Comentario al Evangelio del

Juan Carlos Martos, cmf

Queridas amigas y amigos:

El texto evangélico de hoy es complejo porque presenta dos parábolas entremezcladas: Por un lado, la parábola de las diez onzas de oro como respuesta de Jesús a quienes vaticinaban que el Reino de Dios despuntaría de un momento a otro. Por otro, la parábola del pretendiente al trono quien, rechazado por sus súbditos,  al final se venga de sus enemigos. Teniendo delante tal “enredo”, destaquemos aquí tres claves del texto sobre cómo esperar la llegada del Reino.

  • Es de necios hacer cálculos sobre el futuro. Jesús conmina tajantemente a dejar de jugar a las adivinanzas sobre el final definitivo para concentrarse en vivir a fondo el ahora. La curiosidad sobre el futuro no debe sustraer energías ni enajenarnos en el compromiso por el presente. Enfrascarse en cálculos sobre la duración de esta vida es un trabajo tan inútil (es fantasía) como negativo (origina falta de responsabilidad y pereza). Además, el Reino llegará cuando menos lo pensemos.
  • Es de sabios rentabilizar el tiempo presente. Hemos recibido dones para usarlos ahora (“negociad mientras vuelvo”). Lo decisivo no es tanto si con diez monedas se consiguen otras diez o solo cinco, sino invertirlas. Lo que no se debe hacer jamás es “guardarlas en un  pañuelo” y dejarlas improductivas. Es fatal dejarse guiar por el “demonio de la lógica”: devolver exactamente lo recibido alegando que no se debe arriesgar en negocios improbables. Olvidaba este siervo necio que a su señor más que el dinero, valoraba el esfuerzo por multiplicarlo. Hacer producir las onzas de oro exige entrenamiento constante y coraje para asumir riesgos. Jesús alaba a quienes se arriesgan (aunque se equivoquen a veces) y recrimina los "aciertos" de quienes permanecen instalados en su paralizante seguridad.
  • Es de sabios invertir en el bien. Nuestra sociedad suele establecer un subsidio sobre la base de la renta de las personas. Según un criterio de justicia, quienes menos tienen, deben recibir más. ¿En base a qué razones invierte este evangelio esa exigencia natural de la justicia? Hay una explicación: El evangelio no habla de distribución de bienes, sino de distribución de la gracia. Y en el mundo de la gracia pasa como en la naturaleza: crece y florece más aquello que tiene más vitalidad y fuerza. Y viceversa: El frío congela y la esterilidad arruina.

La vida cristiana implica asumir riesgos. Jesús “primerea”: “Caminaba delante de ellos subiendo a Jerusalén”, apostilla Lucas hablando de su acercamiento a la muerte.

Juan Carlos Martos cmf

Comentarios

Deja tu mensaje:

procopio
procopio

el 18/11/15
La extraordinaria fe que se manifiesta en las lecturas de hoy, y el mensaje transmitido en el evangelio de hacer producir los dones que hemos recibido, nos ponen alerta para despertar y no quedarnos instalados y adormecidos en la comodidad.Son lecturas que nos alertan para despertar y seguir el camino con renovadas fuerzas.
Me gusta 1
Alicia.
Alicia.

el 18/11/15
La parábola de las diez minas, me eseña que todos, tenemos una responsabilidad, sobre lo que se nos ha dado, en mayor o menor proporción, debemos ser multiplicadores de las bendiciones recibidas. A cada uno se le ha dado la oportunidad, el tiempo y los medios para vivir por Cristo. Mediante actos de bondad, ofrendas en oración y mucho más. Quien haya sido fiel en su servicio al señor y y haya compartido sus cargas. Será ricamente recompensado en el Reino futuro y de le encomendaran nuevas tareas. Nuestra misión, es trabajar honestamente, por nosotros mismos y por los demás, tranquilos y esperanzados, en que Cristo, se manifieste de nuevo entre nosotros y poder decirle he multiplicado lo que me has dado.
Señor, gracias por este nuevo día, que me DAS para vivirlo segú » ver comentario
Me gusta 1
Susana Beatriz
Susana Beatriz

