Comentario al Evangelio del

Óscar Romano, cmf.

A la paz de Dios:

Para cumplir esta misión es deber permanente de la Iglesia escrutar a fondo los signos de la época e interpretarlos a la luz del Evangelio, de forma que, acomodándose a cada generación, pueda la Iglesia responder a los perennes interrogantes de la humanidad sobre el sentido de la vida presente y de la vida futura y sobre la mutua relación de ambas. Es necesario por ello conocer y comprender el mundo en que vivimos, sus esperanzas, sus aspiraciones y el sesgo dramático que con frecuencia le caracteriza.

El género humano se halla en un período nuevo de su historia, caracterizado por cambios profundos y acelerados, que progresivamente se extienden al universo entero. Los provoca el hombre con su inteligencia y su dinamismo creador; pero recaen luego sobre el hombre, sobre sus juicios y deseos individuales y colectivos, sobre sus modos de pensar y sobre su comportamiento para con las realidades y los hombres con quienes convive. Tan es así esto, que se puede ya hablar de una verdadera metamorfosis social y cultural, que redunda también en la vida religiosa. Como ocurre en toda crisis de crecimiento, esta transformación trae consigo no leves dificultades. Así mientras el hombre amplía extraordinariamente su poder, no siempre consigue someterlo a su servicio.

Jamás el género humano tuvo a su disposición tantas riquezas, tantas posibilidades, tanto poder económico. Y, sin embargo, una gran parte de la humanidad sufre hambre y miseria y son muchedumbre los que no saben leer ni escribir. Nunca ha tenido el hombre un sentido tan agudo de su libertad, y entretanto surgen nuevas formas de esclavitud social y psicológica. Mientras el mundo siente con tanta viveza su propia unidad y la mutua interdependencia en ineludible solidaridad, se ve, sin embargo, gravísimamente dividido por la presencia de fuerzas contrapuestas. Persisten, en efecto, todavía agudas tensiones políticas, sociales, económicas, raciales e ideológicas, y ni siquiera falta el peligro de una guerra que amenaza con destruirlo todo. Se aumenta la comunicación de las ideas; sin embargo, aun las palabras definidoras de los conceptos más fundamentales revisten sentidos harto diversos en las distintas ideologías. Por último, se busca con insistencia un orden temporal más perfecto, sin que avance paralelamente el mejoramiento de los espíritus.

Afectados por tan compleja situación, muchos de nuestros contemporáneos difícilmente llegan a conocer los valores permanentes y a compaginarlos con exactitud al mismo tiempo con los nuevos descubrimientos. La inquietud los atormenta, y se preguntan, entre angustias y esperanzas, sobre la actual evolución del mundo. El curso de la historia presente en un desafío al hombre que le obliga a responder.

Como el evangelio de hoy habla de “signos de los tiempos” no me resigno a volver sobre el número 4 de la Gaudium et Spes. Cincuenta años han pasado y la reflexión mantiene viva su frescura. Dios nos sigue hablando en los acontecimientos de cada día, en los grandes y en los pequeños. En las noticias de la televisión y en las historias, que no son noticia, que están en nuestras calles, a la vuelta de cualquier esquina.

Añado algunos signos más a los ya citados, los temo de las lecturas de hoy. El signo del acuerdo frente a la confrontación (evangelio) y el signo de conocernos a nosotros mismos (primera lectura): por qué nos pasa lo que nos pasa: porqué hacemos lo que no queremos y no hacemos lo que queremos.

Vuestro hermano y amigo
Óscar Romano, cmf.

Comentarios

Deja tu mensaje:

Susana Beatriz
Susana Beatriz

el 23/10/15
Qué expresivo y sincero, y humilde que es San Pablo! Que su lectura aumente mi comprensión. El Salmo, como una oración, pide al Padre: Instrúyeme, Señor! Y Jesús, que nos advierte que la reconciliación es mejor que el pleito. Que hay que estar a tono con el signo de los tiempos. Qué servicio el de la Iglesia, cuando con su saber nos ubica en el tiempo presente. Y cuántas veces no la escuchamos o no apreciamos el valor de servicio que tiene en su accionar. Cuántas veces no perdonamos a su ministro. No lo entendemos. No lo queremos. Perdón Señor.Bien siento que hasta la úiltima estrella se conmueve cuando maltrato a mi hermano! Ten piedad, Señor, no te olvides de la obra de tus manos!Cristo, ten piedad! Señor, ten piedad! Padre nuestro....
Me gusta 0
NoraFoto
NoraFoto

el 22/10/15
Acertado comentario de la lectura evangelica que es provocación para vivir en coherencia lo que queremos conforme al querer de Dios
Me gusta 0
Mariano flores
Mariano flores

el 23/10/15
Quien puede tener paz cuando el salario no alcanza para solventar las necesidades, cuando se han terminado los frijoles y las tortillas. Cuando un changarrito no da más que para pagar impuestos tan altos.
Me gusta 0
Paco Fernández
Paco Fernández

el 23/10/15
Para LuisGallis

Si te diriges al comentarista, seguro que sí ha pensado. Y si te diriges a Alicia, te puedo decir igual.

