Comentario al Evangelio del

Ciudad Redonda

La libertad nos llama desde el cielo

Todo empezó con Jesús invitando a la gente a comer, haciéndoles partícipes de un banquete y saciando su hambre. ¿Podía criticar alguien a Jesús por eso? Nada de eso. Todos se sintieron contentos. Los que comieron porque tenían el estómago lleno. Y los que mantenían al pueblo en la pobreza, los que lo oprimían, porque habían encontrado a uno que satisfacía las necesidades del pueblo, que en principio no daba problemas. Se sentían contentos porque la gente cuando tiene hambre puede llegar a sentir rabia, puede llegar a darse cuenta de la injusticia a la que está sometida y puede intentar protestar. Eso nunca es bueno porque altera el orden social, el orden legalmente establecido. 

Pero la cosa no terminó ahí. Los estómagos saciados querían más. El hambre es una necesidad que no se sacia definitivamente nunca. El estómago se vacía y quiere volver a saciarse. Por eso la gente siguió a Jesús. Querían más. Pero Jesús, en lugar de alimentarlos, los provoca. Tienen que buscar el pan que da la verdadera vida. No basta con el pan material. Es necesario el pan de la fraternidad, de la justicia. Y en ese momento los poderosos, los guardianes del orden social, de la ley establecida por ellos mismos y para su provecho, se comenzaron a poner nerviosos. Aquel Jesús era mucho más peligroso de lo que aparecía a primera vista. 

Los malos de la película 

Esa es la razón por la que aparecen en el Evangelio de Juan unos personajes nuevos: los judíos. ¿No eran judíos todos los que seguían a Jesús y Jesús mismo? Ciertamente, pero Juan en su Evangelio personifica bajo ese nombre a los malos de la película, a los que se oponen a Jesús y su mensaje. Los judíos son los que no pueden creer que Jesús sea el “pan bajado del cielo”, el que lleva a los hombres y mujeres por caminos nuevos de libertad, de justicia y fraternidad. Ni desean que existan esos caminos –todo debe ser como ellos dicen que siempre ha sido, como ellos dicen que dice la tradición, como ellos dicen que dice la ley– ni creen que puedan existir. 

Ellos conocen a Jesús, conocen a su familia, a su padre, a su madre. No es posible que haya nada “bajado del cielo” en ese origen. Y en ningún caso puede venir del cielo un mensaje como el de Jesús que promete vida, libertad, justicia, que promete la salvación para todos. Pero Jesús insiste. Él es el mensajero y el mensaje del Padre. Él es el pan que da la verdadera vida. Él trae la vida al mundo. Como el ángel del Señor alimentó a Elías en su camino al Horeb, Jesús se hace alimento para que lleguemos a nuestra propia plenitud, que es la mejor forma de dar gloria a Dios.

El “salto” de la fe y el testimonio

El choque es inevitable. Jesús y los “judíos” se mueven a niveles diferentes. Jesús invita a los que le siguen a crecer, a levantarse, a ser libres, a vivir. Los “judíos” no quieren moverse de donde están. Y piensan que Dios lo quiere así. No hay posibilidad de encuentro. Sólo sería posible dando el salto de la fe. O cayéndose del caballo, como Pablo. 

Al final, sólo cabe el testimonio limpio de los que viven en el nuevo orden de cosas instaurado por Jesús, de los que se han levantado y han comenzado su personal camino hacia el Horeb, hacia el encuentro con el Dios de la libertad y de la justicia, del amor y de la paz. Ahí se entienden fácilmente los consejos de Pablo en la segunda lectura. 

Los que siguen a Jesús no viven amargados sino que están dominados por la bondad, la comprensión, la paciencia. Irradian a su alrededor el buen olor de Cristo y hacen de su vida una eucaristía. Comulgan el cuerpo de Cristo y lo reparten transformado en vida, en amor, en compromiso por la justicia, a todos los que se encuentran en su camino. Y, de paso, se cambia lo que haya que cambiar. Porque Dios no quiere que se conserve el orden establecido sino que hombres y mujeres, todos los hombres y mujeres, vivan y vivan en libertad y en plenitud.

Comentarios
miren josune miren josune
el 7/8/15
Nadie muere del todo mientras es amado, mientras su vida importa a los-@s demás, tiene razón de ser.

Hay muertos que VIVEN y vivos que están MUERTOS.

Experimentamos esta realidad a través del amor, que como fuego del Espíritu sigue ardiendo sin consumirse en lo más profundo de nuestro ser, en el latido de nuestro corazón, siempre anhelante de la presencia del otro-@.

Jesús promete vivir más allá de esta vida, el dice: YO SOY EL PAN VIVO QUE HA BAJADO DEL CIELO, QUIEN COMA DE ESTE PAN VIVIRÁ PARA SIEMPRE.

Es la vida transformada por el amor, cuya certeza permanece más allá de nuestro tiempo.

Jesús nos da su vida, èl es puro don de sí. Se ofrece como PAN DE VIDA, Pan amasado con amor que busca ser acogido y compartido.