el 18/11/15
Abono la oración de Alicia: "Señor, GRACIAS por el nuevo día que me DAS, para vivirlo según Tu Voluntad.Que cesen las guerras y discordias entre nuestros pueblos, y que sea tu AMOR el que reine entre nosotros." Vivimos una época que reclama CORAJE. Que se nos incrementa en la medida de Tu Gracia. Gracias, Jesús, y en Vos confío. Amén.
Me gusta 1
Chechi
Chechi

el 18/11/15
Las lecturas me conducen a pedir al Señor, me de la voluntad de la mamá macabea, cumplidora fiel como el empleado que gano 10 onzas mas. La fidelidad, y el compromiso en el trabaja por el Reino son el llamado.
Me gusta 1
Eduardo
Eduardo

el 18/11/15
La parábola es muy acertada a nuestro tiempo . nos guardamos en un pañuelo puesto que nos juntamos en los templos donde estamos seguros y no salimos a multiplicar nuestra gracia atrayendo a más almas a nuestra felicidad cristiana
Me gusta 0
José Luis
José Luis

el 18/11/15
Hermanos(as) en Cristo Jesus; trabajemos arduamente para que los dones que nos han sido dados se multipliquen y den mucho fruto, y así Dios verá que si trabajaste, ya que tenemos que trabajar para comer y no esperar a que me sirvan sin hacer nada, pues no mereceríamos nada pues no hemos trabajado, ya que la vida no son disipaciones, sino trabajo arduo y fructífero. Roguemos a Dios nos de la fortaleza para seguir su caminar y no abandonar el camino. Hagamos círculo de oración para pedir seamos fuertes y fructíferos .
Me gusta 0
Miriam
Miriam

el 18/11/15
Le pido Al Padre, que me de la fuerza y fortaleza mi fe como la macabea, fiel para continuar el trabajo del hombre de las diez onzas de oro que las multiplico trabajando para repartirlas no en dinero, sino en gracia.
Me gusta 0
Chichito42
Chichito42

el 18/11/15

Ya estamos cerca de celebrar la festividad de Cristo Rey, un rey totalmente distinto a todos los que conocemos a través de la historia y la literatura. Un rey que no clama venganza sino perdón, un rey que colma de gracia a quienes aceptan sus retos de multiplicar la caridad, fructificar los dones, un rey que no se vale de la propaganda para ensalzarse sino que promueve e l poder al servicio del pueblo, un rey justo que sin embargo privilegia a los niños , a los más débiles, un rey sabio, un rey que de verdad ama y es amigo fiel de los que lo reconocen y predican sus enseñanzas.
Me gusta 0
miriam
miriam

el 18/11/15
Dios nos da a todos algo para bien nuestros talentos para difundir a nuestros semejantes para que nuestro mañana sea mejor y ver los talentos y las enseñanza q Dios tiene para con nosotros
Me gusta 0
ruben perez
ruben perez

el 18/11/15
Tu palabra me da vida confio en ti senor tu palabra es eterna y en ella esperare amen
Me gusta 0
Pedro Aníbal
Pedro Aníbal

el 18/11/15
El sacrificio no debe ir delante de nosotros, sino acompañado de nuestros actos, como en la segunda de Macabeos, donde aquella familia prefirió la muerte antes que traicionar sus principios y no cumplir con las leyes de Dios; y en el evangelio Jesús nos enseña como debemos de hacer producir el talento que nos otorga, y que muchas veces los dejamos dormir y no somos capaces de hacerlos producir, todo lo tenemos bien claro, Dios nos ha dado las armas como trabajar para el reino r ir enseñando a quienes nos necesitan, por que muchas veces nos perdemos por que nadie nos exhorta a vivir como Dios manda.
Me gusta 0
MALUMOES
MALUMOES

el 18/11/15
Señor ayúdanos a creer en esos talentos y dones que no s diste, ayúdanos a trabajar en ellos, ayúdanos a ser fieles a tu voluntad, ayúdanos a cumplir tu ley aunque muchas veces parezca contraria a la que nos muestra el mundo. Riega en cada uno de tus hijos bondad y amor por el prójimo. Que las bendiciones que a diario recibo sean también el medio para bendecir a otros.
Me gusta 0
isidro
isidro

