Comentario al Evangelio del

José Luis Latorre, misionero claretiano

Marcos narra el encuentro de Jesús con la gente de su pueblo, con la que había convivido durante muchos años y que le conocía desde niño. Va el sábado a la sinagoga, como había hecho siempre, y al empezar a enseñar “la multitud que lo oía se `preguntaba asombrada”. Lo que más atraía a la gente era la sabiduría de su corazón y la fuerza sanadora de sus manos. La palabra de Jesús no era la de un doctor de la ley, la de un pensador que explica una doctrina, sino la palabra de un sabio que comunica su experiencia de Dios y enseña a vivir bajo el signo del amor. No es tampoco un líder autoritario que impone su poder, sino un curador que sana la vida de las personas y alivia su sufrimiento.

La gente de Nazaret no le acepta y neutraliza su presencia con toda clase de preguntas, sospechas y recelos. No se dejan enseñar ni curar. Y por eso no hizo allí “ningún milagro” porque “desconfiaban de Él”. De tal manera que el mismo Jesús “se extrañó de su falta de fe”.

A Jesús no se le puede conocer desde fuera; hay que entrar en contacto con Él. Como dice el Apocalipsis: “Mira que estoy a la puerta llamando. Si uno escucha mi llamada y abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo” (Ap 3, 20).Y hay que dejar que Jesús nos enseñe cosas tan importantes como la alegría de vivir, la compasión y la misericordia, la voluntad de crear un mundo más justo y fraterno, la presencia amistosa y cercana de Dios Padre. La sabiduría de Jesús nos enseña a vivir de una forma nueva, no una doctrina. Como Él dirá en la última cena a sus discípulos “Si yo el Señor y el Maestro he hecho esto con ustedes, también ustedes deben lavarse los pies unos a otros… les he dado ejemplo para que ustedes hagan lo mismo” (Jn 13, 16-18).

Experimentar la fuerza salvadora de Jesús es dejarnos curar por Él para recuperar la libertad interior; para liberarnos de los miedos que paralizan; para atrevernos a salir de la mediocridad o tibieza; para retomar el camino de la santidad tal como lo vivió Jesús haciendo el bien a todos y en especial a los más desfavorecidos y olvidados de la sociedad. Por eso Él decía “a los pobres los tendrás siempre con ustedes”.

Jesús sigue hoy “imponiendo las manos”, es decir, se sana quien cree y confía en Él. Ojalá que Jesús siga haciendo muchos “milagros” entre nosotros porque no somos como sus compaisanos.

Comentarios

Deja tu mensaje:

R.VELIN
R.VELIN

el 4/2/15
Sabiduría de Dios verdadera de misericordia de salvación y sanación interior del corazón de ahí sale lo que hace bien o daño a los demás solia decir nuestro Salvador El es el Profeta de Profetas sin enbarco como antes y hoy en día los propios de su pueblo no la creían, en las familias pasa igual no creen la conversión de un familiar mejor lo critican su cambio todo esto no tienen Fe que para Dios es todo posible sus manos son sanadoras y misericordiasas no excluye de su amor a nadie mejor lo incluye.
Me gusta 0
Antonio C.
Antonio C.

el 4/2/15
Me pondré en manos del señor esta noche con fé para que me ayude con unos exámenes.
Me gusta 0
Mariano flores
Mariano flores

el 4/2/15
Dios es amor, la fuente que da vida y salvación, Señor la tarde está cayendo quedate con nosotros. Has tus milagros en estos corazones necesitados de ti.
Me gusta 0
Trinidad
Trinidad

el 4/2/15
DIOS dice quien Cree en mi sera curado esas son sus palabras.....para el nada es impossible Si el nos a creado ,conoce cada parte de nuestro cuerpo y nuestras necesidades,solo confiemos que todo tiene Su tiempo y su razon de ser ....el nos Ama y nos protégé dejemolos actuar libremente y aunque to do paresca oscuro Si confiamos en el Señor tendremos un Hermoso despertar Gracias DIOS por permitirme un Nuevo dia y ser feliz de saber que no me abandonas, bendito seas por siempre Señor Jesucristo!!!Amen.
Me gusta 0
Jorge A.
Jorge A.

el 4/2/15
Gracias Señor por Tu Palabra.
Señor Jesús confío en Ti.
No importan los problemas y lo que cada uno vive, Jesús está con nosotros.
Me gusta 0
Robinson
Robinson

el 4/2/15
Jesús sigue hoy
“imponiendo las manos”, es
decir, se sana quien cree y
confía en Él. Ojalá que
Jesús siga haciendo
muchos “milagros” entre
nosotros porque no somos
como sus compaisanos.
Ver Lecturas
Me gusta 0
Joselito H.
Joselito H.

