Comentario al Evangelio del

Fernando Torres Pérez, cmf

 

      La justicia tiene un punto de venganza, un ala, una tendencia, que se nos escapa muchas veces sin darnos cuenta. Por eso la justicia de Dios está girada hacia el lado de la misericordia. Hasta decir en la carta de Santiago que “la misericordia triunfa sobre el juicio” (2,13). Lo mejor  es que eso lo dice Santiago justamente después de decir que el juicio será sin misericordia para el que no practicó la misericordia. Aún entonces, viene a decir, la misericordia triunfará. 

      Para nosotros la justicia tiene que ver con dar a cada uno lo suyo. Para Dios, tal y como lo leemos en la Biblia, la justicia tiene que ver con dar a cada uno de sus hijos e hijas, lo que necesita. ¡Bastante diferente! Porque todos necesitamos cosas materiales pero también necesitamos amor, cariño, escucha, perdón, misericordia, acogida... 

      Pues bien, todo eso es el Padre de Jesús, su Abbá. Y como él, debemos ser compasivos con nuestros hermanos. Como él, debemos ser pacientes y dar siempre nuevas oportunidades. Como él, tenemos que hacer lo posible para comprenderlos y no juzgarlos. Como él, tenemos que saber perdonar –y no sólo setenta veces siete sino todas las que sean necesarias

      Párense por un momento a pensar, si se aplicasen estas normas sencillas a los conflictos que hay entre las personas. Al conflicto palestino-israelí, por poner un ejemplo. Hace tiempo que habrían parado los tiros, las venganzas y las represalias, y aquella tierra se habría convertido en un lugar de paz y justicia. Hoy, después de tantos años de aplicar la ley del talión –aquello de ojo por ojo y diente por diente–, en aquella tierra no hay ni paz ni justicia.

      Un poco podríamos aprender de esta experiencia. Si es por nuestro propio interés. Más vale perdonar que quedarse para siempre con la amargura en el corazón. Más vale ser compasivos y misericordiosos que lo contrario. Es bueno para nosotros y bueno para todos. 

      La última frase del evangelio no es una amenaza. Es simplemente la constatación de un hecho: la medida que uséis, la usarán con vosotros. Menos mal que sabemos que la misericordia de Dios no tiene límite y que él no tiene más que una medida: la del amor.

