracias a Dios y a los hermanos, por los comentario, de cada día, hay muchas cosas que uno va asimilando para gloria de Dios, de uno mismo y nuestros hermanos, que muchas veces nos encontramos deprimidos por no tomar en serio y con amor las enseñanzas de la palabra de la santas escrituras. Señor iluminanos con tu Santo Espiritu!.
Me gusta 0
José Manuel
José Manuel

hace 2 semanas
La Virgen María : Madre de todos y Madre de los enfermos , y amparadora de quien los cuidada está aquí porque Dios nuestro Padre Dios, la hizo Madre de Jesucristo y de todos, tiene en nuestras vidas algo que todos las madres tienen, el Amor conmensurado, por los que sufrimos, y nos apartamos de la vida de Dios, ella en su papel de Madre, intercede a nuestro Padre Dios, y le pide que nos recoja en su morada de nuevo, y él toma nota de ello ya que la madre nuestra sufre, y llora por todos nosotros, de ahí viene la importancia el agradecerle cada día, rezando el Santo Rosario, entregándonos a Jesucristo que de ella nació.
VENDITO ES EL FRUTO DE TU VIENTRE JESUS.

Reza el Santo Rosario con la Virgen María. Cada día, en Radio María. 3:00, horas de la madrugada, Pm. 6:30 de la ma » ver comentario
Me gusta 0
papa francisco
papa francisco

hace 2 semanas
Meditación del Papa Francisco
El prodigio de los panes preanuncia la Eucaristía. Se ve en el gesto de Jesús que "recitó la bendición" antes de partir los panes y darlos a la multitud. Es el mismo gesto que Jesús hará en la Última Cena, cuando instituyó el memorial perpetuo de su Sacrificio redentor. En la Eucaristía Jesús no da un pan, sino el pan de la vida eterna, se dona a Sí mismo, ofreciéndose al Padre por amor a nosotros. Pero nosotros, debemos ir a la eucaristía con esos sentimientos de Jesús, la compasión. Y con ese deseo de Jesús, compartir. Quien va a la eucaristía sin tener compasión de los necesitados y sin compartir, no se encuentra bien con Jesús.
Compasión, compartir, Eucaristía. Este es el camino que Jesús nos indica en este Evangelio. Un camino que » ver comentario
Me gusta 0
Néstor Matos
Néstor Matos

hace 2 semanas
Dios envia a su unigenito hijo a vivir con nosotros hasta sufrir y morir en la cruz para redimir los pecados ,Jesús nos enseña a tener fe en Él a que confiemos en su infinita bondad y misericordia ,retribuirle con la oración y nuestros buenos actos con nuestro prójimo y compartir lo que tenemos,porque Jesús al repartir los panes es El mismo cuando dice que Él es el pan bajado del Cielo ,todos debemos comer de este pan para tener vida eterna.El evangelio al referirse al número siete se refiere s las siete naciones paganas de Canaan y s los siete evangelistas de la primera comunidad griega (He 6)
Me gusta 0
José María
José María

hace 2 semanas
El milagro parte de o que tienen los discípulos. Es un llamado para que le demos a Cristo nuestros dones y talentos y que el los ponga a su servicio en la persona de los más necesitados.
Me gusta 0
Aurea Bueno
Aurea Bueno

hace 2 semanas
Gracias Señor bendito, porque nos enseñastes a compartir, tu lo hiciste con tus seguidores, cuando les faltó el pan , te compadeciste no solo de la parte espiritual sino también material, lo que debemos hacer con nuestro prójimo, Dios provee a sus criaturas, hoy en la mañana me pusiste a prueba para ver si me solidarizo con mi prójimo y logré pasarlo, doy testimonio de tu presencia en mi vida, eres un Dios vivo que está al lado de nosotros y nos pides que seamos reales, lo que predicamos tiene que ir en concordancia con lo que hacemos esto fue lo que hacía Jesús, el oró y te dió gracias y multiplicó los panes y el pescado y sació el hambre de esa gente así nosotros tenemos que compartir con los demás, seguir haciendo obra con la fe de que tú estás a nuestro lado para gu » ver comentario
Me gusta 0
Norma Alicia
Norma Alicia

