Comentario al Evangelio del

Severiano Blanco cmf

Queridos hermanos:

El Decreto conciliar sobre la Palabra de Dios nos enseña que, para entender los textos bíblicos, conviene conocer “los modos de narrar que se usaban en tiempo del escritor” (DV 12). Nosotros, aunque valoramos el lenguaje simbólico, no expondríamos hoy un tema teológico en la forma en que lo hace el libro de Daniel.  Y, sin embargo, el pasaje que hoy leemos ofrece una enjundia teológica y muestra una habilidad pastoral extraordinarias.

Según la valoración de lectores del siglo XXI, el autor comete un “fraude”. Aparentemente sitúa la narración en el siglo VI antes de Cristo (Israel sometido al imperio babilónico), pero en realidad habla del siglo II, que es el suyo y de sus lectores. El imperio sirio o seleúcida, que ha conquistado Palestina, pretende nivelar en lo cultural y religioso a todos los pueblos que lo integran. Por salvaguardar su fe, Israel se resiste a tal nivelación, lo cual le cuesta persecución y martirio. Surgen las heroicas guerrillas macabeas, defensa desesperada del insignificante Israel frente a un imperio poderoso.

No nos detengamos en el detalle secundario de los alimentos puros o impuros, que Jesús relativizará o hasta ridiculizará. La leyenda quiere hablar de otra cosa: los israelitas no deben asumir las costumbres paganas, y su fidelidad será reconocida y premiada por Dios. Para ello se les pone como ejemplo estimulante una leyenda situada siglos atrás. Tanto en la época babilónica como en la siro-seleúcida, la visión de fe hace a los jóvenes más sabios que sus contemporáneos paganos.

En su aparente ingenuidad, la leyenda se adecúa extraordinariamente a la problemática del occidente cristiano actual. Una corriente cultural laicista, a veces incluso agresivamente atea, y pretenciosamente superior a la tradición religiosa heredada, quiere seducirnos y privarnos de nuestras más nobles raíces, orillar nuestra fe, nivelarnos a todos en la inmanencia chata y gris: vida de tejas abajo, sin esperanza ni horizonte.

La cultura occidental necesita hoy jóvenes que la vivifiquen, como hicieron los del libro de Daniel violentamente invadidos y amenazados con ser despojados de su identidad. No se trata de fomentar fanatismos ni terquedades irracionales, sino convicciones lúcidas, y libertad frente a “lo que se lleva”.

La viejecita del evangelio es un ejemplo humilde de esa “contracultura” cristiana; frente a la obsesión imperante por la prosperidad económica, a veces inhumana, ella fue desprendida y libre, consciente de que existen valores superiores incluso a la propia vida física.

Vuestro hermano
Severiano Blanco cmf

Comentarios

Deja tu mensaje:

Alicia
Alicia

el 23/11/15
Muchas Gracias Hermano Severiano Blanco cmf , por la enseñanza, de hoy. Bendiciones a todo su Grupo.
Daniel, se propuso en su corazón no contaminarse con nada que no fuera de Dios, Por lo cual Dios le dio sabiduría más que a todos los que el rey había elegido, para que fueran sus servidores. Si el creyente se esfuerza por ser fiel a Dios, y a sus caminos puede estar, seguro de que Dios estará con él y le dará la ayuda y la gracia necesarias para cumplir su voluntad, como le sucedió a Daniel. Seamos fieles siempre al Señor y llegaran recompensas.
La enseñanza del evangelio de hoy, de la ofrenda de la viuda, se puede aplicar para, todo servicio que prestamos, no se trata de la cantidad, sino la calidad y el amor con que hagamos las cosas, Dios las recibe, porque valora nues » ver comentario
Me gusta 0
Jose del Carmen
Jose del Carmen

el 23/11/15
Saludos amigas/as, Jesús esta ubicado en medio e idéntificado con los débiles, las/los marginada/OS, los enfermos, los utilizados, la descartados, Jesús el mismo se esta identificado como tal. Su firme aceptadon de su vocación lo lleva al martirio supremo. Jesús busca promover, no cesa de promover, motivar, generar autoestima, sentido de dignidad, sin quedar enera filantropía o encantamiento político ni mucho menos caridad de escalones. Jesús lleva dentro el dolor de la gente pisotiada, maltratada por el sistema. Queridos amigos/as, aquí es donde la tradición ha de ser superada y el discernimiento a allanado por ese darme todo par que el/la otro cresca y yo desdesaparezca... Son ambas una en simisma, no son a disuncionales, no son rígidas su armonismo actualiza. En medio de ta » ver comentario
Me gusta 0
Javier
Javier

el 23/11/15
No son vuestros dioses los que me alimentan. Es mi buen Padre que sencillamente me alimenta,me hace crecer y me llena de paz y sabiduría.así lo siento y así lo proclamo alto y fuerte
Me gusta 0
Susana Beatriz
Susana Beatriz

el 23/11/15
Quiero proclamar alto y fuerte: Jesucristo, Señor de la Historia, ayer te hiciste presente, oyendo nuestra plegaria y respondiendo a nuestra necesidad.: !nos sentimos heridos y agobiados! Queremos ser nación!" Iniciamos un camino, en el que todos debemos estar alertas y participar, ayudando con nuestro esfuerzo, a salir del pozo cívico en el que estábamos. Gracias por por permitirnos la alternancia. Que se plasmen los acuerdos revitalizadores de nuestra ciudadanía y que sepamos desprendernos como la viuda, y trabajar en nuestra propia edificación, para ejemplo y sostén de nuestros niños y jóvenes, como los profetas de la primera lectura. Que sepamos perdonar e integrar a todos .Y que sea Dios Padre, eterno y misericordioso, Dios Hijo, nuestro Salvador y Redentor, y Dios Espíritu » ver comentario
Me gusta 0
Jurgen Calder
Jurgen Calder

