Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez, cmf

 

      Termina la segunda semana de Adviento y conviene tener una cierta claridad sobre lo que estamos celebrando/esperando. No vaya a ser que tanto hablar de que estamos esperando al Señor, a nuestro Salvador, y cuando venga se pase por delante de nuestros ojos sin que nos demos cuenta de que es él. Ya nos dice el Evangelio que eso les pasó a los judíos con Elías. Mucho decir que tenía que venir antes del Mesías, pero resulta que, como dice Jesús, Elías ya vino y se fue y los que tanto hablaban de él ni se enteraron de su paso. 

      Nosotros decimos que esperamos al Mesías. Pero tenemos que tener los ojos bien abiertos porque este Mesías casi seguro que no es como nos lo imaginamos. La gente importante de nuestro mundo suele anunciar con tiempo su llegada. Se hace acompañar de fuertes medidas de seguridad. Utiliza buenos coches o buenos aviones. Va bien vestida. Los periodistas les esperan para hacerles entrevistas y los fotógrafos se pegan por conseguir las mejores imágenes. 

      Pero lo de Jesús fue diferente. Dicen que nació de una desconocida doncella galilea. Se sabe poco de ella. Lo más que terminó dando a luz en una cueva/pesebre de las afueras de Belén. Y no fue a dar a luz allí por romanticismo sino por una razón mucho más prosaica: no hubo sitio para ellos en la posada. Y no sabemos si no les dieron sitio porque ya estaba llena o, también es posible, porque les vieron demasiado pobres como poder pagar por la posada. Cuando el niño creció se convirtió en un hombre muy normal –treinta años o más de artesano carpintero– y luego predicador por los caminos pero siempre alejado de los centros de poder y en conflicto con ellos. Lo suyo fueron los pobres, los marginados, los leprosos, los enfermos varios. Quizá si hubiésemos vivido en aquel tiempo no habríamos reconocido en él al Mesías salvador. 

      Y hoy, veinte siglos después, nos dice que está en todo hombre o mujer que sufre el dolor, la injusticia, el abandono, la marginación... Y que allí donde están dos o tres reunidos en su nombre, él está en medio de ellos. Así que agucemos la vista y los demás sentidos, para reconocerle en lo más sencillo y humilde de nuestro mundo.  

Comentarios

Deja tu mensaje:

Miguel
Miguel

el 12/12/15
Muy entendedor comentario del evangelio de hoy. Gracias
Me gusta 0
Alicia.
Alicia.

el 12/12/15
En las lecturas de hoy , se resalta mucho la palabra "" Reconocer". Dios siempre nos ha hablado de muchas formas con señales y por medio de los profetas, somos nosotros que no hemos querido reconocerlo, debe ser por miedo al compromiso. Vino Elias, Juan el Bautista y después el mismo hijo de Dios y todavía estamos un poquito ciegos y sordos a sus palabras . Debe ser miedo al cambio no queremos compromisos es mejor decir no entiendo y seguir en el mismo son, es que, no entiendo, pero poco me esfuerzo por hacerlo.
Cuando Jesús, se apareció después de resucitar, sus propios amigos que habian compartido tanto con el, no lo reconocieron de inmediato. se apareció en diferentes formas como una persona del común y es porque debemos aprender a verlo en nuestro prójimo.
Señor, » ver comentario
Me gusta 0
Martina
Martina

el 12/12/15
Dios mìo,no pases de largo,hazme reconocerte.Te amo!
Me gusta 0
Graciela
Graciela

el 12/12/15
A veces pienso que si yo hubiese vivido en los tiempos de Jesús, me hubiese costado entender sus mensajes, y a pesar de maravillarme por sus milagros, quizás no hubiese reconocido que se trataba del hijo de Dios hecho hombre. Su sencillez no era lo que se acostumbraba a ver en un rey. Por eso me alegro de tener a mano tantos recursos que me permiten conocerlo sin vivir en aquel tiempo. Creo que somos privilegiados por el esfuerzo de tantos inocentes que murieron por creer en él, que fueron testigos de su palabra y obras, y que formaron la iglesia que hoy tenemos. Me siento agradecida.
Señor, permíteme reconocerte siempre.
Me gusta 0
Luz Marina
Luz Marina

el 13/12/15
Señor gracias por amarnos por bendecirnos por mostrarnos el camino de la salvación y la vida, con este Evangelio nos exotras a creer en ti a verte con los ojos del alma a reconocerte en el desvalido a seguirte y amarte por toda la eternidad.
Me gusta 0
Procopio
Procopio

el 12/12/15
Para ver a Jesus hay que buscarlo salvo que El quiera derribarnos del caballo como a S.Pablo. En la búsqueda tenemos que liberarnos de cargas innecesarias,agarrarnos a Su mano y seguirle con toda la fuerza que nos sea posible. Me pongo en sus manos para que me conduzca por el camino,para que me ayude a encontrarle,para verlo aunque tantas cosas no me dejen verlo.
Me gusta 0
ariel antonio
ariel antonio