El hombre y la mujer necesitan el alime » ver comentario
Me gusta 0
Martha Martha
el 7/8/15
Domingo 9 de Agosto/15- Juan 6, 41-51
En el citado Evangelio San Juan nos relata como a pe-
sar de ver a Jesus haciendoles bien a todos, alimentan-
dolos fisica y espiritualmente, es criticado por los Ju-
dios al oirlo decir "Yo soy el Pan de Vida", no pueden
entender que conociendo a su padre y madre , sabien-
do la sencillez de su historicidad pueda ser un enviado
de Dios. Jesus replica a las criticas; su obra se entien-
de a traves de una correcta interpretacion de las Escri-
turas; no como la interpretaban los fariseos ,pensaban
ellos que solo una fiel observancia de la Ley los condu-
ciria a la resurreccion; hacia falta sobre todo, un cam-
bio de mentalidad, un renacer a la vida, un romper con
las seguridades del pasado; estas exigencies que les
hacia Jesus no les gustab » ver comentario
Me gusta 0
PEPITA PEREZ PEPITA PEREZ
el 7/8/15
HOLA
Me gusta 0
Alejandro Alejandro
el 9/8/15
Parece que la expresión "las palabras conmueven, pero el ejemplo mueve" es la que mucho vale en este pasaje con Jesús y la gente. solo Él puede decir con autoridad "Yo soy el pan vivo"
Me gusta 0
Antonia Ruiz Antonia Ruiz
el 8/8/15
Mi amadicimo Señor Jesús
Te doy gracias por que siempre me escuchas, te pido me sigas dando ese pan de vida eterna y me permitas compartirlo con mis semejantes. Bendito y Alabado seas mi Señor Jesús
.
Me gusta 0
P. Sergio P. Sergio
el 8/8/15
En el momento mas triste de nuestro desacierto de la vida, esta la vida que es la Eucaristía, Jesús alimento eterno, para todos los que lo buscan
.
Me gusta 0
victoriasnchez victoriasnchez
el 8/8/15
El Señor nos dice:"El que cree tiene la vida eterna".
Cierto:son muchas las dificultades y los desiertos que
hemos de atravesar,y que tal vez,en algunos de estos
caminos nuestra fe falle,y parece que como si Dios se
hubiese olvidado de nosotros.
Cuantos hermanos nuestros en la fe sufren hoy la
persecución,el desprecio,e incluso la muerte a causa
de su fe.
La palabra de Dios nos llama hoy a la esperanza .
Que tiene su fundamento en Jesucristo.
Que no consiste en esperar con los brazos cruzados
a que esta vida termine.
Por esta fe,que vivimos en Cristo,estamos viviendo
y disfrutando la plenitud de su Amor.
Solo en la medida que nos dejemos transformar en
Cristo viviremos aquí y ahora el Amor de Dios siendo
capaces de transmitir esperanza.
Gracias Señor,por ser nuestr » ver comentario
Me gusta 0
Miguel Angel Miguel Angel
el 9/8/15
Gracias Señor por ser el verdader Pan del Cielo, y gracias por ser el alimento y vida de los creyentes.Que te reciba Señor con el corazon limpio y puro y no nos dejes caer en tentacion de pecado y que te recibamos con alegria. Jesus se entrega a cada uno de nosotros en el Pan de la Eucaristia.El alimento para la vida eterna es Cristo que quiere entregarse a cada uno de nosotros.Acerquemonos ante el Sagrario de nuestra Iglesia por lo menos los Domingos Dios esta en todas partes si es verdad pero en el Sagrario es done uno tiene esa verdadera meditacion y recogimiento.Pero que bonito es hacer el esfuerzo de juntarnos los Domingos para alabar a Dios y darle gracias,porque creo que el que a creado la Tierra y el Universo entero se merece ser alabado y cantarle canciones dedicadas Dios y por » ver comentario
Me gusta 0
DEMARI DEMARI
el 9/8/15
Gracias mi amado Jesús por tu presencia viva en cada Eucaristía, también yo te digo "dame de ese pan". Te amo mi Jesús confío y espero en ti. Que la alegría, el amor y la bendición de Dios padre se derrame en cada uno de los que hacen posible amar y comprender el mensaje divino por este medio. Un abrazo.
Me gusta 0
serafin serafin
el 9/8/15
"Yo soy". Él es el que es. Ha venido al mundo a traer vida y vida abundante y eterna. Nos sacia del hambre con el banquete de la palabra y de la eucaristía para seguir la vía de la vida que en ocasiones se torna desértica pero con la meta de llegar a las promesas de vid eterna.
Me gusta 0
Doris6601 Doris6601
el 9/8/15
Mi Divino Maestro, Pan de Vida Eterna!!!! Gracias por los dones recibidos, te pido que en el desierto de mi vida me hables a través de tu evangelio y me nutras con la eucaristía para que realmente pueda yo ser luz que ilumine, aumenta mi fe, cambia mi corazón haz que vea tu rostro en mi afliccion y guiame por el camino eterno. Amén.
Me gusta 0
Jorge Nildo Jorge Nildo
el 9/8/15

El verbo se hizo carne y habitó entre nosotros. Palabra que expresa el amor de Dios y que se traduce en la vida de Jesús.
Ese amor no morirá jamás, permanece como pan de vida y como vino que expresa la sangre de la alianza nueva y eterna.
Hermanos, no vivamos tristes, vivamos la alegría del evangelio, llenemos de agua los cántaros para que Jesús los convierta en vino a pedido de nuestra santa madre que es la mejor compañía que nos dejó Jesús.