el 18/11/15
Nosotros debemos ser conscientes, primero de la vida que nos dio DIOS, luego del sitio donde nos puso, y luego de los dones que puso en cada uno de nosotros; estos dones son las onzas de oro de debemos invertir y multiplicar en frutos para el señor, no vacilemos en darle la mano al necesitado, en obrar de acuerdo a las necesidades del mas débil, emprendamos siempre esa tarea de animar y fortalecer en la Fe al alejado, ser misericordiosos, con los desvalidos, es decir muchas obras y mucha oración para estar en constante comunicación con el Señor, para recibir la gracia permanente.
Me gusta 0
Mery Buestán
Mery Buestán

el 18/11/15
Tratemos de ser multiplicadores de la palabra de Dios, difundamos a quienes podamos hablar de nuestro Padre Celestial, Él es nuestra fortaleza, y teniendo a Dios tenemos todo. Que hayan más y más personas que le conozcan para bien de cada uno de nosotros y no estar en la vida de libertinaje donde todo es para destruir a los seres humanos y se está tan equivocados creyendo encontrar en la vida mundana la felicidad. Cambiemos y vivamos una vida con la Protección de nuestro Padre. Dios.
Me gusta 0
dionisia
dionisia

el 18/11/15
El evangelio de hoy nos dice que el señor nos da distintos dones y talentos para que nos pongamos a trabajar en su viña y los multipliquemos pero la mayoría de nosotros no queremos trabajar por miedo, por inseguridad, y por haraganería y se no olvida que el señor no llama a los capacitados y que el capacita a los llamados
Me gusta 0
betzabe josefin
betzabe josefin

el 18/11/15
la palabra de hoy es una revelacion del señor en cuanto a la pura verdad vivida dia a dia
Me gusta 0
Antonia Ruiz
Antonia Ruiz

el 18/11/15
Mi Señor, te alabo y te bendigo, te pudo perdón por todo aquello que me has dado y no lo he sabido multiplicar, dame la fuerza e inteligencia necesaria para saber multiplicar esos dones que me ofreces en cada evangelio. Amoroso Padre, que se termine el odio y rencor en todos los pueblos, manda La Paz a este mundo.
Me gusta 0
Salvador Gomez
Salvador Gomez

el 18/11/15
Queridos hermanos. Hoy la parábola nos da una gran enseñanza, de un hombre que parte a tierras lejanas y a su regreso vendrá con titulo de rey antes de partir deja sus onzas de oro a personas para que puedan trabajar y producir mas y dar cuentas a su regreso. De acuerdo a la enseñanza de Jesús Dios a cada uno de nosotros nos da dones y talentos según nuestras capacidades debemos poner en practica los muchos o pocos dones que Dios nos a confiado no debemos esconderlos hay que ponerlos ala vista de todos y al servicio, trabajando y sirviendo amando vamos construyendo el reino de Dios no olvidemos que Dios al final de los tiempos nos va a pedir cuentas que hicimos con los dones que el nos dio. animo adelante.
Me gusta 0
Antonia Ruiz
Antonia Ruiz

el 18/11/15
Mi Señor, te alabo y te bendigo, te pido perdón por todo aquello que me has dado y no lo he sabido multiplicar, dame la fuerza e inteligencia necesaria para saber multiplicar esos dones que me ofreces en cada evangelio. Amoroso Padre, que se termine el odio y rencor en todos los pueblos, manda La Paz a este mundo.
Me gusta 0
Juan José
Juan José

el 18/11/15
Si algo de verdad vale la pena es trabajar e invertir por el reino de los cielos... esto no se de devalúa...
Me gusta 0
Jorge Nildo
Jorge Nildo

el 18/11/15
Jorge Nildo
Jesús relata la parábola para aquellos que pensaban que el reino de Dios iba a despuntar de un momento a otro. En mi opinión, el reino de Dios no tiene limitación alguna, menos de tiempo; sin embargo, nosotros no debemos dormirnos en nuestros laureles, debemos invertir los talentos que ya poseemos, tomando la iniciativa por cuenta propia o integrando una empresa social comunitaria de las muchas que hay dentro de la iglesia. Si acaso tenemos bienes, tenemos el deber de administrarlos como bienes que Dios nos ha confiado para probarnos que somos capaces de administrar bienes mayores en el reino de Dios.
Me gusta 0
genaro
genaro

el 19/11/15
Que difícil me resulta la interpretación de los evangelios, seguiré rezando a Dios para que me ayude a escuchar, interpretando adecuadamente sus parábolas.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.