Comentarios
Miguel angel Miguel angel
el 2/3/15
Ser compasivo para tener paz interior y disfrutar de Dios
Me gusta 0
Jorge A. Jorge A.
el 2/3/15
Gracias Señor por Tu Palabra.
Me gusta 0
Nieves Hdez. Nieves Hdez.
el 2/3/15
Todos los días pido a Dios que me de capacidad para ser misericordiosa y compasiva. El lastre de la miseria humana que llevamos innata en nuestro ser, a veces no nos deja. Cada vez que lo pido me viene la imagen de Palestina e Israel, un pueblo que fue elegido por nuestro Padre y la cerrazón no los deja ser misericordiosos y compasivos con los hermanos. El comentario del evangelio me ayuda a ser compasiva y misericordiosa con los que tengo a mi alrededor. ¡Gracias, Abbá!
Me gusta 0
Nancy Lugo Nancy Lugo
el 2/3/15
En esta pagina catolica publica un pastor evangelico un curso de Biblia on line. Pongan avisos catolicos ya que eso confunde a los catolicos que los visita confiados en que son catolicos
Me gusta 0
Betania Betania
el 2/3/15
Aun cuando sabemos que Dios no puede dejar de amarnos, nunca debemos aprvecharnos de esto,mas bien es nuestra responsabilidad ser dignos de esta Misericordia.
Me gusta 0
YolyOrt YolyOrt
el 2/3/15
Ten misericordia de nosotros Señor y ayúdanos a no juzgar, a no condenar como es nuestra tendencia humana. Jesús nunca habla de prácticas religiosas, sino de amar a nuestros hermanos, perdonarnos unos a otros y ayudar a los que lo necesitan sin hacer distinción. Gracias, mis hermanos de Ciudad Redonda por este hogar que nos ofrecen para aprender unos de otros y encontrarnos con Dios todos los días.
Me gusta 0
Rosa U. Rosa U.
el 2/3/15
Amen, Dios del Cielo es tan misericordioso que debemos seguirlo y con su ayuda de esforzarnos cada día, estoy feliz, me enseña y comparto estas lecturas y los comentarios muchas gracias!!!muchas bendiciones!!!:)
Me gusta 0
herminia herminia
el 2/3/15
Es tiempo de cuaresma y cada día la PALABRA nos pide convertirnos. Es un tiempo en que el manantial de la misericordia de Dios se derrama por doquier y que no sabemos aprovechar.
Si Dios no nos trata como merecemos por nuestros pecados, quienes somos nosotros que con nuestras actitudes o conductas, propiciamos conflictos, desconfianzas, divisiones, resentimientos.
Jesucristo venció las tentaciones con la PALABRA, y esa PALABRA nos dice "TRATEMOS A LOS DEMAS COMO QUEREMOS SER TRATADOS".
Roguemos a la LLENA DE GRACIA, que nos ayude ser los soldados de Xto. que demos el "buen combate".
Un bendito día.
Me gusta 0
Consuelo Consuelo
el 2/3/15
La gracia divina del perdon...perdonar es un don divine que DIOS nos regalo,si EL perdono quienes somos nosotros Para no perdonar,como dicen perdonar es divine y errar es humano,hay que liberarnos de la colera y el rencor y dar Paso a ese sentimiento tan noble y profundo que es el perdon ,perdonar es liberarnos de esa carga tan pesada y sentirnos felices porque DIOS toco nuesto Corazon...ese don Sublime viene de EL y hay que sentirnos doblemente bendecidos, hay que Amar a nuestro projimo hay que perdonarnos y hay que perdonarnos Alabado seas por siempre Santisimo Jehovah!!! Amen.
Me gusta 0
carmen carmen
el 2/3/15
Si, se lo pido todos los dias al senor ser compasiva y misericordiosa con los que nos atropellan. Debemos pedir al senor prudencia humildad para no cometer el mal al expresarnos a veces juzgamos y nuestro rancho ardiendo, siempre miremonos por dentro para que la misericordia del senor ilumine nuestra mirada interior y asi constribuir con los demas. Amen los amo
Me gusta 0
isidro isidro
el 2/3/15
Excelente comentario. Necesariamente para ser compasivos hay que tener a DIOS en nuestro corazon, el que no tiene a DIOS, no tiene nada interiormente que es lo que verdaderamente vale.
Me gusta 0
Marco guiracoch Marco guiracoch
el 2/3/15
Gracias senor por hayudarme a perdonar a miss hermanos en este camino
Me gusta 0
Dora Maria Dora Maria
el 2/3/15
Gracias Papito Dios por tu palabra que me alienta; que me dice que hoy nuevamente tu me das una oportunidad atraves de tu perdon y que a la vez me invita a peronar y a dar una nueva oportunidad a quien me ofende y daña. Gracias Abba por tanto amor. Gracias Ciudad Redonda por tan hermosa y productiva pagina, !Bendiciones!
Me gusta 0
Francisco Toñyn Francisco Toñyn
el 2/3/15
Lo normal y lo que ha sucedido siempre, es que todos de alguna manra esperamos que la misericordia de Dios venga sobre nosotros como caido del cielo y de la nada, y cuesta entender que primero nosotros debemos ser compasivos y misericordiosos con nosotros mismos pero sobre todo con nuestro prójimo, por experiencia digo que es bien facil y complaciente juzgar, perdo que doloroso cuando nos juzga la vida a nosotros. NO JUZGUEMOS NI CONDENEMOS, PERDONEMOS Y AMEMOS SIEMPRE!
Me gusta 0
Francisco Francisco
el 2/3/15
Peligrosa la prédica, porque ser profeta también conlleva denunciar los abusos que se cometen contra la justicia, la misma corrupción podría justificarse si no se hace un correcto y verdadero juicio de ella.
Me gusta 0
Almatera Almatera
el 2/3/15
Dios misericordioso, ayúdame a ser humilde. Sin ti no puedo hacer nada. Abate mi soberbia. Haz que siempre esté dispuesto para escuchar, conocer y ayudar a las personas con las que convivo, trabajo y encuentro cada día. Que mi corazón sea una herramienta en tus manos que mitiguen las penas y lleven la felicidad a los demás. Tu, Señor, quieres hacer el bien a través de nosotros. ¡Ayúdanos!
Me gusta 0
Alicia Alicia
el 2/3/15
Gracias por la palabra de cada día. Me ya sido de mucha utilidad, para aplicarla a mi vida diaria.
Me gusta 0
encarna encarna
el 2/3/15
que enorme sabiduría la del señor, que penetra los corazones, como dice el salmo...
Me gusta 0
Edgardo Edgardo
el 2/3/15