Dios nos ama.
Me gusta 0
José Luis
José Luis

el 23/10/15
Hermanos Pablo nos invita a realizar lo que tenemos que hacer, pero nuestra debilidad humana nos hace hacer lo contrario, el mal y no el bien. Hagamos el bien y pensamos claramente olvidándonos de las presiones que el mundo actual aplica a la acción humana. Marquemos nuestra vida con la tolerancia que tanto nos hace falta y, ayudemos al hermano a edificar su vida a través de conocer la obra de Cristo, que dio su vida para salvar a la humanidad y, así logremos comprender el signo de los tiempos. Oremos y leamos el Evangelio para realizar momentos buenos y no malos.
Me gusta 0
jorge oliva
jorge oliva

el 23/10/15
Hermano Oscar, excelente comentario del evangelio, felicitaciones.
Según mi parecer el gran problema actual del hombre, es la mala entrega , la falta de ética y de DIOS de los medios de comunicación.
Un abrazos a todos de Amor en CRISTO
Me gusta 0
Esmeralda
Esmeralda

el 23/10/15
Los signos de nuestro tiempo son aterradores pero para los que creemos en ti Señor .
Son signos de esperanza ,de un futuro donde tu señor nos guía y ama.
Me gusta 0
isidro
isidro

el 23/10/15
Señor gracias por estas reflexiones diarias que nos enseñan a acércanos mas a Ti, ayúdame a evitar contiendas con mis semejantes y a estar siempre en paz y armonía con ellos, que la profundidad de tu palabra me llegue al alma y pueda discernir en mi interior lo que debo y no debo hacer, para ser justo, bondadoso y recto, en mis actitudes y acciones de cada día, para no acumular deudas, sino frutos como ofrendas de tu agrado para tu reino.
Me gusta 0
Fabio Guerrero
Fabio Guerrero

el 23/10/15
Quiero empezar mi comentario basandolo en lo que sostiene el creador del psicoanalisis, Simond Freud, en cuanto que el hombre es guiado y conducido por todo un cumulo de experiencia que estan dentro de él. Esto, en razón de que el Apostol Pablo, primero que Freud en la primera lectura nos informa de la pulsión de lo malo y lo bueno que hay dentro de cada uno de nosotros, debemos saber que lo malo está dentro de nosotros, implantado por el Diablo, que lo hace como una serpiente, como un mentiroso, que siempre se aparece, de pronto crea confusión dentro de nosotros yhace su fechoría dejándonos en en el fondo de una oscuridad que sólo con la palabra de Dios y la oración podemos disipar. Se mete en la familia, y hace que ofendamos a nuestros seres queridos, que los maltratemos, con » ver comentario
Me gusta 0
Alvaro Utrilla
Alvaro Utrilla

el 23/10/15
La lectura de hoy parece nueva y sin embargo ........Estamos más pendiente de agradar a los demás que a nosotros mismos. No agradar a todos no significa que ya no nos preocupemos de los demás, sino que no esperamos nada de nadie y hacemos las cosas porque nos lo pide nuestro corazón bondadoso que es donde esta Dios. Hay que tocar fondo muchas veces como condición de ser humano que somos para conocernos a nosotros mismos y saber porque hacemos muchas veces lo que no queremos como dice el evangelio y sufriendo al confundir nuestra forma de ser sin escuchar a nuestro corazón que es donde también esta Dios.
Me gusta 0
Joed Calpache
Joed Calpache

el 23/10/15
No soy un entendido en derecho; pero, creo que es muy buena idea procurar una reconciliación con el que te pone pleito antes de llegar al juzgado. Más aún si el pleito es entre esposos, no se dejen llevar por un falso orgullo, piensen en los hijos, piensen en la familia extensa y en el entorno social. La reconciliación puede ser una buena manifestación de amor.
Me gusta 0
Alicia
Alicia

el 23/10/15
Muy real e importante lo que hoy nos hace reflexionar Pablo. En general todos queremos hacer el bien, sin embargo, caemos Hacemos algo malo y nos arrepentimos, eso no era lo que quería hacer. Entonces es cuando debemos saber que el mal actúa, como un cobarde, y un mentiroso, aparece, de pronto hace su fechoría y se esconde, dejándonos en tinieblas. Pasa mucho en la familia, herimos a nuestros seres queridos, los maltratamos, con malas palabras , decimos cosas ofensivas y después vienen las amarguras. y los cargos de conciencia.. Por eso hay que ser muy fuertes, darle cabida solo al bien, y Cristo nos ayudara, porque tiene el poder sobre todas las cosas. Cuando me alcance tu compasión, viviré, y mis delicias serán tu voluntad, (dice el salmo).
Jesús se dirige a la multitud » ver comentario
Me gusta 0
LuisGallis
LuisGallis

