Comentario al Evangelio del

Fernando Torres cmf

En nuestro mundo hay mucho trigo

Somos muy conscientes de la existencia de la cizaña en nuestro mundo. Continuamente los medios de comunicación nos ofrecen información de la violencia, muertes, odios y tantos otros signos de la cizaña que crece en nuestra sociedad. Por eso, cuando leemos el evangelio de hoy, enseguida se nos ocurre la aplicación a nuestra vida concreta, enseguida identificamos la cizaña, enseguida ponemos nombres y apellidos. Hasta en nuestra misma familia nos resulta fácil encontrar el garbanzo negro. Pero se nos olvida el lado positivo. 

Es que la parábola, en contra de los pesimismos que nos invaden tantas veces, lo primero que afirma es que hay mucho trigo sembrado. Tanto que vale la pena aguardar al momento de la cosecha para quitar la cizaña. Hay mucha buena semilla sembrada por el hijo del Hombre, como se dice en la explicación que el mismo Jesús hace de la parábola. Esa buena semilla está creciendo en nuestro mundo. Están los que sólo quieren ver la cizaña presente en el campo, pero la realidad es que predomina la buena semilla, el trigo. Si sólo hubiera cizaña, el dueño del campo habría dicho que lo arrancasen todo. No habría ninguna razón para esperar a la cosecha. Algo parecido nos dice Jesús en la parábola de la levadura. Apenas un poco de levadura es capaz de hacer que fermente toda la masa, por mucho que algunos piensen que es imposible. Frente a los que piensan que la manzana podrida estropeará al resto de las manzanas, Jesús –siempre revolucionario– afirma, y espera, que la manzana buena será capaz de transformar al resto. 

La primera lectura nos confirma en lo dicho. Nuestro Dios es todopoderoso y por eso mismo nos gobierna con indulgencia. Su poder se manifiesta en su capacidad para perdonar y dar la vida. O, como dice la segunda lectura, el Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad e intercede por nosotros con gemidos inefables. El poder de Dios está de nuestro lado, está de lado de la vida y del bien y no dejará que la cizaña se salga con la suya. 

Las lecturas de este domingo nos traen un mensaje lleno de vida y esperanza. En nuestra sociedad, en nuestra familia, en cada uno de nosotros, hay mucho más de trigo que de cizaña. Hay mucho más salvable que condenable. Es más, ninguna persona está definitivamente condenada. Por todos nuestro Dios espera hasta el momento de la cosecha. Entonces será el momento de la purificación final que salvará todo lo que sea trigo en nosotros y nos liberará definitivamente del peso de la cizaña. El Espíritu Santo nos ayuda en ese camino. 

Para el diálogo

¿Te dejas llevar por el pesimismo al mirar la realidad de nuestro mundo, de nuestra sociedad, de tu familia o de ti mismo? Sigue los consejos de Jesús, ¿qué signos de bien, de esperanza, ves en ti mismo y en todo lo que te rodea? ¿Qué podrías hacer para que se viese más la presencia del trigo –que de hecho es más abundante– y menos la de la cizaña?

Comentarios
Johnny Johnny
hace 7 horas, 18 minutos
Extraordinaria reflexión... muchas gracias!!
Me gusta 0
flavio flavio
hace 11 horas, 40 minutos
que el reino de Dios llene toda la creación.-
Me gusta 0
Delia Cuscul Delia Cuscul
hace 20 horas, 12 minutos
Creo que es muy importante el recalcar la esperanza de que todo puede ser diferente y eso solo lo conseguiremos de la mano de Dios... animemonos unos a otros y seamos signos de alegría, esperanza y de amor. Bendiciones
Me gusta 0
Saúl Ramos Saúl Ramos
hace 3 días, 1 hora
Gracias

Por qué es mui fácil buscar las lecturas diarias
DIOS los siga bendiciendo
Me gusta 0
Iván Montes Iván Montes
hace 3 días, 4 horas
Las bondades de D superan en mucho los males que azotan por un tiempo al mundo, a menudo deseamos erradicar el mal, las guerras, la corrupción, la ideología, etc. que actúan a manera de cizaña y que en el fondo repudiamos hasta el punto de desear erradicarla; la instrucción del Evangelio está iluminada de esperanza y consuelo ya que por sí solos o en conjunto no es posible destruirla sino con el único poder capaz, el poder de Jesucristo, lo otro es que hay en el mundo ciclos de compensación donde el mal es azotado por una misteriosa fuerza capaz de controlar, enfrentar y destruir el mal. Saludos desde El Salvador, Centroamérica.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.