el 12/12/15
es lo que nos pasa muchos tiempos , es peramos que el señor nos visite y no nos damos cuenta que esos mismos momentos estamos despresiamos a las personas mas necesitadas , sin darnos cuenta que el rostro de dios se encuentra en los mas dolidos y maltratado por este mundo lleno de pecado
Me gusta 0
José Luis
José Luis

el 12/12/15
Dichosos los que creen en Dios Nuestro Señor, y lo buscamos en cada uno de nuestros hermanos, nació en un pesebre, humilde y bondadoso, y con el ejemplo de una madre misericordiosa, llena del Espíritu Santo, entregada a Dios Nuestro Señor en cuerpo y alma, te invito a que sigas los pasos de Nuestra Madre María Santidima y hagas entrega de tu cuerpo y alma a Dios Nuestro Padre, par que evangelices con tu ejemplo de vida y des gracias por todos tus dones que te dado y los explotes al máximo para entregar buenas cuentas en el momento de estar junto a Él, y poder decir me diste siete talentos y te entrego catorce pues los coloque en el banco de la vida y dieron frutos. Hoy es el día de la Madre de Cristo, pídele que este contigo todos los días de la vida y te acompañe en todos tus q » ver comentario
Me gusta 0
Roberto
Roberto

el 12/12/15
Senor no soy pobre,ni marjinado pero acuerdate de mi, me asemejo a Zaquias,recuerdas,tambien a la Madgdalena que le perdonaste sus faltas y tambien siento que hago como tu apostol Tomas necesito Mas Fe creo en ti senor, y escuchas mis suplicas.
Me gusta 0
pedro Aníbal
pedro Aníbal

el 12/12/15
Efectivamente, no sabemos reconocer a nuestro Señor y Salvador, que se manifiesta en diferentes formas, en los Pobres, en mendigos, enfermos, y todo cuanto padece de los abusos de este mundo, debemos mirar a Jesús con los ojos de la Fe, creyendo que esta entre nosotros, mirando de forma diferente, solo así veremos al Dios de Amor, seamos pues portadores de ese amor, que vaya derramando obras de caridad y donde exista dolor llevemos la medicina que los alivie.
Me gusta 0
Norma Sol
Norma Sol

el 12/12/15
Senior Jesús ayudanos a reconocerte siempre y a estar atentos a tu llegada.
Sabernos que tu estas en nuestro prójimo y que debemos ayudar y orar por los necesitados. Ayudanos a mirarte s s ti en cada uno de ellos.
Y te doy todas los gracias del mundo por habernos dejafo a ti Santísima Madre como Madre Nuestra, gracias por esa gran Bendición, especialmente en la advocación hoy de Nuestra Señora de Guadalupe. Gracias Señor Jesús

Gracias
Me gusta 0
Flor de Maria P
Flor de Maria P

el 12/12/15
Comparto lo escrito por Graciela, si hubiera vivido en tiempos de Jesus quizas hubiera sido una persona mas de las que no lo reconocieron, me siento bendecida de vivir actualmente y que dia a dia sepa mas de El, mi Señor. Ahora mi corazon se estremece con tu palabra, te siento en mi, por favor permiteme reconocerte siempre. Amen
Me gusta 0
camilo
camilo

el 12/12/15
EL SEÑOR SE REVELA EN LA SIMPLICIDAD DE LAS COSAS, EN LA CREACION DE CADA DIA Y A TRAVÉS DE AQUELLOS SENCILLOS QUE REVELAN A DIOS; EN LA ORACION DE LA FAMILIA ALREDEDOR DE LA MESA O EN LOS MOMENTOS DE ANGUSTIA....DIOS ESTA EN MEDIO Y NUNCA NOS ABANDONA
Me gusta 0
Laura Perez
Laura Perez

el 12/12/15
Señor, ayudame a sensibilizarme a las necesidades de los demas, a verte en los mas pobres y marginados. Quiero ser su voz para los que no pueden hablar y defenderse. Enseñame a decir la verdad. Yo un soy una persona debil, pero tu vives dentro de mi y cada dia que pasa me haces mas fuerte. Yo no conozco el camino que debo seguir, pero tu me guias.Tu eres mi fortaleza Señor. Antes de ti, era una obeja descarrriada, pero tu me rescataste. Tengo puesta mi confianza en ti.
Señor tus planes son perfectos. Todo lo haces a su preciso tiempo. Ayudame a vivir un dia a la vez, sin preocuparme por
lo que pueda pasar en el futuro. Pongo mi vida en tus manos, para que la moldes como a ti te parezca mejor.
Me gusta 0
Ruy Edmar
Ruy Edmar

el 12/12/15

Muchas veces no reconocemos a Jesús, ni siquiera sus discípulos, camino de Emaus, lo reconocieron visualmente; pero, su corazón ardía cuando escuchaban su palabra.
Quien te dice que lo viste en la calle, desnudo, con hambre, con sed, enfermo y no lo reconociste.
Hermanos, la puerta para recibir a Jesús se abre por dentro, es en lo más íntimo de nuestro corazón que podemos hospedar a Jesús.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.