el 23/10/15
Pero, de verdad ¿Se ha preguntado usted alguna vez sobre la
repercusión cósmica que puedan tener para el Universo los pen-
samientos y actos de la vida diaria en este planeta llamado Tie-
rra ? Yo sí. Y me produce cierta inquietud el saber lo ignorantes
que somos y las preocupaciones sin sentido que tenemos.
Me gusta 0
Procopio
Procopio

el 23/10/15
La fuerza expresiva de S.Pablo es impresionante.Habla directo al corazón desde sus vivencias más profundas ,y es convincente.Pero no olvidemos que como el mismo reconoce ,toda la fuerza le viene de Cristo.Es Cristo quien vive en el.En la era de la pos modernidad con la pretendida desaparición de los grandes relatos, como signo de este tiempo ,Dios nos envía al papa Francisco para guiarnos.Vamos con el.
Me gusta 0
Bertha Gonzalez
Bertha Gonzalez

el 23/10/15
SI QUEREMOS CONOCER A DIOS, NECESITAMOS CONOCER LO QUE NOS RODEA Y SER MUY AGRADECIDOS POR TODO LO QUE VEN NUESTROS OJOS Y QUE NO ES OTRA COSA QUE EL AMOR DE DIOS PARA NOSOTROS . HAGAMOS QUE EL MUNDO SEA MEJOR HACIENDO EL BIEN Y DEJANDO QUE DIOS HAGA JUSTICIA EN LO QUE NO NOS AGRADA. SALUDOS Y BENDICIONES PARA TODOS.
Me gusta 0
Kattia A.
Kattia A.

el 23/10/15
Dios debe ser nuestra guía en todo momento.Jesucristo nos invita a cumplir con los mandamientos de la ley de Dios y a recordar que debemos estar al servicio de los demás con amor.Que grande es nuestro señor!!
Me gusta 0
Juan Francisco
Juan Francisco

el 23/10/15
Somos esclavos del pecado y nos cuesta, humanamente, redimirnos. Pienso que sólo la Gracia de Dios puede salvarnos. Mientras pedimos incansablemente esta conversión se nos va manifestando Dios y eso nos permite poder amar más y ojalá amar como Él nos ama. Bendiciones y gracias , Dios mío por permitir estas reflexiones y permitas por unos minutos ser un poquito mejor persona.
Me gusta 0
Carlos Gonzalez
Carlos Gonzalez

el 23/10/15
Que buena señal nos da el astrologo jesucristo para conocer el signo de los tiempos. Y NOSOTROS precisamente hoy vemos grandes nuba rrones y no discernimos que hay poderosos intereses en desinstitucio nalizar nuestra querida IGLESIA. Los poderosos quieren robarle la Glo ria al SEÑOR JESUS. Pero esos aguaceros que se ciernen sobre el VA TICANO no prevaleceran porque nuestra IGLESIA sera siempre guiadapor EL ESPIRITU DE DIOS
Me gusta 0
GuillermoAugust
GuillermoAugust

el 23/10/15
Interpretar el significado de lo que menciona Pablo en la lectura es sin duda una realidad, nuestra humanidad nos hace ser débiles y por lo consiguiente actuar de la misma manera que lo menciona Pablo, por que es tan difícil querer hace lo bueno y resultamos haciendo lo malo? que nos orilla a actuar así? sí nuestros pensamientos originales eran hacer el bien. De nuestros errores aprendemos y por lo consiguiente debemos ir madurando en el crecimiento espiritual y en el actuar hacia el prójimo, el Señor en su misericordia puede ir dando nuevas oportunidades para ser mejores Cristianos. San Lucas en una similitud con Pablo nos menciona que como no sabemos juzgar lo que debemos hacer, esto nuevamente se recalca para nuestra vida, probablemente debemos encaminar más aun nuestras accione » ver comentario
Me gusta 0
GuillermoAugust
GuillermoAugust

el 23/10/15
Interpretar el significado de lo que menciona Pablo en la lectura es sin duda una realidad, nuestra humanidad nos hace ser débiles y por lo consiguiente actuar de la misma manera que lo menciona Pablo, por que es tan difícil querer hace lo bueno y resultamos haciendo lo malo? que nos orilla a actuar así? sí nuestros pensamientos originales eran hacer el bien. De nuestros errores aprendemos y por lo consiguiente debemos ir madurando en el crecimiento espiritual y en el actuar hacia el prójimo, el Señor en su misericordia puede ir dando nuevas oportunidades para ser mejores Cristianos. San Lucas en una similitud con Pablo nos menciona que como no sabemos juzgar lo que debemos hacer, esto nuevamente se recalca para nuestra vida, probablemente debemos encaminar más aun nuestras accione » ver comentario
Me gusta 0
Mari Poza M
Mari Poza M

el 23/10/15
Que el Señor nos ayude y que nosotros nos dejemos ayudar por el. Como decía San Francisco, empecemos de nuevo porque hasta ahora no hemos hecho nada.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.