hace 2 semanas
Preciosa reflexión; me anima a poder servir a tu agrado y voluntad Señor Jesús...amen...
Me gusta 0
Gregorio
Gregorio

hace 2 semanas
José Manuel, ayer ore en mi comunidad por ti y por tu familia, le pedí al Señor que te siga iluminando en tu caminar, que te de fortaleza y que te sane de tu dolencia, que el Señor cumpla en ti todos tus deseos y el de toda tu familia, también se pidió para que te fortalezca en la fe que tienes, que siga derramando la misericordia sobre todos los tuyos, que siga actuando el Espíritu Santo en vuestras vidas aceptando su voluntad como unos niños y que la gracia el amor y la gratuidad de ÉL siga derramándose en todos vosotros.
En tu segundo comentario de hoy cuando dices “La bondad inmerecida que Dios nos regala” tienes toda la razón porque no se trata de ganarnos a Dios por nuestros méritos, sino más bien es de acoger su iniciativa gratuita y compasiva derramándonos una b » ver comentario
Me gusta 0
Oscar Guillermo
Oscar Guillermo

hace 2 semanas
Como nos permiten las lecturas de este día, sobre todo el evangelio, comprender la importancia del bien común. Esto me lleva a pensar, cuanta mezquindad tenemos, cuando nos limitamos a aportar en comunidad, solamente si lo que se logre, a partir de dicho aporte, nos es beneficioso en el plano personal, o quizá familiar, cuando lo que debería prevalecer es el beneficio de la mayor cantidad de nuestros semejantes, aún cuando esto no satisfaga plenamente mis intereses.
Me gusta 0
Alicia
Alicia

hace 2 semanas
Es bueno conocer estas historias del pueblo de Dios, nos enseña mucho.
Dios quiere la unión para su pueblo, un mismo pensar, un mismo sentir, un mismo amor, porque tenemos un mismo Dios vivo y verdadero, que esta atento a nuestra necesidad.

Cumple las promesas como a David, nos da lo que pedimos como a Salomón.
Pero hay que tener presente que solo Él, es Dios, único y adorable. Pero cuando adoramos otros dioses olvidándonos del verdadero entonces, vienen las consecuencias.

Extrayendo la enseñanza, que es lo importante. Si queremos agradar a Dios, hay que estar alertas para no caer en adoración a tantos dioses, que hoy se nos presentan ofreciendo maravillas, que al final no dan más que angustias y preocupaciones y nos arrebatan la paz.

Porque el » ver comentario
Me gusta 0
Mariangel Corni
Mariangel Corni

hace 2 semanas
Me gustaría que además de las lecturas enlazaran cantos relacionados con las mismas para guiarnos y acompañar al sacerdote con cantos adecuados. Gracias
Me gusta 0
Fabiola Baldeon
Fabiola Baldeon

hace 2 semanas
Jesus en su enseñanza de hoy día me dice que El siempre da de comer al hambriento,sacia la sed al sediento y lo viste al desnudo, pero uno no se da cuenta de todo lo que hace su Divina Providencia y lo esxiguimos más aún sin merecerlo si uno entendiera todo el mundo sería diferente porque el que más tiene debería compartir con el que no tiene pero cada cual atesora más y más por eso se ve la desigualdad en la gente
Pidamos al Señor que como El multipliquemos todo lo que nos da principiando en cada hogar y en los necesitados no solo de comida sino de Amor. Que Maria Santísima sea la que nos ayude a crecer en el compartir
Amén
Me gusta 0
Maria Cristina
Maria Cristina

hace 2 semanas
Gracias Señor Jesús , Gracias Padre por todo lo que nos das y damos a su vez a nuestros hermanos , gracias por tu misericordia , amor y de que sentimos y brindamos , gracias por estar en nuestros corazones y ser generoso con nosotros y nuestros hermanos , gracias Espíritu Santo , Espíritu de Dios en nuestras vidas , que tu amor nos acompañe siempre y estamos abiertos a servirte , a escucharte y amarte siempre , Amor , paz y misericordia . que así sea .
Me gusta 0
Mercedes S
Mercedes S

hace 1 semana, 6 días
Cuantas marivillas y misericordioso es nuestro señor tenemos que dar pan al que no tiene y pedir por los que sufren y que grande es su Amor y bendiciones
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.