el 4/2/15
El Senor, trata de llevar su Palabra a su pueblito natal, Nazaret, pero la mayoria de gente que los escucha se sorprenden al oir esas palabras tan sabias y sanadoras del hijo del Carpintero, su Padre Jose, y decian, de donde ha sacado tanta sabiduria, pues lo conocemos y sabemos quien es, Jesus, viendose desfraudado por su familia , abandon ese lugar y se dirigio a otros pueblos del area,.
Senor, creo en Ti, y se que eres el salbador del mundo y de la humanidad, que viniste a predicar la justicia y la verdad, creo firmemente en tu Poder, Senor
Me gusta 0
helena m
helena m

el 4/2/15
dejemos que dios haga su parte que el nos guie entregandonos a el completamente senor en tus manos quedo bendiciones a todos y dios nos bendiga a nosotros y mi flia amen
Me gusta 0
yamileth Arias
yamileth Arias

el 4/2/15
Aun habemos personas como los paisanos de Jesus que despreciamos sus enseñanzas...danos Señor un corazon grande para recibirte en nuestra vida.
Me gusta 0
yamileth Arias
yamileth Arias

el 4/2/15
Aun habemos personas como los paisanos de Jesus que despreciamos sus enseñanzas...danos Señor un corazon grande para recibirte en nuestra vida.
Me gusta 0
LULUBATO
LULUBATO

el 4/2/15
DIOS NECESITO TANTO DE TI EN VIDA. NECESITO DE TU MISERICORDIA AMOR . DOBLO MIS RODILLAS A TI PARA BENDECIRTE Y GLORIFICARTE Y DARTE LA HONRA POR SIEMPRE. TEN MISERICORDIA DE MI SEÑOR TE LO IMPLORO.
Me gusta 0
isidro
isidro

el 4/2/15
Señor los que estaban mas cerca de ti fueron los primeros en rechazarte, pero en verdad solo se fijaron en la persona exterior, lo rechazaban por su condicion de pobre de trabajador, asi aun en la sociedad actual nosotros rechazamos a aquel que es pobre, y nos le rendimos al Dr, al politico, al jefe, etc, que asi no tengan moral tienen poder, pero para oprimir, para destruir. Porque no buscamos el poder de DIOS? este es el que esta por encima de todo poder terrenal y del diablo.
Me gusta 0
miguel angel
miguel angel

el 4/2/15
Que difícil es escuchar y dialogar con el prójimo, con ese que conoce todas nuestras debilidades. Pero si nos tratan indiferentes igual debemos tender la mano para ayudar, como hizo Jesús en su ciudad natal.
Me gusta 0
Miri Nuñez
Miri Nuñez

el 4/2/15
Gracias por hacer muy comprensible la palabra de hoy. Se que sigo recibiendo la bendición de vivir. Espero llevar alegría a los que me rodean.
Me gusta 0
Mery Buestan
Mery Buestan

el 4/2/15
Dios es amor, alegría, poder, sanación, etc. por lo tanto estemos siempre con Él, hace maravillas, dejemos que entre en nuestros hogares y en nuestros corazones, si estamos con el Señor nada nos falta. No seamos incrédulos tengamos FE mucha, mucha, FE porque DIOS es el TODOPODEROSO.
Me gusta 0
carmen a.
carmen a.

el 4/2/15
bien dice no hay profeta en su propia tierra. tengo por ejemplo los consejos que les damos a nuestros hijos no se llevan de ellos, sin embargo alguien de fuera les da los mismo y entonce se llevan de ellos ,pero me pongo de rodilla y digo, gracias senor por poner estas personas en el camino de mis hijos.
Me gusta 0
German Retana C
German Retana C

el 4/2/15
Hoy en día no debemos de ser como los vecinos o paisanos de Jesús que lo cuestionaban, sino que al contrario maravillarnos por sus enseñanzas y pedirle que se quede con nosotros a compartir su pan, como hermanos, en familia, y pedirle su ayuda, su misericordia y que nos pueda sanar de todas nuestras enfermedades, el egoísmo, la falta de amor y caridad hacia el prójimo, la pereza, la indiferencia y la avaricia por el poder en esta sociedad de tanta desigualdad, confiemos siempre en quien es nuestra salvación y debemos dejarlo actuar en nuestras vidas y corazones.
Me gusta 0
Mirian
Mirian

el 4/2/15
TESTIMONIO VIVIENTE: Tiene un claro conocimiento de la magnitud de sus compromisos con Dios. Tiene habilidad para auto controlar sus pensamientos, emociones y sentimientos, de modo que es capaz de comportarse como ejemplo de armonia y conciliacion. Enseña el evangelio con su propia vida. Valora especialmente a Dios, a la familia, el trabajo, la espiritualidad comunitaria, la fidelidad, la prudencia, la humildad y la constancia.
Me gusta 0
Wilberto Canava
Wilberto Canava

