Comentario al Evangelio del

José María Vegas, cmf

Un sacerdocio nuevo, un culto agradable al Señor

La Palabra continúa la meditación de la Carta a los Hebreos que iniciamos la semana pasada y que continuará durante las dos siguientes. En esta semana recorremos los textos que profundizan en el Sacerdocio de Cristo. De hecho, la consideración de Cristo como Sumo Sacerdote y la interpretación de toda su vida, su muerte y resurrección en clave cultual es algo chocante en el Nuevo testamento y exclusivo de este escrito. Lo que se nos dice aquí es que Jesuscristo es el único y auténtico sacerdote, es decir el único verdadero mediador entre Dios y los hombres. Por ello mismo, sólo en la participación en la vida, muerte y resurrección de Cristo puede el hombre realizar el culto agradable a Dios, entrar en una relación viva con Él y alcanzar la salvación. Pero su carácter sacerdotal no le separa de aquellos por los que media: al contrario, es en la plena participación en la humanidad de sus hermanos y en sus sufrimientos hasta la muerte en lo que se realiza su servicio sacerdotal. Jesús es un sacerdote capaz de compadecer, precisamente porque ha hecho suya la condición de los que por medio de Él se acercan a Dios. Pero este culto no significa un gusto morboso por el sufrimiento ni la negación de las alegrías de la vida. El Evangelio de Marcos, que ilumina en estos días el verdadero sentido de la ley y los mandamientos de Dios, trata hoy un aspecto esencial de la participacón de Cristo en nuestra condición humana. Jesús es capaz de compadecernos porque es también capaz de congratularse con nosotros. El ayuno y la ascética en general, que juegan un papel tan importante en la vida moral y religiosa del hombre, no han de convertirse en un absoluto. Las palabras de Pablo a los Romanos “alegraos con los que se alegran; llorad con los que lloran” (12, 15) expresan muy bien el sentido de este sacerdocio y de este nuevo culto inaugurados por Cristo. Antes que enseñar, amonestar o reprender, Dios por medio de la humanidad de Cristo participa de nuestra condición humana y sólo desde esta íntima comunión con nosotros nos llama a participar de su propia vida. Si esta es la novedad que Dios quiere regalarnos en Cristo, ¿no habremos nosotros mismos de cambiar los odres, el vestido, es decir, el continente, las actitudes de esta nueva forma de relación? Buscar ante todo la comunión, la participación en la vida de los demás, en sus alegrías y en sus sufrimientos, antes que darles lecciones o dirigirles sermones. Exhortar, anunciar y amonestar puede hacerse con espíritu evangélico sólo desde esa cercanía que el mismo Dios ha practicado con nosotros.

Hemos comenzado la semana de oración por la unidad de los cristianos. Tal vez una buena forma de orientarla sea mirar directamente a Cristo, el único mediador entre Dios y los hombres, y el maestro que nos enseña la esencia de la ley nueva, la que nos llama ante todo a la comunión de vida, a la disposición a participar en “los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de los que sufren” (GS 1).