Me gusta 0
Ricardo Lobo Ricardo Lobo
el 9/8/15
Vive para Cristo quien come su Pan y se compromete a vivir en bondad y gracia Divina El que es tocado por la FE y da testimonio de vida nueva
Me gusta 0
EvaUrbina EvaUrbina
el 9/8/15
Jesus tu eres el pan...Pan que sacia : todo lo que nuestro cuerpo y mente nesecita para sobrevivir en este mundo.Pan que nos lleva : al Padre Celestial , a traves del buen vivir, y que tu preparas ese camino en nuestra vida. No te canses Jesus de interceder por nosotros ante el Padre.Y tu Padre escucha tu hijo , que implora por nosotros. ASI SEA!!!
Me gusta 0
serafin serafin
el 9/8/15
"Yo soy". Él es el que es. Ha venido al mundo a traer vida y vida abundante y eterna. Nos sacia del hambre con el banquete de la palabra y de la eucaristía para seguir la vía de la vida que en ocasiones se torna desértica pero con la meta de llegar a las promesas de vid eterna.
Me gusta 0
Alicia Alicia
el 9/8/15
En la primera lectura de hoy vemos al profeta Elías, caminando por el desierto. Ha luchado para salvar su vida, de las persecuciones, y siente que ya toco fondo, esta desalentado, no quiere continuar, quiere morir, y entonces se hecho a dormir. Es lo mismo que nos sucede a nosotros muchas veces, estamos cansados de luchar, de trabajar, de insistir y pensamos que,nadie nos escucha, no soportamos a los que nos rodean y piensan distinto o actúan como no queremos, Pero Dios nos dice, Animo, levántate aliméntate y sigue adelante, aliméntate esfuérzate, que el camino es largo.

No pongas triste al Espíritu Santo dice Pablo. Entristecemos al espíritu santo cuando no hacemos, visible en nosotros su presencia, voz y dirección. El Espíritu santo mora en cada uno de nosotros, y perm » ver comentario
Me gusta 0
Mary tapia Mary tapia
el 9/8/15
Siempre que tengamos hambre será Dios quien nos mandara alimento para que puedamos sentirnos satisfechos,a Elias lo alimenta un ángel que viene de parte de Dios, y fue tal el pan q pudo lograr levantarse y recuperar fuerzas, es que no hay otra cosa más maravillosa que el poder recibir el pan bajado del cielo q nos nos alimenta el alma y da fuerza a nuestro cuerpo debilitado por esas cosas tan vanas, pero que son la causa de no poder alimentarnos de ese pan que nos ofrese Jesús.
Señor permiten no ser tan orgullosa,enojona y rencorosa,dame hambre de ese pan que me bendicira y me ayudara a romper obstáculos para llegar a ti.
Me gusta 0
Michel Michel
el 9/8/15
Hola.jesus. nos invita a ser semejante a el,que. Predonemos como el nos perdona,que nos amemos unos a otro.tambien nos. dice que el es el pan que da la vida,nos invita a saciar nuestra hambre de espiritud.El no quiere nos perdamos ,sino,quiere. Darnos vida eterna.amen
Me gusta 0
Mary tapia Mary tapia
el 9/8/15
Siempre que tengamos hambre será Dios quien nos mandara alimento para que puedamos sentirnos satisfechos,a Elias lo alimenta un ángel que viene de parte de Dios, y fue tal el pan q pudo lograr levantarse y recuperar fuerzas, es que no hay otra cosa más maravillosa que el poder recibir el pan bajado del cielo q nos nos alimenta el alma y da fuerza a nuestro cuerpo debilitado por esas cosas tan vanas, pero que son la causa de no poder alimentarnos de ese pan que nos ofrese Jesús.
Señor permiten no ser tan orgullosa,enojona y rencorosa,dame hambre de ese pan que me bendicira y me ayudara a romper obstáculos para llegar a ti.
Me gusta 0
Jaime Garcia Jaime Garcia
el 9/8/15
En evangelio nos invita a creer en el poder que se le ha dado a los sacerdotes para que por la efusión del Espíritu Santo, sea transformado el pan en el santìsimo cuerpo del Señor y el vino en su divina sangre, para alimento nuestro de cada dìa. El gran miilagro en cada eucaristía, y no ser indiferente a comulgar, siempre y cuando estemos preparados, paricipar en el gran banquete, que ni siquiera los angeles pueden comerlo. Bendito sea Dios por habernos dejado este precioso sacramento. Amén
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.