el 4/2/15
Es necesario conocer de la existencia de Dios, confiar en su infinita voluntad como Padre Amoroso. Tengamos la certeza de que El es en único que puede ayudarnos a salir adelante en este mundo lleno de dolor, de tristezas, odios violencia, etc, solo en El tenemos palabras de vida Eterna. A El la gloria, por los siglos de los siglos. Amen.
Me gusta 0
Hugo Maurici9o
Hugo Maurici9o

el 5/2/15
Jesús llega a evangelizar a su comunidad de origen, a su familia, a sus paisanos pero... no le quisieron reconocer como el Mensajero de Paz. Ahora nosotros tenemos esa luz y la evangelización que llevemos a cabo debe empezar con nosotros mismos, en nuestras familias, reconocer que Jesús está tan cerca de nosotros, incluso entre nosotros para dejarnos evangelizar...
Me gusta 0
Myrna Enid
Myrna Enid

el 5/2/15
Es necesario abrir nuestro Corazon y dejar que Jesus nos libere de tanta desconfianza para poder darnos cuenta del inmenso amor que Dios tiene para nosotros, su maxima creacion. El esta a nuestro lado siempre dispuesto a liberarnos y sanarnos, pero es necesario confiar en El sobretodo aceptar su voluntad.
Me gusta 0
recc1718
recc1718

el 5/2/15
La verdad de que el hombre con su trabajo participa en la obra de Dios, su Creador, ha sido particularmente puesta en relieve por Jesucristo, de quien muchos de sus primeros oyentes de Nazaret «se preguntaban asombrados: ¿De dónde saca todo eso? ¿Qué sabiduría es esa que le han enseñado? ... ¿No es éste el carpintero?»


En efecto, Jesús proclamaba y, sobre todo, ponía por obra el evangelio que le había sido confiado, las palabras de la eterna Sabiduría. Por esta razón, se trataba verdaderamente del «evangelio del trabajo», porque el mismo que lo proclamaba era un trabajador, un artesano como José de Nazaret. Aunque no encontremos en las palabras de Cristo el mandato particular de trabajar – sino más bien, una vez, la prohibición de preocuparse de manera excesiva » ver comentario
Me gusta 0
rafael
rafael

el 5/2/15
El Evangelio nos invita a meditar en la importancia que damos en nuestra vida a la Palabra de Dios. Es ella el alimento de nuestra alma?, la fortaleza de nuestra fe, la fuente de nuestra oración?. Nos resistimos a creer en ella y a vivirla?.

Acojamos con docilidad la Palagra del Señor en todas las ocasiones, ya sea con la atención delicada en la celebración litúrgica, asistiendo a círculos de estudios, dándonos tiempo para la lectura personal de la Sagrada Escritura en la propia casa. Hay que dejar que la Palabra de Dios dé a nuestras alma una dirección espiritual, que el Espíritu Santo forme nuestros pensamientos y guíe nuestras acciones por medio de la lectrura de la Escritura.

Esperanza Fonseca Padilla.
Me gusta 0
Rafael
Rafael

el 5/2/15
Una de las enseñanzas más fabulosas que Jesús hizo fue el decirnos que Dios es "papá". Cuando uno, con la ayuda del Espíritu Santo, llega a entender lo que esto significa, se abre delante de nosotros un nuevo horizonte de comunicación y relación con Dios. Dios es y se porta como un verdadero papá, por ello, como nos lo dice hoy el autor de la Carta a los Hebreos, "nos corrige". El problema en nuestros días es que hoy —por el influjo de algunos psicólogos— muchos de los padres modernos no corrigen a sus hijos, dejándolos hacer todo cuanto quieren. Les ofrecen castigos que no cumplen, con lo que el hijo se vuelve desobediente y grosero, sin temor a nada ni a nadie. Esto hace que nosotros deseemos también de Dios este trato: que nos deje hacer lo que queramos, sin importar, n » ver comentario
Me gusta 0
reccano
reccano

el 5/2/15
Reflexión

Jesús nos enseña en este pasaje lo difícil que puede ser nuestro trabajo de evangelización entre los nuestros, en nuestra casa, en nuestro centro de trabajo, incluso en nuestros barrios. Cuánta gente se admira de nuestro cambio de vida, de nuestra alegría, de una manera diferente de ser y de pensar y, sin embargo, permanecen en su falta de fe. Esto, lejos de desanimarnos, debe alentarnos pues es y será finalmente el Espíritu Santo quien hará la obra. A pesar de la incredulidad de la gente Jesús continuaba con su misión: Enseñar el camino del Reino. Si te sientes desanimado porque tu trabajo apostólico en tu casa o con los tuyos no ha tenido el resultado que esperabas, no te desanimes, la obra no es tuya sino del Espíritu. Tarde o temprano verán en tu estilo d » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.