Saludos cordiales

José María Vegas, cmf

Comentarios
Maria Luisa Maria Luisa
el 19/1/15
Hermano Jose Maria, le quiero dar las gracias por sus comentarios, ta que algunas veces no entiendo las lecturas, y lo que me gusta es que tu comentario es muy claro.
Yo opino que Dios Padre, en su infinito amor y misericordia por nosotros penso y piensa siempre a travez del tiempo en las Escrituras ya sea el Antiguo y Nuevo Testamento en nuestra salvacion, en arrancarnos de la mano de nuestros enemigos y nos pone tablas salvadoras para hacerlo, pero muchas veces somos ciegos y sordos a ese llamado del Senor.
Queridos hermanos, tratemos ahora que todavia estamos a tiempo de volver a sus Brazos, que esta esperandonos con esos Brazos siempre habiertos.
Me gusta 0
R.VELIN R.VELIN
el 19/1/15
Jesus nos llama en la actualidad en este mundo de comodidad y cosumismo se da valor más el tener que al ser es decir se da gusto lo exterior que lo interior, El nos invita a la conversión a llenarnos de vino espiritual para poder dar a los demás el testimonio de vida que Dios es el centro y el fín verdadero . Que el espíritu Santo nos guie para orar por vaciones sacerdotales y pedir fortaleza por los sacerdotes del mundo que sigan adelante no desmayen en anunciar el Reino de Dios
Me gusta 0
ervin solano ervin solano
el 19/1/15
Señor ayudame a ejerser esesacerdocio qnos mandas para q podamos venser las tentasiones q el mundo nos ofrese ya q con tu ayuda nos aremos mas fuertes en esta lucha contra el pecado amen
Me gusta 0
Consuelo Consuelo
el 19/1/15
Jesucristo es el mas Grande sacerdote de todos los tiempos,por eso quien Cree en Su palabra sera bendecido!!! A veces tenemos miedos e inseguridades ,eso quiere el demonio inquetarnos , por muy duro que paresca todo tiene solucion Si nos abandonamos en el señor porque para el nada es impossible ,siempre Habra una salida , Cuando el maestro es el camino ,su palabra nos da fortaleza .....Salmo 116. Gracias por tus bendiciones y tu immenso Amor siempre te alabare y pronunciare tu nombre santisimo señor JESUCRISTO!!!!
Me gusta 0
Alejandro Alejandro
el 19/1/15
En las lecturas de hoy se nos habla del sacerdocio y podriamos caer en el error de pensar que éste sólo puede ejercerse desde el ministerio del orden sacerdotal. Entiendo que el sacerdote es el representante de Dios en la tierra por diferentes razones, la mas importante porque el Padre le ha elegido para desarrollar su vocación desde esa responsabilidad, pero ello no es excluye el que los demás entendamos que el sacerdocio, en su esencia, es el llevar la experiencia de Cristo a nuestros hermanos, con humildad y cariño, desde la empatía y comprensión y sobre todo desde la cercania; y el sacerdocio asi entendido no sólo podemos, sino que debemos ejercerlo todos los cristianos, cada uno desde la vocación a la que ha sido llamado: el casado en su matrimonio; el político desde su esc » ver comentario
Me gusta 0
rafael rafael
el 19/1/15
“Llega el Esposo, salid a su encuentro” (Mt 25,6)... Este esposo es Cristo y la esposa es la naturaleza humana, creada por Dios “a su imagen y semejanza”, (Gn 1,26) colocada por él, desde el principio en el lugar más digno, más bello, más rico y más fértil de la tierra, en el paraíso. Dios sometió todas las criaturas a la naturaleza humana, la colmó de gracias y le dio un mandamiento para que, guardándolo esté segura para siempre de la unión estable con su esposo, libre de todo sufrimiento, de toda pena y de toda falta.

Pero, he aquí que vino el maligno, el enemigo infernal que, lleno de envidia hacia la esposa, tomó forma de serpiente astuta y engañó a la mujer. Luego, los dos engañaron al hombre y así a toda la naturaleza humana. De este modo, el enemigo » ver comentario
Me gusta 0
isidro isidro
el 19/1/15
El sacerdocio es la vocacion mas grande de un Cristiano, porque ella significa emular a Cristo en todo lo posible, llegar a todo ser sin importar la condicion y servir a toda una comunidad sin exclusion de personas, asi mismo entregar todo su tiempo a ello como lo hizo JESUS, esto si es amor a JESUS y por el projimo.
Me gusta 0
Irenarco Cala Irenarco Cala
el 19/1/15
La vida de sufrimiento nos enseña la obediencia....Señor Jesucristo, gracias porque tu dolor en la Santa Cruz y delante de la Virgen María nos libró del pecado y de la muerte.
Me gusta 0
Delia Chavez Delia Chavez
el 19/1/15
muy Buenos dias, Dios lo bendiga Hermano, gracias por el comentario que me invita al cambio Personal e interior, a la prudencia con el projiomo a saber escucharlo, a ponerme en sus zapatos y a darle, Fe, Esperanza y Amor (caridad)!!!.
Me gusta 0
Joselito H. Joselito H.
el 19/1/15
Senor., jesus, Tu que fuiste el primer sacerdote,inspirado en los principio espiritualidad del Espiritu Santo, Tu que ejercite tu ministerio en la tierra en favor de la humanidad, te pido tu generoso auxilio y consagracion permanente para todos los sacerdotes que en tu santo nombre ejercen sus ministerios en favor de los mas necesitados.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.