Comentario al Evangelio del

Juan Lozano, cmf

Querido amigo/a:

Hoy la Iglesia nos invita a recordar a todos nuestros seres queridos que fallecieron. En muchos lugares del mundo permanece la bella tradición de ir a los cementerios a limpiar y embellecer las tumbas o nichos donde reposan sus restos. Es un gesto cariñoso de recuerdo; no olvidamos a nuestros seres queridos, siguen presentes en la memoria de nuestro corazón. Lo más importante de esta conmemoración y el verdadero sentido de este día es que reafirmamos nuestra fe en la resurrección. Los que nos han precedido viven en la eternidad y rezamos para que los que murieron y todavía no han alcanzado esta meta, lleguen a la plenitud de la vida junto a Dios. Rezamos por todos los difuntos, no solo por los nuestros.

Un día como hoy también se nos invita a reflexionar sobre nuestro caminar en la vida, a realizar un examen positivo y esperanzador, nunca trágico, en el que recordamos que un día también nosotros seremos llamados al encuentro con el Señor, que nuestra vida en este mundo no es eterna y que un día moriremos. Cuando llegue ese momento, que sólo Dios conoce, tendremos que abrir nuestras manos y mostrar nuestra ofrenda de amor a nuestro creador; parafraseando a san Juan de la Cruz, …en el atardecer de la vida, se nos examinará del amor. Reflexionar sobre este momento, que llegará más tarde o más temprano, no consiste en atemorizarse, sino más bien en ser conscientes de que forma parte de nuestra condición humana y, lo más importante, que no podemos desperdiciar nuestra vida, sino que tenemos que vivirla al máximo, disfrutando, amando y dándola para que sea lo más productiva posible. Cada día es un regalo que se nos da, por eso no podemos perder el tiempo ni malgastar nuestra vida, sino vivirla con sentido, desde la fe, para que sea una vida, no perfecta –pues ninguno lo somos-, pero sí lo más fértil y fructífera posible, para eso hemos nacido y venido a este mundo, para darle vida, darle la vida que nos ha sido regalada por el Creador.

Oramos y recordamos cariñosamente a todos nuestros difuntos; y nos recordamos a nosotros mismos que también un día moriremos con la esperanza de resucitar. Esperanza que nos empuja a seguir dándolo todo, cada uno en la misión que Dios le ha encomendado. No malgastemos el tiempo, sino que disfrutemos y hagamos bien nuestro trabajo, como nos dice hoy el Señor, sin miedo: …que no tiemble vuestro corazón; creed en Dios y creed también en mí.

Vuestro hermano en la fe. 
Juan Lozano, cmf.

Comentarios
Jorge Nildo Jorge Nildo
el 2/11/15

Considero que es bueno que haya personas como Tomás que interroga al Señor. La pregunta y la respuesta cierran el ciclo que nos permite conocer de primera mano enseñanzas fundamentales.
Me gusta 0
Martín Acevedo Martín Acevedo
el 2/11/15
Recordemos con cariño y con respeto a nuestros seres queridos que han pasado a la eternidad: A causa de los pecados, necesitan ellos como necesitaremos nosotros más tarde, purificación. Ellos necesitan nuestras oraciones para su eterno descanso. Hoy son ellos, nuestros difuntos, mañana seremos nosotros
Me gusta 0
Procopio Procopio
el 2/11/15
Jesus nos indica el camino para el Padre y se identifica con el camino,la verdad y la vida.Fuera de El no hay ni camino,ni verdad,ni vida.Estariamos perdidos,en la falsedad de las cosas mundanas y sin participar de la vida verdadera.Jesus lo es todo.Pero una cosa es pensarlo y otra vivirlo y para esto necesitamos su ayuda,que viva en nosotros.
Me gusta 0
Susana Beatriz Susana Beatriz
el 2/11/15
Y a quién iremos, Señor, si sólo Tú tienes Palabras de Vida eterna? "No tembléis ni os asustéis, creed en Dios y también en mí" ..."Nadie va al Padre sino por Mi". "El Padre tiene muchas estancias..." "Cuando encuentre la vuestra, volveré y os buscaré".Que sea Tu Presencia esperanzadora la que me haga descansar en Ti, Señor. Protege cálidamente a los que están en trance de morir, como Sergito, cúbrelo con tu manto, acompáñalo hasta ese sitio preparado para él, y conforta el corazón de su familia. Oh! Buen Señor, óyeme, dentro de tus llagas escóndeme, y mándame ir a Ti, para que con tus santos te alabe. Por los siglos de los siglos. Amén.
Me gusta 0
Alicia Alicia
el 2/11/15
Es una voz de aliento del profeta, Jeremías, quiere que el pueblo sepa que no todo está perdido. Ellos pueden tener esperanza, porque el Señor es bueno y misericordioso con los que esperan en El, con humildad y arrepentimiento., Dios no había rechazado a Judá como su pueblo aun tenia un propósito para ellos. El señor desea tener compasión con los afligidos con los que sufren. Hoy es también la voz del profeta para nosotros, que hemos tenido o que pasamos por pruebas, que nos deben llevar a Esperar cada día en Dios. El no abandona a los que le buscan de corazón sincero. En nuestras luchas y pruebas busquemos siempre al Señor.. Cuando queremos estar mejores, calmar un dolor, o ser sanos de una enfermedad, o ser perdonados por un pecado. Sin saberlo, estamos buscando a Di » ver comentario
Me gusta 0
Marco Vinicio Marco Vinicio
el 2/11/15
Desde lo más profundo de mi corazón, rezamos por las almas del santo purgatorio; y que nuestro caminar por este mundo se centre en Jesus para poder llegar al Padre, para que al terminar este camino encontremos misericordia para nuestras almas. Amen.
Me gusta 0
Joed Calpache Joed Calpache
el 2/11/15
Senor,, tu sabes que te amo, tú lo sabes todo; pero, qué bueno es poder expresar ese amor, que bueno es tenerte siempre presente, pensar en lo que te agrada y lo que te ofende y empeñarme en cumplir tus mandamientos.
El amor siempre es personal; pero, se suma. Es como las velitas, cada uno con su velita y en conjunto forman una comunidad de almas que se ponen en tu presencia y se iluminan entre sí, eso es Ciudad Redonda.
Me gusta 0
José Luis José Luis
el 2/11/15
Hermanos oremos por nuestros hermanos que nos han precedido y, que por la fe que tenemos en nuestro Padre y su Hijo Jesucristo sabemos que están con ellos, pues sus pecados han sido perdonados, pues Dios es altamente misericordioso y nos perdona nuestras flaquezas. Pidamos de todo corazón perdón de nuestros pecados y sigamos a Cristo en su caminar y no abandonemos nunca nuestra fe en El, pues recuerda que somos imagen suya. Aclamalo siempre en todo momento y lugar.
Me gusta 0
LUCIA BETANCES LUCIA BETANCES
el 2/11/15
QUE EL DIA QUE YA NO ESTEMOS EN ESTE MUNDO TERRENAL, NUESTRAS ACCIONES AQUÍ HABLEN POR NOSOTROS.