el 23/11/15

Esta claro, lo que vale no son los dos reales sino el desprendimiento de la anciana y su deseo de contribuir. La riqueza teológica que alude el hermano Severiano en la lectura de hoy, está reflejando ese don que Dios da a sus humildes servidores.
Me gusta 0
Adi torres
Adi torres

el 23/11/15
La señora del evangelio nos da un ejemplo a seguir los cristianos de hoy, no debemos dar lo que nos sobra sino lo que nos duela,porque como dice jesus dio todo lo que tenía para vivir, que también nosotros con la ayuda de dios podamos dar todo sabiendo que nuestra vida dios la tiene en sus manos ,amén.
Me gusta 0
Maria cristina
Maria cristina

el 23/11/15
Que al desprendernos de lo que tenemos, confiemos en que Dios nunca nos abandonará, al contrario; multiplicará lo que dimos con amor.
Me gusta 0
isidro
isidro

el 23/11/15
Gracias por su enseñanza. Si nosotros nos proponemos a semejanza de Daniel, a no vivir de todo lo impuro, y a desprendernos de todo aquello que nos aleja de DIOS, entonces podremos algún día actuar como esa viejecita del evangelio, dar sin mezquindad, sabiendo que todo lo que se da con amor y desapego, DIOS lo compensa con creces.
Me gusta 0
Pedro Aníbal
Pedro Aníbal

el 23/11/15
Queridos hermanos, Grande Daniel que demuestra su amor y fidelidad a Dios, hasta en lo mínimo para no contaminarse con lo que no tenga que ver con el Dios de Israel, eso nos demuestra que debemos guardarnos de no cometer errores ni servir a los dioses que quieren convivir con nosotros y que a diario nos tientan.
En el evangelio de hoy esa Viuda pobre nos da muestras que debemos ser desprendidos de las cosas materiales y si actuamos así Dios nos reconfortará dándonos lo que nos hace falta para vivir, la humildad con que nos sorprende esa viejecita indica que la pobreza no impide ser solidario.
Me gusta 0
Augusto Serna A
Augusto Serna A

el 23/11/15
El Señor les de la paz.
El Señor es bondadoso y misericordioso y sabe devolver el ciento por uno a quienes practican la caridad. El conoce la profundidad de nuestro corazón y sabe cuales son nuestras intenciones. En este pasaje del evangelio de San Lucas, Jesús ve con buenos ojos como la viuda pobre glorifica a Dios dando más de lo que podía, es más en esas dos monedas entregó su vida, todo lo que tenía.
Me gusta 0
FIDENCIOMARTINE
FIDENCIOMARTINE

el 23/11/15
TENEMOS QUE DAR LO MEJOR DE NOSOTROS CADA DÍA DE NUESTRA VIDA
Me gusta 0
Chemary
Chemary

el 23/11/15
Me quedo con la generosidad de la viuda que da de lo que necesita para vivir. Nosotros somos muy rácanos con el Señor. Practicamos casi siempre con los mandatos del Señor la ley del mínimo esfuerzo y la mínima exigencia. Sin embargo Dios no se deja ganar en generosidad, siempre nos da el ciento por uno. No nos contentemos con darle algo,generalmente de lo que nos sobra. Más importante que dar es darse. Como se nos da Él hasta la locura de la muerte en cruz y hasta hacerse Pan de vida en la Eucaristía para que le comamos. A quien mucho se le da, mucho se le exige. Cuanto somos y tenemos al Señor se lo debemos. ¿Por qué no somos más generosos con Él?.
Me gusta 0
salvador Gomez
salvador Gomez

el 23/11/15
Buen dia hermanos, el Evangelio de hoy nos muestra este ejemplo de esta viuda ya anciana que junto a la alcancia del templo hecha lo poco que ella tiene lo unico que le podia servir para comer lo ofrenda de corazon. Este ejemplo nos enseña que no debemos dar lo que nos sobra, devemos ofrendar de corazon no solo para que la jente nos vea que somos buenos devemos dar sin esperar algo a cambio por que Dios conoce nuestro corazon el sabe perfectamente cuando damos esperando conseguir fabores, no solo cuando ofrendamos si no tambien cundo nos encontrmos con personas que nos piden ayuda demos sin esperar de lo poco que tengamos. Amen.
Me gusta 0
Cecilia
Cecilia

el 23/11/15
Gracias por todos los comentarios!
Me gusta 0
Clara Rojas
Clara Rojas

el 23/11/15
“Daniel, Ananías, Misael y Azarías. Daniel hizo propósito de no contaminarse con los manjares y el vino de la mesa real, y pidió al jefe de eunucos que lo dispensase de esa contaminación”.

Pienso que con las palabras de “manjares y el vino de la mesa real” se nos da un mensaje claro entre lo que es necesario y lo que es superfluo. Es necesario un par de zapatos pero es superfluo tener dos, tres, o más pares. Es necesario buenos alimentos para alimentar la vida del cuerpo, siervo de la reina, que es la vida del alma, pero es superfluo la comida delicatessen, las tapas, y las copas. Estas costumbres paganas cuando hay personas en el mundo que carecen hasta de agua potable para beber, embotan el alma, la hacen torpe para entender las cosas de Dios. San Benito en su regla dice » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.