Notemos que en la lectura del profeta Daniel...

hay una confesión de los pecados que es pública (escrita) y comunitaria (nosotros)...

hay una conciencia cierta de pecado que se traduce en la aceptación de una vergüenza abrumadora..

y hay un Señor grande, terrible, fiel, leal y compasivo que nos perdona...

Buen día para todos(as).
Me gusta 0
Margarita Margarita
el 2/3/15
El Perdón y la Misericordia para con quien nos agrede tiene que presuponer una actitud de correspondencia y propósito de enmienda del agresor, para no caer en la pusilanimidad de ser eternas víctimas. Caso Colombia- Farc. Le ruego a Dios que no nos estemos equivocando, siendo siempre mansos como palomas pero nunca astutos como serpientes. Señor, danos discernimiento para actuar con justicia y misericordia al mismo tiempo, sin dejar nuestro país a la deriva.
Me gusta 0
Edgardo Edgardo
el 2/3/15

Cinco verbos en el evangelio de hoy.

Compadecer, no juzgar, no condenar, perdonar y dar..

Tres pueden y deben ser conjugados en voz activa y en primera persona del singular...
Dos no deben ser practicados por ninguna de las personas del singular ni del plural...

Y es que compadecer consiste en no juzgar, no condenar, perdonar y dar...

Porque dar perdón es decidir no condenar ni juzgar, sino compadecer al otro.

Porque Dios compadecido nos da el perdón a las personas y lo hacer sin juzgarnos ni condenarnos...

Gracias de Dios para todos(as).



Me gusta 0
R.VELIN R.VELIN
el 2/3/15
Dios nos llama a ser misericordiosos con el projimo mediante hechos materiales y espirituales, nos invita una conversión del corazón es decir de lo interio es facil aparentar ser cristiano de boca y nada más, la palabra es practica mediante el amor verdadero y no de novela ficticia, tantas guerras,divorcios, droga y sexo, injusticias, falta de perdón,creo Dios está quedando en segundo plano por eso tanta división en el mundo
Me gusta 0
rafael rafael
el 3/3/15
Cristo es una sola persona en dos naturalezas; una, por la que siempre existió; la otra, por la que empezó a vivir en el tiempo. Por su ser eterno conoce siempre todas las cosas; por su realidad histórica, aprendió muchas cosas en el tiempo. Así como históricamente empezó a vivir en el cuerpo, del mismo modo empezó a conocer las miserias de los hombres con ese género de conocimiento propio de la debilidad humana.

¡Cuánto más sabios y felices habrían sido nuestros primeros padres ignorando este género de ciencia, que no podían lograr sin hacerse necios y desdichados! Pero Dios, su Creador, buscando lo que se había perdido, continuó, compasivo su obra; y descendió misericordiosamente adonde ellos se habían abismado en su desgracia. Quiso experimentar en sí lo que » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.