CURIOSAMENTE UN DÍA COMO HOY NACIÓ MI VALIENTE MADRE. A LA VEZ UN DIA COMO HOY RECUERDO QUE NO ESTA FÍSICAMENTE,PERO VIVE EN MI.
Me gusta 0
Antonia Ruiz Antonia Ruiz
el 2/11/15
Señor: tu que eres el camino, la verdad y la vida, permitenos dar a conocer tu amor a nuestros semejantes. Te Amo mi Dios.
Me gusta 0
Carmen Delgado Carmen Delgado
el 2/11/15
Señor hoy desde lo mas hondo clamo a ti señor para pedirte que me permita realizar todas las actividades confiando en ti señor sin ningún temor , con la seguridad de que tu me acompaña y me guía.
Hoy te pido por el alma de todos los fieles difuntos, especialmente por todos mis familiares y los que no tienen quien pida por ellos
Me gusta 0
Augusto Serna A Augusto Serna A
el 2/11/15
El Señor les de la paz.
Un hilo muy delgado funge de frontera entre la vida y la muerte. Para algunos una puerta, un sendero, un nuevo amanecer para otros o simplemente un paso de un “estado” conocido a otro “estado” revelado desde la fe que nos lleva a creer firmemente en la resurrección de los muertos y en la vida eterna, como lo proclamamos en el “Credo”. Esta fe que nos conduce a la esperanza, proviene de la promesa del Hijo manifestada en la antesala de su partida a la casa de Dios Padre. “En la casa de mi Padre hay muchas mansiones; si no, os lo habría dicho; porque voy a prepararos un lugar. Y cuando haya ido y os haya preparado un lugar, volveré y os tomaré conmigo para que donde esté yo, estéis también vosotros”. (Jn. 14, 2-4).
Me gusta 0
Jose G R Jose G R
el 2/11/15
Gracias Señor por existir. Adonde puedo ir Dios mio su tu tienes palabras de vida eterna.
Me gusta 0
Normma Normma
el 2/11/15
En este dia cabe recordar que el tiempo que nos toca caminar en la tierra tiene un fin y hay que estar preparados para el encuentro con el Padre. Y EL solo nos hara una pregunta. Cuanto amaste.
Recemos por las animas del purgatorio siempre.
Me gusta 0
Clara Rojas Clara Rojas
el 2/11/15
En el libro de las lamentaciones se nos recuerda que, por muchas que sean las dificultades y tristezas de nuestra vida, no debemos perder la confianza en Dios. Dios tiene que ser siempre parte de nuestro pensamiento y nuestro resorte en los momentos duros de nuestra vida, a pesar de nuestras debilidades. San Benito decía a sus monjes que las penas engendran corona; miremos las dificultades de esta vida con la óptica de San Benito, y aunque la pena o la dificultad siga ahí, habrá cambiado la forma de verla y entenderla.
Me gusta 0
Ingrid Riffo Ingrid Riffo
el 2/11/15
Gracias Señor por estar con nosotros a diario y cuidarnos, te ruego por los que han partido y no tengo duda que están bien
te pido por los que estan en trance de muerte, ayudalos,confortalos y perdonalos, al igual que a nosotros padre.....Señor a donde puedo ir...si sólo tu tienes palabras de vida eterna??
Me gusta 0
CARLOS GONZALEZ CARLOS GONZALEZ
el 2/11/15
NO SON MUERTOS LOS QUE EN DULCE PAZ DISFRUTAN DE LA TUM BA FRIA.... MUERTOS LOSQUE TIENEN MUERTA EL ALMA Y AUN RES PIRAN TODAVIA. MEDITEMOS PROFUNDAMENTE.
Me gusta 0
Ruy Edmar Ruy Edmar
el 2/11/15


Según la tradición y las creencias, en esta fecha las almas bajan del cielo para compartir con sus familiares que todavía viven en este mundo. Sea como sea es una buena ocasión para recordarlos, para preparar las comidas que gustaban y para orar por ellos, pedir misericordia, compasión clemencia con toda fe. Las masitas que se preparan son llenas de simbolismos, una escalera para que bajen y vuelvan a subir al cielo, panes con forma de niños que evocan una infancia feliz que se proyecta a la vida en la mansión del Padre Eterno.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.